miércoles, 24 de enero de 2018

MONUMENTO A JUAN GODOY: LA ESTATUA DE UNA LEYENDA MINERA Y DE TODA UNA ÉPOCA EN COPIAPÓ

Vieja postal fotográfica coloreada del monumento y su fuente de aguas original. Fuente imagen: blog del  Museo Regional de Atacama.
Coordenadas: 27°21'50.17"S 70°20'33.25"W
Como es de esperar, la Región de Atacama ofrece una singular exhuberancia de leyendas mineras, que incluyen las clásicas historias de yacimientos fabulosos de oro o plata, tesoros perdidos y criaturas fantásticas asociadas a la presencia de riquezas, como el pájaro alicanto, el duende barreterito y los "mineros fantasmas" de mantos abandonados en Cerro Copiapó, Sierra de las Ánimas y al interior de Tierra Amarilla e Inca de Oro.
Empero, hay personajes relacionados directa o indirectamente con mundo minero, de carne y hueso, que también pasaron a ser leyendas y parte de la rica mitología de la provincia, como el "cuentero" Cayetano Tile Vallejo, el revolucionario constituyente Pedro León Gallo, el catador industrial y aventurero Manuel Rodríguez González o el Padre Negro Fray Crisógono Sierra y Velásquez. Ubicado exactamente en el principio de las tradiciones mineras de Atacama, el caso de Juan Godoy pertenece a este grupo de hombres-leyendas.
En la plaza enfrente de la Iglesia de San Francisco de Copiapó, en la Alameda Manuel Antonio Matta con la calle Juan Godoy, se encuentra la singular estatua a este personaje, uno de los monumentos más antiguos de Chile, anterior incluso a los primeros que tuvo Santiago, como el del General Ramón Freire (1856) y el del Abate Juan Ignacio Molina (1860), ambas en la Alameda de las Delicias, o el de don Diego Portales enfrente del Palacio de la Moneda (1860).
Lo sorprendente de todo es que Juan Godoy era sólo un hombre común y corriente, modesto y la mayor parte de su corta existencia anónimo, al que la vida trató sin mucha consideración, a pesar de haber sido el generador de una de las épocas más prósperas de la historia del país. He ahí la razón de seguir siendo reverenciado en la provincia.
Juan Godoy era un pastor de cabras, luego agricultor y leñador. Era de origen mestizo, nacido en 1800 en la localidad de San Fernando, a la sazón un caserío indígena de los suburbios de la Villa de Copiapó, surgido de un cacicazgo generacional. Hijo de padre no reconocido y al que nunca conoció, tomó el apellido Godoy por una decisión de su madre la indígena Flora Normilla, al hispanizar el suyo. Sus biógrafos señalan que fue bautizado en la Catedral de Copiapó en 1805, y que el acta correspondiente se encuentra en el libro N° 8, página 93, del archivo eclesiástico de la misma.
Mucha de la infancia y buena parte de la juventud de Juan se le fue trabajando para ayudar a su madre, como indica el clásico historiador Carlos María Sayago en su "Historia de Copiapó". Por esto, la historia de cómo una persona pobre y analfabeta como dejó para la posteridad su nombre y dignidad de este antiguo monumento copiapino, también ronda casi en lo mítico, casi como la confirmación de una leyenda tipo Eldorado o la Ciudad de los Césares.
Mineros chilenos de Atacama, siglo XIX, en ilustración del atlas del naturalista Claudio Gay ("Atlas de la historia física y política de Chile", Imprenta de E. Thunot, 1854). Fuente imagen: Memoria Chilena.
A la izquierda, propaganda electoral de Matta, Gallo y sus aliados como candidatos parlamentarios; a la derecha un típico minero chileno del Norte Chico del siglo XIX.
Minero chileno retratado en "Chile ilustrado" de Recaredo S. Tornero, 1872.
EL HALLAZGO DE PLATA EN CHAÑARAL
José Joaquín Vallejo, cronista y escritor más conocido como Jotabeche, describió el encuentro de Godoy con la fortuna, en un artículo del diario "El Copiapino" del 16 de mayo de 1845. Lo propio han hecho Ricardo Larraín Bravo, en sus "Biografías sucintas de algunos próceres de Chile", en 1939, y ya más cerca de nuestra época Oreste Plath la resume en su "Geografía del mito y la leyenda chilenos". La historia, con algunos matices, es bien conocida y forma parte ya de la propia identidad o folklore de la región atacameña.
Godoy trabajaba reuniendo leña para el llamado ingenio del Molle, de la fundición minera que existía en el sector de la Cuesta Grande al Sur de Copiapó. Sucedió que un día en que arreglaba la carga de uno de sus asnos a unos 50 kilómetros de la ciudad, pasaron unos guanacos en la distancia y salieron corriendo sus perros galgos tras ellos, por lo que el trabajador salió con ellos para intentar darles caza por la desembocadura de la cuesta Pajonales. Tras correr por los cerros persiguiendo uno de los guanacos que corría hacia la sierra de Chañarcillo, los perdió de vista y llegó hasta un lugarcillo en donde decidió descansar a la sombra de unas algarrobilla. Pero al tenderse allí, descubrió que estaba en un enorme yacimiento de plata. Jotabeche completa la particular historia:
"Sentose a la la sombra de una de ellas, apoyando la espalda contra las rocas. Un minuto después, ¡Chañarcillo estaba descubierto! Godoy había reclinado su cabeza en el crestón de barra y plomería que desde siglos de siglos estaba declarando la opulencia de la veta descubridora...".
En efecto, acababa de dar accidentalmente con el mismo yacimiento que convertiría en magnate minero a don Miguel Gallo Vergara: el mineral de Chañarcillo.
Otra versión de la leyenda, también abordada por Plath, dice que Godoy llegó a la mina siguiendo en realidad las indicaciones de su madre Flora Normilla, quien le reveló la ubicación de esta extraordinaria veta argentífera ya en su lecho de muerte, hacia 1830, poniendo fin a un largo secreto de generaciones de indígenas del valle. También hay una creencia según la cual Flora guardó riguroso silencio de la ubicación de este tesoro natural, hasta que se enamora y comete la infidencia, poniendo a su hijo en la urgencia de inscribirla.
Sayago tiene su propia descripción de esta historia, en su entretenido libro sobre Copiapó, que ha servido de base a muchos otros relatores de este hallazgo y de la vida de Godoy:
"Una india del pueblo de San Fernando, llamada Flora Normilla, habíase establecido por allí con su majada, asentando su choza en la punta de Pajonales, dando vista a un cerro cubierto de vegetación y que parecía un tanto desprendido de la sierra.
Cuando al caer el sol recogía sus animales, en muchas ocasiones llegaba don Miguel Gallo a descansar en su choza para continuar su viaje al ingenio del Molle; la india siempre lo atendía con cariño y le ofrecía que participara de su mate o de los cabritos de su majada.
Una vez, notándolo intranquilo por sus trabajos de minas y conocedora ella misma de sus afanes por esta misma industria, díjole, así flojamente sin que el señor Gallo hiciese mucha atención, que ella podía librarlo de tantas afanosas diligencias haciéndolo dueño de una riqueza que tenía encontrada muy cerca de su choza.
En varias ocasiones repitiole lo mismo y con la misma flojedad, pero Gallo, preocupado siempre con sus minas de cobre, su ingenio de fundición y las leñas de las quebradas, con que lo alimentaba, no aceptó tal revelación como cosa cierta, sino como un exceso de agasajo de parte de la buena india o más bien como un deseo de posteridad en sus negocios, y cada vez que le tocará pasar por la punta de Pajonales, seguro de encontrar a la cariñosa Flora, sacaba de sus alforjas algunos regalos para ella.
Poco después, la Flora Normilla murió.
Por ese tiempo, un hijo de ella, llamado Juan Godoy, joven, bien constituido y fuerte para los trabajos serranos, estaba en el ingenio de Chañarcillo, ocupado en acarrear leña de los alrededores.
Recorriendo esos parajes en busca de arbustos que desmontar, muchas veces se encontró con su madre, ya en el llano, ya en el alojamiento de Pajonales, y fue él sabedor de la existencia de la riqueza de Chañarcillo, recibiéndola con ella en sus últimos instantes como una sagrada herencia cuyo secreto debía guardar sin hacer partícipe a ningún otro sino al señor Gallo, en obedecimiento a la promesa que ella le había hecho en diferentes ocasiones.
Esta circunstancia de la revelación de la madre al hijo, se ha constatado después contra la opinión vertida de que Juan Godoy hizo el descubrimiento por una casualidad; el mismo Godoy, interrogado más tarde sobre este particular, no dio contestación categórica negando la participación de su madre en el hallazgo, sólo sí añadió, sintiéndose, que era probablemente ella, al hablar de una riqueza que al señor Gallo, se refiriese a otra y no a la que él en persona había hallado.
Sea de ello lo que fuere, el hecho es que Juan Godoy fue, para ante el mundo minero, el descubridor de Chañarcillo".
En su "Diccionario biográfico de Chile" de 1897, Pedro Pablo Figueroa comulga también con la idea de que fue doña Flora la que reveló la ubicación de la fastuosa mina a su hijo Juan:
"Su madre fue Flora Normilla, pastora de las sierras de Pelacas y de Pajonales. Por herencia de su progenitora obtuvo el derrotero del famoso asiento minero que por su riqueza ha sido denominado el Potosí de Chile".
Pero Sayago transcribe también otra versión reportada por Román Fritis, esta vez en el periódico "El Constituyente" del 16 de mayo de 1964, bajo el pseudónimo Feliciano de Ulloa. Dice este texto que, hacia media tarde del día 15 de mayo de 1932, un grupo de unos cuatro leñadores del ingenio de Chañarcillo ataban lotes de madera en la orilla del camino de la quebrada, trabajado sacrificado y mal pagado. Uno de ellos, en medio de las labores, preguntó a Juan Godoy por qué se dedicaba a esto, si ya se sabía que su madre era conocedora de un lugar en donde estaba oculta una mina de plata que ahora podía ser suya, cosa que él negó. Habría sido entonces cuando aparecieron los guanacos en la lejanía y, en esta versión, los perros de todos los presentes participaron de la cacería, y así salieron ellos atrás, dando captura a uno de los animales. Godoy, sin embargo, tuvo que detenerse por un fuerte dolor que lo atacó en el camino, o un malestar de una enfermedad reciente, por lo que debió esperar que regresaran.
Continúa la historia descrita por Fritis con la llegada de los trabajadores cargando el guanaco muerto y encontrando a Godoy convaleciente. Le dieron un poco de carne y lo encaminaron para que regresara solo por el camino del valle. Sin embargo, al ir avanzando, él desvió el camino hacia el mismo lugar en donde había tenido lugar la cacería y en donde, secretamente, sabía -o intuía- gracias a su madre que existía el cerro de plata de Chañarcillo, tal como se lo había enrostrado su compañero de trabajo. Pasó allí la noche y esperó hasta el otro día, para tomar muestras del terreno y llevarlas a Copiapó, previniéndose de perder su tesoro que ya no era tan secreto. Y continúa el autor:
"Al día siguiente ya no era un misterio la existencia del mineral de Chañarcillo, ni una fábula su portentosa riqueza. Juan Godoy, al pasar por Tierra Amarilla, había obsequiado a alguno de sus amigos parte de las piedras que traía, e indiscreto éste, enloquecido con la esperanza de participar de la suerte del descubridor, reveló a sus conocidos el importante asunto de que se trataba y les dio las señales que supo acerca de la situación.
No se hicieron repetir dos veces la indicación los astutos amarillanos, a quienes de tan inapropiada manera la ciega prometía sus dones. Ocuparon el día en aviarse y hacia la noche salieron con dirección a Chañarcillo, donde la suerte los premió pródigamente. Desde entonces los hijos de aquel lugar son los primeros a acudir a los descubrimientos, esperanzados siempre en disfrutar de una dicha igual a la de los que entonces les dieron el ejemplo.
Juan Godoy se encamina entre tanto a la villa.
Antes de llegar a ella, encontró a Juan José Callejas, su amigo, y dependiente de don Miguel Gallo, a quien comunicó lo que le ocurría y el encargo que tenía de su finada madre para ceder a este caballero la mitad de la veta que iba a descubrir".
Jotabeche y Sayago aclaran, sin embargo, que el personaje que se menciona como Juan José Callejas, era en realidad el viejo minero local y cateador de profesión Juan José Sierralta Callejas, que hasta entonces "sólo había logrado reunir un caudal fortísimo de experiencia" en más de cuarenta años reconociendo vetas y panizos de los cerros de la zona. Él conduciría y orientaría en los primeros trámites a su amigo, para registrar la mina.
El monumento con su pedestal y su fuente de aguas originales, en la Plaza Juan Godoy. Fotografía de Robert Gerstmann. Fuente imagen: sitio web de Enterreno Chile.
La Plaza de Juan Godoy o de San Francisco, con el monumento todavía al centro y la iglesia franciscana atrás. Fuente imagen: Educarchile.cl.
Imagen de principios de los años ochenta, de la Editorial Antártica ("Chile a Color"), con la fuente y el monumento en la Plaza Juan Godoy.
A la izquierda, imagen publicada en el Flickr Atacama Oculto, con la ubicación antigua del monumento al centro de la plaza y con la Iglesia de San Francisco de fondo. A la derecha, imagen del monumento ya en sus últimos años con su antigua fuente y pedestal de hierro, publicada por Gerardo Melcher en "El norte de Chile: su gente, desiertos y volcanes" (2004).
LA FORTUNA SE DERRAMA SOBRE GODOY
Habría sido el 16 de mayo de 1832, entonces, cuando Juan Godoy dio con la mina de Chañarcillo, accidentalmente o no. Él y Sierralta Callejas se entrevistaron con Gallo Vergara poco después, no bien volvió a Copiapó el leñador, según detallaran Fritis y Sayago, y así partieron al día siguiente a inspeccionar el lugar.
El día 19, la inscribió asociado a su hermano José y a Gallo, siendo bautizada la primera mina del lugar como "La Descubridora", punto de partida de la fiebre argentífera de Chañarcillo. En uno de los archivos de escribanías de la ciudad, se halla el registro de título en el que se lee:
"En la villa de Copiapó a 19 de mayo de 1832, ante el Señor Juez de Minas, se presentaron don Miguel Gallo, Juan Godoy y José Godoy, pidiendo una veta de metales de plata que han descubierto en las sierras de Chañarcillo, dando vista a la quebrada del Molle y a Bandurrias, e cerro virgen; su rumbo es, al parecer, de norte a sud. Se les hizo merced de ella, sin perjuicio de tercero y con arreglo a Ordenanza, para lo cual les extiendo su registro.
Doy fe - Vallejo".
Desde ese momento, la vida del menesteroso arriero y leñador tomaría una vorágine impensada, asombrosa para uno hombre de estrato social tan bajo y poco preparado para semejante horizonte. Una increíble historia comenzaba a escribirse para él y para toda la región, por consiguiente.
"Tras ese procedimiento -dice Sayago- se siguieron otros y otros de nuevas vetas y crestones descubiertos; la oficina del escribano veíase asediada, la mesa del diputado de minería, llena de peticiones, la villa y todo el valle, en gran movimiento. Por todos rumbos llegaban gentes al nuevo mineral, numerosos cateadores recorrían el cerro, recogiendo rodados, peinando vetas, quebrando crestones, labrando catas".
Las ganancias eran cuantiosas, y se abrieron nuevas bocas y junto a una de las minas, bautizada con su nombre, se fundó también un campamento que pasó a ser un pueblo que también sería llamado Juan Godoy. La riqueza de Chañarcillo iba a formar algunas de las primeras fortunas mineras del país y llenaría las arcas fiscales de recursos para la administración y las obras públicas, cuando estaba recién superada la difícil etapa del ordenamiento republicano.
Las riquezas de la fiebre allí desatada alcanzaban para varias manos más: mientras todo esto sucedía, otros dos mineros, Pascual Peralta y José Vallejo, toman posesión a espaldas del cerro de Chañarcillo, mirando hacia Huasco, de un campo de bolas de plata, llamándolo "Manto de Volados", después rebautizado "Manto de Peralta". El leal Sierralta Callejas, por su parte, encontrará la mina "Bolaco", que compensó por fin sus años de paciente búsqueda y poca suerte; la misma fortuna lograrán Manuel Peralta, vecino de Tierra Amarilla descubridor de la veta "Colorada"; y un barretero manco (había perdido una mano por explosiones de fuegos artificiales en una celebración pública) llamado Juancho, quien halló una red de vetillas que llamó "Las Guías". Volvamos a la descripción que hace Sayago:
"Luego se descubrió el Reventón Colorado, el Manto de Cobos, y así sucesivamente, día a día, hora a hora, era un nuevo hallazgo, una nueva riqueza que salía a la luz...
Todo el cerro parecía un promontorio de metal: mientras más se le recorría, mientras más se rebuscaban sus matorrales, mientras más se trepaban sus riscos y se subía y se bajaba por sus inflexiones, más plata aparecía".
En alguna futura entrada o varias de ellas, abordaré acá esta extraordinaria historia de la euforia de la plata en Atacama, que incluyó la fundación de aldeas, trabajadores que se quedaron residiendo en cuevas, los infames cangalleros o ladrones sigilosos de plata (llegando a sacarlas envueltas en tela e introducidas en el ano, en ciertos casos), las leyes contra robos dictadas por el Gobernador Juan Melgarejo en 1837, la prohibición de ingreso de mujeres a los recintos mineros y los alzamientos de peones que incluyeron enfrentamientos con la policía, entre otros hechos sorprendentes.
A todo esto, Godoy había contraído matrimonio con  Ana Alcorta, también residente del pueblito de San Fernando en Copiapó y posible hermana del mítico cateador copiapino Gaspar Alcorta, otro famoso personaje de la provincia que falleció a los 119 años, en 1877. Se dice que la pareja tuvo cinco niños, pero se sabe que varios de ellos fallecieron pequeños.
CAÍDA EN DESGRACIA Y MUERTE EN LA RUINA
Ya parecía que la prosperidad de la fiebre minera y un futuro tremendo se abrían garantidos para el afortunado cateador Godoy, pero la falta de preparación y de una visión suya (y de su hermano), le harían una tremenda zancadilla, con crueldad y maldad.
Jotabeche cuenta que Godoy, que había vivido toda su vida prácticamente sin más compañía que la de su madre y su hermano, de pronto se vio rodeado de "amigos" y familiares que decían ser sus tíos o primos, haciéndole despilfarrar su dinero en fiestas, bebida y mujeres. Toda la fortuna que había logrado en tan breve tiempo, iría a parar malgastada en fiestas y apuestas, paseando por las chinganas, cantinas, chiribitiles y garitos de los campamentos mineros o los grandes centros urbanos.
Para peor, incapaz de negociar con astucia y probablemente traicionado por la tentación del dinero rápido, Godoy y su hermano habían vendido a Gallo Vergara su parte en la sociedad minera por sólo $8.245, pagados con un sitio en la Plaza de Copiapó (que quedó en manos de José) y el resto en dinero. El monto era equivalente a sólo un 0,5% de la ganancia por producción que iba a dar en 1834, que fue de $1.520.000.
El traspaso de propiedad de los Godoy a Gallo se realizó por contrato del 19 de junio de 1832, apenas un mes después de la inscripción notarial de la mina, por lo que el descubridor del la misma no llegó a participar de una parte importante siquiera de los 30 millones de pesos oro (de 48 peniques) que llegó a producir este mineral de plata sólo en sus primeros años. Del medio siglo de riquezas que entregó Chañarcillo al país, el cateador sólo saboreó una primera y minúscula cucharada.
La intención de Godoy al tomar estas precipitadas malas decisiones, enajenando su parte de la "La Descubridora", había sido cambiar la actividad minera por negocios comerciales, los que sólo acabaron arruinándolo tras haberse asociado a Juan Guillermo Zavala, que recibió $6.000 para establecer el poco fructífero negocio, declarando la compañía en quiebra al breve tiempo y dejando al minero con sólo la escritura de promesas de la sociedad. Godoy también terminó de perder a casi toda su familia, con la muerte de su mujer y cuatro de sus hijos. La desgracia se había apoderado ya del timón de su vida.
Viéndolo otra vez en situación menesterosa e incierta, y a pesar de que algunos han juzgado de forma bastante inquisitiva a Gallo Vergara, la verdad es que éste le dio la mano varias veces y permitió a Godoy trabajar en "La Descubridora" con una dobla o pechero, modo que tenía ciertas libertades y que no superaba las 24 horas semanales... Sin embargo, Figueroa concluye que "Gallo le obsequió dos veces la fortuna", y Godoy sólo "disipó en esas dos ocasiones su haber".
Con aquel empleo, pues, logró reunir la mediana fortuna de $14.000, con los que se marchó a Coquimbo a trabajar en cuestiones agrícolas. Allá compró una hacienda en los campos cerca de La Serena, aunque según algunas fuentes -como Alicia Morel en "Leyendas bajo la Cruz del Sur"- la propiedad fue una heredad que le compró el propio Gallo a su amigo y exsocio. Allá contrajo matrimonio en segundas nupcias, teniendo tres hijos, pero no logró despegar ni apartarse de su mala estrella, viéndose obligado a una existencia dura y espartana al poco tiempo, otra vez.
Godoy falleció una década después de su increíble hallazgo de Chañarcillo, en 1842, el mismo año en que también murió el señor Gallo. A diferencia de este último, que se despide de este mundo convertido en un riquísimo empresario minero, Godoy muere sumido en la pobreza más absoluta, tanto así que su viuda y dos de sus hijos de este matrimonio, debieron ser asistidos por la Junta Minera de Copiapó con un monto de $3.000, a razón de 12% anual de interés. No hay claridad de que su deceso se haya producido en Coquimbo, pero sí se sabe que su última posesión era una pequeña chacra serenense.
Sólo tres años después de su fallecimiento, en 1845, la villa de Chañarcillo que lleva el nombre del pastor y leñador devenido en minero, fundada por la avalancha de aventureros que llegó a trabajar a los yacimientos desde todo el país, fue reconocida formalmente como tal y con ese título por el Gobierno del General Manuel Bulnes: Pueblo de Juan Godoy.
Aunque la aparición las minas de "Tres Puntas", en 1848, permitieron prolongar y expandir la fiebre de la plata en Atacama, el otrora bullente poblado obrero de Juan Godoy acabó décadas después en decadencia, y hoy es sólo un pueblo fantasma, en ruinas. Con el tiempo, sin embargo, una estación de ferrocarriles y una radioemisora tomarían también el nombre de Juan Godoy.
ORIGEN, PRIMERA UBICACIÓN Y MITOS SOBRE EL MONUMENTO
Comprendiendo lo que la ciudad de Copiapó le debía al recientemente fallecido Juan Godoy, el Coronel José Francisco Gana, a la sazón Intendente de Atacama, propuso al cabildo copiapino la erección de un monumento en su memoria. El proyecto fue aprobado por la mesa de cabildantes y así se dio inicio a la obra.
Este monumento fue construido en 1851 e instalado en la Plaza de Armas de Copiapó. Se supone que fue inaugurado en ese mismo año, idea reforzada por las placas conmemorativas del mismo, aunque Figueroa aseguró, en un momento, que el año de inauguración fue el de 1854. Allí en la plaza lo observa también el sabio alemán Rodulfo Amando Philippi hacia ese mismo año, durante su "Viaje al desierto de Atacama" que le encarga entonces el gobierno, y cuyo registro publica en 1860:
"La plaza es regular y espaciosa y la matriz muy bonita (...) En medio de la plaza se ve una estatua de bronce hecha en Birmingham que representa a Juan Godoy, el descubridor del mineral de Chañarcillo en traje de minero. La inscripción del piedestal es esta: 'Juan Godoy descubrió el mineral de de Chañarcillo el 19 de Mayo de 1832, cuya fuente de riqueza ha elevado a Copiapó a la altura y engrandecimiento en que hoy se halla'. Mandada a construir por la ilustre Municipalidad de Copiapó, presidida por el digno y benemérito Intendente de la provincia de Atacama, Coronel de Ejército, Don José Francisco Gana el año 1851'".
Inicialmente, el monumento era una fuente de aguas, y su escultura en fierro y bronce empinándose a más de 5 metros de altura, fue fabricada en Birmingham, Inglaterra. Se lo muestra con rasgos que se han juzgado erróneamente como propios de un minero escosés, irlandés o inglés, y al pie del homenajeado se leen, desde entonces, los créditos de construcción: "MESSENGER R. Fonts. Maufacturers BIRMINGHAM".
El pedestal original era de acero, una suerte de pilar poligonal de la fuente, desde cuyas caras de leones grutescos brotaba el agua hasta la taza circular de la fontana. Sus colores y texturas metálicas parece haber perdurado largo tiempo, hasta que comenzaron a meterle manos de pintura para disimular la corrosión o los rayados.
Cabe observar que Godoy aparece retratado en una posición serena, con herramientas propias de la minería primitiva: un martillo combo y un cincel tipo barreta, según aclara Figueroa. Lleva la típica vestimenta de estos trabajadores, muy parecidas a las que retrataran Claudio Gay y Mauricio Rugendas en el país: faja, gorra coscacho, abrigo jerga y manta sobre los hombros, culero de cuero, faldón abombachado a media pierna y, curiosamente, la piel completa de un roedor que cuelga del cinto.
Sobre lo anterior, en las fiestas religiosas de la zona, a veces aparecen mineros usando estas prendas, por lo que no es vestimenta minera escocesa ni irlandesa, como aseguran algunos mitos urbanos y creativos aspirantes a revisionistas, sino la típica de los barreteros, con cierta semejanza a los mineros de Alpujarras, en Andalucía, como hace notar Gerardo Melcher en "El Norte de Chile: su gente, desiertos y volcanes". Tampoco sus rasgos eran de algún habitante de las islas británicas, como veremos.
A mayor abundamiento, los historiadores del Museo Regional de Atacama, Guillermo Cortes Lutz y Danilo Octavio Bruna recuerdan en un artículo de coautoría titulado "Monumento a Juan Godoy Normilla: cómo vestían los mineros chilenos durante los primeros 50 años del siglo XIX" (blog "Historia, Política y Educación", 28 de noviembre de 2014), que el escritor huasquino Román Espech, contemporáneo a la construcción del monumento, había aclarado ya que cuando se encargó el monumento, se buscaron testimonios de quienes habían conocido a Godoy para esbozarle un aspecto relativamente fiel a la estatua.
Como consecuencia de la señalada búsqueda de información, se llegó al dato de que Godoy tenía cierta semejanza física con un arriero argentino residente en Copiapó. Poniéndose en contacto con él, se le realizó así un retrato con daguerrotipo, el que fue enviado a Birmingham, además de las instrucciones sobre la vestimenta, para que los escultores y metalúrgicos produjeran la imagen del minero.
El mismo texto de Cortes y Bruna informa, sin embargo, de la posibilidad de que la obra haya sido fundida en Francia y no en Inglaterra, tomando un dato señalado en la revista VEA N° 28 de octubre de 1939, donde se señala que fue hecha en la Fundición Donzel, en el número 72 de la calle Popincourt de París.
Dicha información se habría conocido tiempo después, cuando un sismo (no sé si se refiere al terremoto de 1922) desprendió la cabeza de la estatua y dentro de ella habría sido encontrada la tarjeta de presentación del fundidor, que quedó en manos de los editores de la revista.
UBICACIÓN Y ASPECTO ACTUAL DEL MONUMENTO
Poco duró en la plaza mayor, sin embargo, porque en 1863, año en que se instalaría en la misma la mucho más artística y espectacular Fuente de la Minería, la obra dedicada a Godoy fue trasladada hasta la plaza enfrente de la Iglesia de San Francisco, en la Alameda, a la sazón llamada popularmente como la Plaza de Ávalos, siendo bautizado después su lugar como la Plaza Juan Godoy (o Godoi, en la ortografía de la época).
Figueroa, sin embargo, defiende la idea de que el traslado y la ubicación nueva se realizó en 1870, en esta misma plaza de la Alameda que, por cierto, está muy cercana a la calle Chañarcillo, en cuyo número 150 tuvo residencia el propio Juan Godoy, según recuerdan los copiapinos. De todos modos, es conocido que la Fuente de la Minería ya la había reemplazado en su lugar central de la Plaza de Armas, en el señalado año de 1863.
La estatua, hoy de color rojizo, quedó montada justo al centro de la Plaza de Ávalos, como confirma Recaredo S. Tornero en 1872, en su "Chile Ilustrado", señalando con precisión que se encontraba al extremo Sur de la Alameda. Se la hallaba sobre su pedestal de hierro con las cabezas de leones de bronce desde las que seguía brotando el agua para la fuente de hierro, más placas conmemorativas y ornamentales del mismo material.
Como aparecerá después al centro de la entonces llamada Plaza San Francisco, es presumible que pudo ser modificada la posición de la misma en años posteriores, pero no tengo claridad de esto. Las muchas capas de pintura blanca sólo ocultaban el óxido y la progresiva destrucción que había ido acumulando la pieza en estas partes del monumento, además.
En épocas que siguieron, volvería a sufrir cambios. Remodelaciones urbanísticas en el mismo sector de la Plaza de Juan Godoy y la Plaza de San Francisco, involucraron un traslado del monumento desde el centro del área verde y sus senderos hasta la esquina de la Alameda. De esta manera, perdió su ubicación central y también le fue modificada la base, reemplazada por una de concreto que intenta mantener la misma geometría y diseño, ya en nuestro siglo. También le fue retirada la taza de la fuente, siendo reemplazada por una grada de escalones circulares concéntricos.
Aunque el monumento conserva los leones y las inscripciones con detalles de la ortografía de la época, no me parece que las placas del monumento sean tan antiguas como se señala a veces, aunque se lee en ellas lo mismo que reportó Phiippi a mediados del siglo XIX. En la situada en la cara frontal de la base, lleva inscrito:
"JUAN GODOY DESCUBRIÓ EL MINERAL DE CHAÑARCILLO EL 19 DE MAYO DE 1832 CUYA FUENTE DE RIQUEZA HA ELEVADO A COPIAPÓ A LA ALTURA Y ENGRANDECIMIENTO EN QUE HOY SE HALLA".
En la placa de bronce posterior, en cambio, podemos leer:
"MANDADA A CONSTRUIR POR LA YLUSTRE MUNICIPALIDAD DE COPIAPO PRESIDIDA POR EL DIGNO Y BENEMERITO YNTENDENTE DE LA PROVINCIA DE ATACAMA CORONEL DE EJERCITO DON JOSÉ FRANCISCO GANA EL AÑO DE 1851".
Las placas u ornamentos laterales del mismo pedestal, lamentablemente han sido robados o destruidos, quedado sólo los canales del encaje para los tornillos. Las que quedan no lo han pasado mejor, sin embargo: constantemente son rayadas con plumones o pinturas aerosoles, y deben estar limpiándose de forma permanente.
Figueroa ya desalentó hace mucho tiempo a los puristas y los infaltables críticos del viejo monumento, esos que lo encontraron mediocre, desproporcionado o sin gran sentido artístico, cuando sentenció en su diccionario de biografías de fines del siglo XIX:
"Este monumento conmemorativo define claramente el carácter del pueblo de Atacama, pues en él se glorifica el trabajo en un humilde hijo de la multitud. Tal vez sea este el único monumento de su especie y de su significación popular en la América".
A una conclusión curiosa llegará décadas después Salvador Reyes, en su trabajo "Andanzas por el desierto de Atacama", de 1963:
"Copiapó levantó una estatua a Juan Godoy. Es un poco como si la ciudad se hubiera erigido una estatua a sí misma, porque la aventura de Godoy es mientras otros viven la dolce vita".
Por idealizada que esté acá la estatua de Juan Godoy, entonces, el monumento nos otorga una iconografía: una imagen para asociar y recordar a aquel hombre que cambió, con su descubrimiento, la historia de la región atacameña y la del propio país, aunque poco pudo gozar como tributo de estos beneficios.

1 comentario:

  1. Trabaje en un proyecto minero en Copiapo y alojaba a media cuadra de esa estatua. Ahi me contaron que esa estatua la hicieron a la rapida, porque se gastaron el dinero original y desde afuera mandaron a hacer cualquier tipo que se pareciese al personaje. Lo anterior me lo contaron, asi que yo no digo nada. Anècdota

    ResponderEliminar

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook