miércoles, 17 de enero de 2018

LA PLAZA DEL MONUMENTO Y SU HOMENAJE A LOS HÉROES DE MAIPÚ: A LOS "VENCEDORES DE LOS VENCEDORES DE BAILÉN"

El monumento hacia 1930, con du aspecto original. Imagen hoy perteneciente a las colecciones del Museo Histórico Nacional.
Coordenadas: 33°30'26.62"S 70°45'29.32"W
El hoy llamado Monumento a los Vencedores de los Vencedores de Bailén, ubicado en avenida Los Pajaritos entre calles Maipú y General Ordóñez, debe ser uno de los más curiosos de todo Santiago y, de entre los asociados a la Independencia, también de todo Chile.
Se encuentra en la Plaza del Monumento, que desde hace unos años es denominada también Plaza Monumento, ubicada enfrente del Edificio Consistorial y a sólo una cuadra de la Plaza de Maipú, en el mismo barrio histórico. Es imposible no distinguir desde el entorno su maciza estructura, semejante a una pirámide trunca.
Suele decirse que este monumento es un homenaje del General Bernardo O'Higgins a los soldados que participaron del cruce de la Cordillera de los Andes y de la Batalla de Maipú, que le librara tan cerca de este lugar. Sin embargo, es mucho más que eso: está dedicado a la memoria perpetua de aquellos patriotas pero con referencia a su victoria sobre los mismos españoles que, una década antes, habían propinado la primera gran derrota al poderoso Ejército Napoleónico del General Dupont en la Batalla de Bailén, España, el 19 de julio de 1808, llenando de orgullo la soberbia militar de la Península.
Lo recién expuesto, explica su título, el que se le ha dado tomando impropiamente el texto de una de las placas del mismo: A los Vencedores de los Vencedores del Bailén, aunque en principio fuera bautizado como Monumento a los Guerreros de Maipú, a los Héroes de Maipú o, simplemente, de la Victoria allí lograda. Popularmente, sin embargo, suele ser llamado también Monumento Conmemorativo de la Batalla de Maipú.
El monumento en sus primeros años, prácticamente aislado en el entorno del terreno más bien rural de Maipú, que recién comenzaba a urbanizarse. Fuente imagen: Radioeme.cl.
Ceremonia de celebración de la Batalla de Maipú en el monumento, con ofrendas florales institucionales. Fuente imagen: Cambalachemaipu.com.
O'Higgins ordenó instalarlo durante su dirección suprema, con una instrucción precisa en el decreto del 18 de mayo de 1818 (o del 10 de mayo, según autores como Liisa Flora Voionmaa Tanner) que firma con el Ministro de Guerra Juan Ignacio Zenteno para su diseño y ubicación, según apareció descrito en la en la Gaceta Ministerial N° 44, del sábado 13 de junio siguiente. Dicho decreto tenía el siguiente texto, reproducido por la revista "Maipú a su servicio" y tomando por base una transcripción que hiciera en 1979 un suplemento del periódico "Maipú", en las celebraciones del 5 de abril de ese año:
"Penetrado el gobierno de la gratitud universal que abriga la nación hacia sus heroicos defensores y deseosos de exhibir un testimonio que uniformándose a aquellos sentimientos trasmita a la posteridad la memoria ilustre de los que, superiores a los contrastes y vicisitudes de la guerra cuando parecía hundirse la patria en su irrevocable recolonización, fijaron sus altos destinos en la inmortal jornada de Maipú, he creído conveniente decretar:
Que en lo más descubierto de la loma, teatro principal de la batalla de nuestros triunfos, se erija una pirámide cuadrangular de treinta pies de elevación cuyo pedestal revestido de cuatro láminas de bronce correspondientes a cada uno de sus lados, presentará estas inscripciones:
En la lámina del oriente se leerán, entre laureles los nombres del Excmo. General en Jefe San Martín y de los oficiales generales, que mandaron la acción, una fama coronará el todo y de su clarín saldrá este mote: GLORIA INMORTAL A LOS HÉROES DE MAIPÚ VENCEDORES DE LOS VENCEDORES DE BAILÉN
En la del Sur se verán los nombres y destinos de los jefes de división de derecha e izquierda, reserva y caballería.
En la del Norte la de todos los comandantes efectivos que en la batalla comandaron cuerpos con indicación de sus empleos.
Y en la del Oeste se hallará escrito: PRECIPITÁNDOSE LA NACIÓN POR LAS VICISITUDES DE LA GUERRA EN SU INFAME, ANTIGUA SERVIDUMBRE: LA FIRMEZA, EL VALOR DE LOS EJÉRCITOS DE CHILE Y LOS ANDES SOLIDARON SU INDEPENDENCIA EXTERMINANDO CON FUERZAS INFERIORES AL EJERCITO INVASOR DEL REY DE ESPAÑA COMPUESTO DE CINCO MIL QUINIENTOS HOMBRES, EN LA BATALLA MEMORABLE DADA EN ESTAS LLANURAS EL 5 DE ABRIL DE 1818, AÑO 9 DE LA LIBERTAD.
Viéndose en la parte inferior de la misma lámina el Pabellón Nacional enarbolado, y a su pie y en actitud de rendidas las seis banderas coronelas, y los tres estandartes tonados al enemigo.
Y queriendo asimismo, que individualmente reciba el ejército un insignia de su heroicidad, y el justo reconocimiento de la patria he acordado se distribuya a todos los jefes y oficiales, que precisamente se hallaron en la acción una medalla de oro para los primeros y de plata para los segundos, en cuyo adverso resalte la estrella de las armas y a su contorno esta inscripción CHILE RECONOCIDO AL VALOR Y CONSTANCIA; y en el reverso en líneas paralelas DE LOS VENCEDORES DE MAIPÚ ABRIL 5 de 1818, ceñido de la misma orla. El todo, pendiente de un lazo que tomará una cinta encarnada prendida del ojal de la casaca.
Los sargentos, cabos y soldados llevarán sobre el brazo izquierdo un escudo que exprese LA PATRIA A LOS VENCEDORES DE MAIPÚ ABRIL 1818. Con la diferencia que para la primera clase será de paño encarnado con letras bordadas de plata y para la segunda y tercera paño azul, con sobre bordados de seda color de oro: ambas insignias orladas de ramos de laurel.
Y expídase por el Ministerio de Guerra las órdenes y comunicaciones convenientes para el cumplimiento de esta resolución según lo acordado.
(Firman) O'Higgins - Zenteno, secretario"
Ceremonias oficiales de la Batalla de Maipú, celebradas en la plaza y el monumento. Se observa a los alumnos de la Escuela Militar. Imagen publicada por la revista "En Viaje" en 1958.
Otra imagen del monumento, publicada por revista "En Viaje" en 1958. Se observa que los cuatro cañones estaban entonces en su base.
Se incluían ilustraciones mostrando el monumento, pudiendo verificarse allí también que el nombre que quiso darle O'Higgins parece ser más bien Monumento a los Héroes de Maipú, como advierte el profesor Camilo Montalbán Araneda en sus trabajos sobre la historia de la comuna, mientras que lo de "vencedores de los vencedores de Bailén" se asocia sólo a una divisa del homenaje, por una confusión posterior o una interpretación muy parcial del mensaje.
Se considera, por lo anterior, que éste sería quizás el único de monumento derivado de una orden directa de O'Higgins, a diferencia del que conmemora la Batalla de Chacabuco y que surge de una manifestación más bien de su voluntad personal, de un deseo. Sin embargo, al igual que sucediera con la orden de construir la Capilla de la Victoria señalando el lugar del triunfo patriota sobre los realistas, en donde está ahora la explanada del Templo Votivo de Maipú, tuvo que pasar mucho tiempo para que su propósito se viese satisfecho, incluyendo el tránsito de todas las guerras del siglo XIX.
Tras décadas de postergación y casi olvido, entonces, recién en los preparativos de las celebraciones del Primer Centenario se quiso dar por cumplido el deseo del Libertador, y se inició el plan de construcción del monumento, encargándose su diseño en base a las instrucciones de O'Higgins. El de Chacabuco también fue retomado en este interés, aunque volvería a postergarse largo tiempo más. Veremos, sin embargo, que se tomaron algunas libertades con respecto a los textos y diseños que finalmente quedarían incorporados en las placas metálicas de Maipú.
Se preparó un proyecto para erigir la pirámide en un sector cedido por los propietarios del Fundo El Alto de Maipú, que era arrendado por Serafín Zamora y que había comenzado a dividirse y a urbanizarse en esos mismos años, cuando esta localidad perdía ya su rasgo más rural. Este sector del plano había sido parte cercana a la Batalla de Maipú, además, marcado por posiciones de fuerzas realistas. El lugar de la plaza era una pequeña loma que adyacente al camino que sería llamado Avenida Ramón Freire, y que después fue asimilado por Los Pajaritos.
Concluidas las obras, la inauguración del conjunto tuvo lugar el martes 13 de septiembre de 1910, con un acto público al que concurrieron autoridades, representantes civiles, militares y religiosas, y varias delegaciones invitadas. El investigador Raúl Téllez Yáñez, en su "Historia de Maipú", detalla el ambiente de aquella jornada, citando las palabras que publicó "El Mercurio" al día siguiente:
"Artísticamente engalanado como el resto del trayecto, presentaba un admirable golpe de vista. Desde la entrada hasta el pie del pedestal, se escalonaban en la acentuada pendiente, en admirable conjunto, los estandartes de todas las unidades del Ejército que actualmente acantonan en esta capital, rodeados, cada uno de ellos de un pelotón de sus respectivos regimientos.
A la derecha el de la Escuela Militar abría la línea de los estandartes de los 12 regimientos de infantería y a la izquierda, iniciaba la línea formada por los 9 regimientos de caballería y artillería, por la Escuela de Suboficiales y por el Batallón de Ferrocarrileros y la elegante delegación del Colegio Argentino.
La comitiva oficial descendió de los carruajes y avanzó hacia el monumento con las cabezas descubiertas, entre la doble hilera de las sagradas insignias que flameaban al viento.
Apoyado en el pedestal se alzó una altar improvisado adornado de plantas verdes y banderas argentinas y chilenas.
Hacia el poniente se había construido un amplio tablado en forma de gradería destinado a los invitados oficiales y cuya cima ocupaba la mesa de honor y la tribuna. Formaba guardia a ambos lados, un pelotón del Regimiento de Ganaderos del General don José de San Martín, llevando un facsímil de la gloriosa Bandera de los Andes y un pelotón del Regimiento Cazadores del General Baquedano que escoltaba el venerable estandarte de los Cazadores a Caballo.
En las graderías dio una conferencia el capitán Merino, Segundo Comandante de la Escuela Militar.
Dijo la misa del Capellán Mayor Castrense Pbro. Sr. Silva, ofició de Ayudante el Capellán de la II División don Emeterio Arratia. Esta solemne misa de campaña fue solemnizada por la banda del Regimiento Chacabuco.
Después de la misa pronunció un vibrante discurso el General de División don Roberto Goñi, por el Colegio Militar Argentino habló el Coronel Gutiérrez".
El monumento resultante fue la pirámide trunca solicitada por O'Higgins, confeccionada en un gran trabajo de cantería de piedra blanca, montada y ensamblada sobre una grada de escalinatas centrales de la plaza y que aportan buena parte del gran tamaño de la obra.
Cuenta la obra con trabajos escultóricos ornamentales para el empotrado de los relieves. Según agrega Téllez Yáñez, éstas fueron confeccionadas por el artista Francisco Fayo, mientras que la obra de molde y fundición fue realizada en el taller de don Guillermo Dillí, el mismo que haría las medallas conmemorativas de Maipú.
Cabe añadir que la imagen de la diosa Fama que está en la cara frontal, hacia la avenida Los Pajaritos, había sido dibujada por don Ignacio Yucháustegui, cuando se desempeñaba como ilustrador del Estado Mayor del Ejército de Chile. Su trompeta triunfal ha sido destruida en tiempos posteriores, sin embargo. Y dice desde entonces este relieve, que reproduce a la alegoría y los soldados patriotas:
"A LOS VENCEDORES DE LOS VENCEDORES DE BAILEN
BATALLA DE MAIPU
5 DE ABRIL DE 1818
GENERAL EN JEFE DON

JOSE DE SAN MARTIN"
Una lámina lateral, de sólo texto rodeado por marcos florales, dice en la otra cara del monumento (con su ortografía original):
"TTE. CORONEL GRAD° DON MANUEL BLANCO ENCALADA
COMANDANTE DE ARTILLERÍA
SARJENTO MAYOR DON ISAAC THOMSON
COMANDANTE DEL N° 1 DE CAZADORES
TTE. CORONEL DON JUAN DE DIOS RIVERA
COMANDANTE DEL N° 1 DE INFANTERIA
TTE. CORONEL DON JOSE B. CACERES
COMANDANTE DEL N° 2"
La placa ubicada en la parte posteiror del monumento, en cambio, lleva inscrita la siguiente nómina:
"SARJENTO MAYOR DON AGUSTIN LOPEZ - COMANDANTE DEL BAT. N° 3
TENIENTE COR. DON JOSE A. BUSTAMANTE - COM. DEL BAT. INF. DE LA PATRIA
TENIENTE CORONEL DON RAMON FREIRE - COMANDANTE DEL CAZADORES
TENIENTE CORONEL DON PEDRO PLAZA - COMANDANTE DE ARTILLERIA
TENIENTE CORONEL DON PEDRO CONDE - COMANDANTE DEL BAT. N° 7
TENIENTE COR. DON ENRIQUE MARTINEZ - COMANDANTE DEL BAT. N° 8
SARJ. MAYOR DON JOSE M. BORGOÑO - COM. DE ARTILLERIA
CORONEL DON JOSE MARIA ZAPIOLA - COM. DEL REJ. GRANADEROS"
Finalmente, la placa metálica situada en la otra cara lateral, dice para la posteridad:
"CORONEL DON JUAN GREGORIO DE LAS HERAS
JEFE DE LA ALA DERECHA
CORONEL DON HILARION DE LA QUINTARA
JEFE DE LA RESERVA
TTE. CORL. DON RUDECINDO ALVARADO
JEFE DE LA ALA IZQUIERDA"
Con motivo de esta inauguración, además, se procedió a firmar al final del acto, la siguiente acta conmemorativa:
"República de Chile: Vicepresidencia del Excmo., Señor don Emiliano Figueroa y Larraín.
Festividades del Centenario 1810-1910.
Acta de inauguración del Monumento de la Batalla de Maipú:
En el Campo de Maipú, a 13 días del mes de septiembre de 1910 se procedió a la inauguración del Monumento a los Guerreros de Maipú. Fueron padrinos: el Excmo. Sr. Presidente de la República Argentina don J. Figueroa Alcorta y Señora; el Excmo. Sr. Vicepresidente de la República, don Emiliano Figueroa, y Señora; don Luis Izquierdo Ministro del Interior y de Relaciones Exteriores, Culto y Colonización; don Carlos Balmaceda, Ministro de Justicia e Instrucción Pública y Hacienda, y Señora; don Carlos Larraín Claro Ministro de Guerra y Marina; don Fidel Muñoz Rodríguez, Ministro de Industria y Obras Públicas, y Señora; don Luis Antonio Vergara, Presidente del Senado, y Señora; don Ascanio Bascuñan Santa María, Presidente de la Cámara de Diputados , y Señora; don Enrique Mac Iver, Vicepresidente del Consejo de Estado y Señora; don Gabriel Palma; el Vicealmirante don Jorge Montt y Señora; los Generales de la División don Estanislao el Canto y Señora; don Adolfo Halley y Señora; don Salvador Vergara y Señora; don Vicente Palacios y Señora; don Roberto Goñi y Señora, el General de Brigada don Arístides Pinto Concha y Señora; don Pedro A. Urzúa, Intendente de la Provincia de Santiago, don Gonzalo Bulnes y Señora y don José María Pinto Cruz y Señora.
Para constancia firman al presente Acta, los padrinos y los asistentes a la inauguración, que reviste carácter oficial".
A los pies del monumento, en posiciones tenantes, fueron dispuestas viejas piezas de artillería, cañones que hoy están la escalinata, además de otro par en los vértices orientales de la Plaza del Monumento. Se dice que serían réplicas de cañones usados en Maipú en 1818.
La plaza contaba, además, con una murallón que daba hacia el lado de Los Pajaritos, mientras que en el resto del entorno estaba enrejada, en los primeros años. Lucía muy dura e inhóspita en esos tiempos, casi aislada en el paisaje. La callejuela al fondo que nació de la construcción de esta manzana, paralela a la avenida, comenzó a ser llamada Calle del Monumento, creciendo con el tiempo y las urbanizaciones, pero manteniendo el nombre hasta ahora. Una vía de la cuadra de enfrente, en cambio, a espaldas del actual terreno de la Piscina Municipal, tomaría el nombre de Bailén.
Cabe señalar que este monumento, con sus antecedentes remitidos a 1818, está entre los primeros de su tipo en el mundo dedicados a la memoria de un hecho de guerra; es decir, de un monumento militar que no se concentra en la figura o imagen de un personaje protagonista en particular, de un héroe, sino en el hecho mismo digno de conmemorar.
A pesar lo descrito, sin embargo, Liisa Flora Voionmaa Tanner comenta en "Escultura pública: del monumento conmemorativo a la escultura urbana", que hacia 1928, el arquitecto nacional Roberto Dávila había propuesto realizar otra enorme obra en hormigón armado para conmemorar el aniversario de la Batalla de Maipú, que superaba holgadamente las dimensiones de éste, alcanzando los 85 metros de altura. Nunca llegó a concretarse tal propuesta, sin embargo.
La Plaza del Monumento ha recibido varias modificaciones a lo largo de su existencia, contando con arboledas laterales y una gran explanada propia que conduce entre las áreas verdes y florales hasta el lugar central del monumento. La pirámide u obelisco chato, sin embargo, debió ser reconstruida tras recibir duro castigo en el terremoto del 3 de marzo de 1985, lo que cambio su aspecto respecto del original. Ahora está escoltado también por dos mástiles, en los que suelen flamear las banderas de Chile y de la Municipalidad de Maipú. Los infaltables ataques vandálicos han obligado a limpiezas y restauraciones, sin embargo.
Año a año, cada mes de abril se realizan en esta plaza actos relativos al período de fiestas de la victoria patriota de Maipú. Estos actos incluyen presencia de autoridades edilicias y delegaciones varias, con cadetes de la Escuela Militar, entregas de ofrendas florales y hasta presentaciones de cuecas con grupos folklóricos en vivo.
Las actividades del período de aniversario de la fecha reúnen varios de los encuentros más importantes y concurridos de la comuna, sin duda, por lo que es de esperar que este año 2018, en el bicentenario de dicha victoria patriota en Maipú, el monumento que rinde tributo "a los vencedores de los vencedores del Bailén" sea protagonista de una de las principales celebraciones de toda su historia.

1 comentario:

  1. Que pasó con las dos placas conmemorativas que existian a los pies de la placa frontal que existian ahi hast el terremoto del 1985? despues no se supo mas de ella despues de la reconstrucción

    ResponderEliminar

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook