miércoles, 29 de noviembre de 2017

LA TORRE DEL RELOJ DE PAINE: MUCHO MÁS QUE SÓLO DAR LA HORA

Día de inauguración de la Torre del Reloj, en septiembre de 2011. El tren pasa a espaldas del mismo. Fuente imagen: Video de canal noticioso Paine TV.
Coordenadas: 33°48'28.88"S 70°44'32.24"W
Paine es la famosa ciudad de las sandías, del folklore campesino y del mítico club deportivo "Tricolor" con sede junto a la plaza central, en la Provincia del Maipo al Sur de la Región Metropolitana. Todas estas localidades, cercadas por campos cultivados y líneas de ferrocarriles, tienen un encanto propio que cuesta describir; diría que casi como una inocencia, misma que las grandes urbes terminan perdiendo o sacrificando en aras del crecimiento.
Por lo anterior, la llamada Torre del Reloj de Paine pasaría poco advertida en otra ciudad o acabaría vandalizada antes de su primer cumpleaños, quizás; pero acá se sigue valorando lo simple y bello, por fortuna. De esta forma, la torreta o garita se ha vuelto un símbolo local, muy característico de este lado del plano urbano, visible en avenida General Baquedano justo enfrente de Dieciocho de Septiembre y perfectamente alineada con esta última calle, muy cercana de dependencias municipales, de Carabineros de Chile y del centro comercial que ocupa la esquina.
Esta singular construcción es de ladrillo en dos pisos y techumbre de teja colonial. Montado en el vano circular u horma del centro, en su nivel superior, está el reloj tipo suizo de la marca argentina Serviclock, conocida relojería de Buenos Aires, que fue donado por la empresa constructora Sinergia. El acceso al sólido kiosco es por el nivel inferior, y se accede al mecanismo por una pequeña escalera interior.
La obra fue construida por el alcalde Diego Vergara Rodríguez, quien es descendiente de una familia de residentes llegados hacia el 1900 a la zona. La proximidad de los trabajos había sido anunciado por la municipalidad con una astuta campaña, cuyo eslogan decía a los residentes: "A Paine le llegó la hora". Los trabajos se iniciaron casi al mismo tiempo, además, en que se instalaba también el necesario sistema de semáforos de este empalme de calles, requeridos por el crecimiento experimentado por Paine y los cambios en sus necesidades viales. Funcionalidad y decoración urbana llegaron al mismo tiempo al cruce, entonces.
Una placa empotrada junto al acceso a la torreta recuerda a todos quienes hicieron posible esta obra, gracias a sus donaciones expresadas en financiamiento, materiales o trabajo: Constructora Sinergia, Transportes Pacheco, Ferretería Pepe Farema, Familia Marimón Paredes, Familia Guzmán di Giammarino, Familia Sobrevilla Rojas, Familia Maira Palma, Familia De la Fuente Estay, Familia Pérez Cruz, José Silva, Verónica Carreño, Guido Miranda, Concejal Maximiliano Bernstein Llona, Concejal Sergio Errázuriz Fernández y la Agrupación de Familiares de Detenidos Desparecidos y Ejecutados de Paine.
La misma inscripción agradece el trabajo de don José Miguel Meza Riquelme y Claudio Ronda P, además el equipo de maestros de la Municipalidad de Paine. Sabemos por publicaciones locales que, entre estos últimos maestros, estuvieron personajes populares como Justino (José Miguel Meza), del grupo folklórico "Los Auténticos Chacareros de Paine", y el hincha-barrista de fútbol conocido como el Huaso Lalo, que por entonces trabajaba allí.
La inauguración tuvo lugar el lunes 12 de septiembre de 2011, en el marco del inicio de las celebraciones de Fiestas Patrias, que tienen fama de ser bastante entretenidas en este lugar del país. Cabe comentar que los técnicos de Serviclock lograron instalar el reloj mecánico sólo unos días antes de la entrega de la obra a la ciudadanía, el 5 de septiembre, asistidos por  funcionarios de la Dirección de Aseo y Ornato de la Municipalidad.
En el acto de inauguración y descubrimiento de la torre, estuvieron presentes el Alcalde Vergara Rodríguez, los concejales Errázuriz y Maureira, representantes de Carabineros, Policía de Investigaciones y de la Cámara de Comercio de Paine, junto a periodistas, folkloristas y miembros de la propia comunidad painina, siendo bendecida la obra por un sacerdote y saludada con una ronda de cuecas. En la ocasión, la máxima autoridad edilicia destacó la obra como un elemento identitario de Paine, además de servir como pieza ornamental y un referente geográfico. Su simbolismo de puntualidad no hace casual que esté junto a las vías férreas del tren Santiago-Rancagua, según parece.
El reloj ha quedado rodeado por una acogedora plazoleta dispuesta junto a las vías ferroviarias, de las que está separado por una pirca con cercos de rejas, interrumpidos sólo por un paso peatonal hacia las residencias ubicadas atrás del mismo, al otro lado de las líneas férreas. Se le agregaron después algunos elementos más, como bancos de descanso y cubetas de madera dispuestas como maceteros, además de parronales o glorietas también de madera, para que trepen futuras enredaderas a ambos lados de la torreta.
A un lado del conjunto y diríamos que formando parte de él, construido en la misma factura de ladrillos que la torreta está un monolito coronado por los engranes del Rotary Club de Paine, recordando en una placa de mármol su fecha de fundación, el 16 de noviembre de 2009, "al servicio de la comunidad painina". La placa está fechada en 2010, por lo que correspondía a una instalación anterior a la Torre del Reloj: el antiguo monumento dando la bienvenida a los que llegaban a Paine, como tradicionalmente hacen estos clubes.
Cabe comentar que hay varias animitas distribuidas en este sector de las vías férreas de Paine, especialmente en los cruces hacia las residencias del fondo. Los accidentes y los suicidios han sido cosa frecuente, según comentan por aquí los vecinos. Hay al menos tres cerca de la torreta con reloj. Una de las que conserva su identidad, es la de Olegario Urrutia, fallecido el 1° de diciembre de 1999 y a quien se le recuerda en su animita con un "Padre Nuestro" escrito sobre un pequeño panel.
Otras dos animitas vecinas, correspondientes a un aparente suicidado (no serían dos casos diferentes, según parece), están junto al paso peatonal sobre las vías y un poco más allá en la vera opuesta a las mismas líneas, respectivamente. No tengo confirmación de esto, pero la principal casucha, de concreto y ladrillo, es de un finado llamado Guillermo E. Acosta Soto, nacido en 3 de agosto de 1959 y fallecido el 10 de mayo de 1998 ó 1999 (está destruida esta parte del panel). Si fue suicidio o no, es algo que no puedo confirmar por ahora.
La vecina residente justo atrás del paso peatonal de vías férreas ubicado junto al conjunto de la Torre del Reloj, doña Alejandrina Roblero, ha conocido algunas de las tragedias que han tenido lugar en este sitio. Entre otras historias recuerda, particularmente, un suicidio sucedido hacia febrero del presente año, cuando un sujeto, aparentemente con problemas mentales o bajo influencia de alguna clase de sustancia, se puso en las líneas con la clara intención de morir arrollado por el veloz tren. Doña Alejandrina dio aviso al cercano cuartel de Carabineros de Chile de calle Dieciocho de Septiembre, pero en el intertanto el tren le pasó encima al misterioso hombre, arrancándole la existencia.
En las cercanías del reloj, por Baquedano, están también los inteligentes y pintorescos sistemas de captación de aguas del canal que corre junto a la avenida, a través de un mecanismo de molinos y elevaciones acanaladas ampliado recientemente con más ruedas. Este sistema funciona desde antes de la inauguración de la torre y no forman parte del conjunto del reloj ubicado sólo a pasos, pero de todos modos forman parte del mismo paseo y del atractivo que el visitante puede encontrar en este rincón de Paine.
Curiosamente, y como si no se hubiese aclarado demasiadas veces ya el asunto, hubo quienes intentaron levantar una absurda alharaca con respecto a la representación del número 4 del reloj de la torreta como un "IIII", en lugar del clásico "IV" romano, a la usanza tradicional europea en vigencia desde fines de la Edad Media, pero que aún sigue sorprendiendo a algunos pajarones.
Paine cuenta, de esta manera, con este símbolo y referente urbanístico haciendo mucho más que sólo dar la hora allí en la avenida, rápidamente integrado a la rica identidad de esta localidad situada casi en los límites de la Región Metropolitana.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook