domingo, 15 de octubre de 2017

EL BUQUE "LÜTFI-DJELIL": ¿ACASO UN HERMANO PERDIDO DEL MONITOR "HUÁSCAR"?

El "Lufti-Djelil" en 1877, en "El Periódico Literario Ilustrado".
No pretendo ofrecerme acá como defensor o detractor de la posibilidad de la que intentaré hacer caudal en esta entrada, pero no deja de ser interesante que exista esta teoría de la que, por ahora, desconozco más información que aquella que expondré acá, como una curiosidad pendiente de ser verificada o descartada por quienes corresponda.
Puede sonar un poco descabellado y hasta temerario, a estas alturas, pero para algunos existe la posibilidad de que el célebre e histórico monitor "Huáscar" haya tenido un hermano chileno que murió antes de nacer y que quedó con otra bandera y otra identidad, finalmente. Es un dato muy poco explorado, por supuesto, y del que quiero dejar alguna información a la vista del lector, como he dicho, por si se interesara en estudiar más el asunto, aprovechando que hace pocos días tuvo lugar la efeméride de la captura del "Huáscar" en el Combate Naval de Angamos, del 8 de octubre de 1879.
Conozco este tema gracias al Director del Museo de la Guerra del Pacífico "Domingo de Toro Herrera", Marcelo Villalba S., quien ha estado investigando el asunto desde hace varios años, aunque todavía lidiando con grandes sombras y campos muy inciertos sobre la historia de marras. En tiempos más recientes, además, ha sido asistido en este asunto por el joven historiador Dángelo Lagos, a quien Marcelo y yo habíamos conocido en el Museo Naval de Iquique, donde terminaba ya sus labores, durante nuestro viaje en el buque LSDH-91 "Sargento Aldea" como parte de la delegación cultural que acompañó al Operativo Médico ACRUX-Norte de la Armada de Chile, hace casi exactos cuatro años. Han aparecido otros datos interesantes en esta colaboración, de hecho.
Supongo que el esmero de Villalba y sus círculo irá dando con datos más interesantes sobre este asunto con el correr del tiempo, pero aunque estoy un tanto retirado ya de la investigación exhaustiva, compartiré acá la información con la que cuento en relación a ese posible hermano perdido del "Huáscar" y el porqué de tal mote: el "Lüfti-Djelil", acorazado ligero de torres que acabó su corta vida hundido durante la Guerra Ruso-Turca de 1877-1878. Ofrezco algunos antecedentes para quienes quieran buscar información para confirmar, rectificar, refutar o sólo profundizar más de lo que yo podré hacerlo acá.
Se recordará que, hallándose en aguas americanas, la flota española al mando del Almirante José Antonio Pareja ocupó las Islas Chincha de Perú hacia abril de 1864, apoderándose así de importantes yacimientos guaneros del vecino país. Si bien España no había reconocido aún la independencia de Perú, se llegó a esta controvertida y radical agresión después de que una multitud de peruanos armados y envalentonados por el alcohol, atacaran a miembros de la colonia guipuzcoana de Talambó, azuzados por el fuente ambiente antihispano que recorría entonces al país y probablemente a todo el continente, sin que se hubiese podido llegar a una solución reparatoria en todos los meses transcurridos.
El diputado español Eusebio Salazar y Mazarredo, enviado a Lima para estos menesteres, exigió al gobierno de Perú una indemnización; empero, al no haber respuesta, la flota española se tomó las Chincha y se apoderó de sus ricas covaderas. Había algo de oportunismo en su precipitación, por supuesto, pues parece ser que Salazar y Mazarredo pertenecía a un grupo de altos políticos españoles esperanzados en poder reunir fondos para pagar a los británicos por el abandono de Gibraltar. Las ganancias de la toma de las islas y su industria guanera eran una gran posibilidad de darle financiamiento a tan peregrina idea.
La noticia de la invasión de las islas peruanas causó escozor en buena parte de la comunidad de países de Sudamérica (aunque no en toda, a pesar de lo que han querido pintar para la memoria algunos historiadores y escritores latinoamericanistas) y rápidamente se echó a correr la especie de que España intentaba una imaginaria guerra de reconquista, idea fomentada por publicistas peruanos precisamente para reclutar simpatías y apoyo a su causa de la recuperación de las Chincha. Fue así como Chile reaccionó de una forma imprudentísima, cediendo a la gritadera de los americanistas y los intelectuales locales como José Victorino Lastarria, Manuel Blanco Encalada y Benjamín Vicuña Mackenna, muchos de ellos relacionados con la llamada Sociedad de la Unión Americana, de raíces masónicas y esperanzada en restituir el proyecto de unidad federal americana gestado en la aparente unidad sin distingos de los días de las guerras continentales de Independencia.
Fotografía del "Lufti-Djelil". Fuente imagen: Romaniaforum.info.
Destrucción del "Lufti-Djelil" en 1877. Imagen litográfica publicada por el " Illustrated London News" de Londres, informando del hundimiento del navío.
Así, casi sin entenderse cómo, el Palacio de la Moneda apareció declarándole la guerra a España en 1865, antes aún de que lo hiciera el propio Perú dada la actitud timorata y vacilante del gobierno de este país para ir a las armas por sus propios territorios. Luego de un buen rato en el peligrosísimo limbo, Perú se decidió finalmente por recuperar sus islas y así estableció alianza con Chile, a la que adhirieron después Ecuador y Bolivia, aunque estos de forma más simbólica y sin participación naval o militar.
Empero, esta guerra (que nos costaría la destrucción de Valparaíso en el bombardeo del 31 de marzo de 1866, a pesar del triunfo), sorprendió a ambos países mal preparados para enfrentar a las fuerzas hispanas. Por esta razón, en una reacción contra reloj, Chile envió al Almirante Roberto Simpson hasta los Estados Unidos, para negociar la compra de cuatro buques que fueran capaces de dar refuerzo a la Armada y permitir el resguardo de toda la costa. Sin embargo, esta misión fracasó por varios inconvenientes y asuntos técnicos, por lo que se le despachó, entonces, a Inglaterra.
Perú, en tanto, había enviado una misión para conseguir la construcción de dos acorazados en Gran Bretaña, para asegurar con ellos su Marina de Guerra: la fragata "Independencia", hecha en los astilleros de Samuda Brothers, y el monitor "Huáscar", de los astilleros de Laird & Brothers de Birkenhead. La primera fue botada al mar el 8 de agosto de 1965, mientras que el segundo lo hizo el 7 de octubre de 1865, llegando a Perú cuando la guerra ya había terminado, sin embargo. Quiso el destino unos años después, ambos navíos con bandera peruana enfrentaran dos viejos navíos chilenos, en la epopeya de Iquique y Punta Gruesa de 1879: la "Esmeralda" y la "Covadonga", la segunda capturada por la primera, precisamente en estos días de guerra con la flota española.
Otra curiosidad que ya hemos comentado en este blog, es que el "Huáscar", en posesión de la Armada de Chile desde su captura en Angamos y convertido actualmente en el museo flotante de Talcahuano, tuvo por primer comandante a un marino chileno, enviado especialmente por el gobierno de Perú para traerlo puertos americanos: el Capitán José María Salcedo, nacido en Concepción y quien se había integrado a la Marina de Guerra del vecino país.
La historia de estas misiones se hace un poco nebulosa y confusa, por momentos, además de alcanzar algunos ribetes controversiales. Se sabe, por ejemplo, que Perú intentó bloquear las adquisiciones que pretendía hacer su aliado chileno, por alguna razón que sólo podría explicarse en el interés de recuperar primacía en el Pacífico o impedir que la alcanzara otro. Específicamente, en 1866 intervino para evitar que Chile se armara a pesar de que ambos estaban en la misma guerra. Los retrasos en recibir los buques peruanos, además de los problemas técnicos, se debieron también a los embargos.
Por otro lado, parece que hubo cierta coordinación "amistosa" (o cínica, si así se la quiere ver) entre ambos países para incorporar proporcionalmente fuerzas armamentísticas con las cuales enfrentar a la flota española, lo que quizás haya motivado la elección del Capitán Salcedo en la conducción del "Huáscar" hacia América. Incluso participó tripulación chilena en esta misión, hasta el cambio de comandancia en Ancud. Salcedo hasta negoció a nombre de Perú en los astilleros británicos, consiguiendo así una rebaja cercana a un tercio del valor original del proyecto (compromiso firmado el 12 de agosto de 1864), con ayuda del representante peruano en Londres, don Federico Barreda.
Pero mientras esto sucedía, en los astilleros de Forges et Chantiers de la Gironde, en Burdeos, Francia, se iniciaba la construcción de otro par de buques acorazados con la misma revolucionaria tecnología de la torreta giratoria de artillería, siendo llamada la clase con el nombre del principal de ellos: el "Lüfti-Djelil", que sería incorporado después a la Marina Otomana. Para ser más claros, conformarían la clase este navío y su gemelo "Hifzi Rahman" ("Hifz-ur Rahman"). Eran buques de torreta con batería principal de dos 225 milímetros, modelo y dos de 178 milímetros en torretas giratorias, todos cañones modelo Armstrong.
Cabe comentar que la torre giratoria de estos buques había debutado ya en la Guerra de Crimea (1853-1856), gracias al ingenio del capitán inglés Cowper Phipps Coles que hizo instalar una que sirvió de prototipo, siendo la batería flotante HMS "Trusty" de la Real Armada Británica el primer buque en tenerla incorporada como parte estable de su equipo, en 1861... Había nacido así, pues, una nueva generación de navíos de guerra.
Antes de entrar de lleno al asunto que nos llama, cabe indicar que hay varias proximidades de tiempo, características y diseño entre el "Huáscar" y el "Lüfti-Djelil", aunque también notorias diferencias. En apariencia, no parece haber más punto de contacto entre ellos que los años y la tecnología en uso, aunque en proporciones mucho más favorables para el caso del navío turco:
Nombre:
"HUÁSCAR"
 "LÜFTI-DJELIL"
Astillero:
Laird & Brothers, Birkenhead
Forges et Chantiers, La Gironde
Clase:
Huáscar (única unidad)
Lüft-ü Celil (2 unidades)
Definición técnica:
Blindado  ligero monitor
Blindado ligero de torres
Autorizado/Ordenado:
Agosto de 1864
1866-1867 (aprox.)
Concluido/Botado:
Octubre de 1865
1868
Asignado:
Enero de 1866 (a Perú)
Marzo de 1870

Octubre de 1879 (a Chile)

 
Desplazamiento:
1.745 tn
2.540 tn
Eslora:
59,43 m
64,4 m
Manga:
10,66 m
13,6 m
Calado:
4,57 m
4,4 m
Potencia:
1.650 hp
2.000 hp
Número de torretas:
1
2
Blindaje:
114,3 mm (casco)
140 mm (casco)

139,7 mm (torreta)
140 mm (torreta)
Armamento:
2 x 254 mm, Armstrong
2 x 229 mm, Armstrong

2 x 120 mm, Armstrong
2 x 178 mm, Armstrong
Éste sería el "Lufti Djelil" con sus dos torres, según ilustración litográfica del "The Illustrated London News", publicado en Londres en 1877.
Pintura del "Huáscar", aún con bandera peruana.
A mayor abundamiento, el encargo de construcción del "Lüfti-Djelil" habría tenido lugar en 1866 por parte de Egipto, según se consigna en las reseñas históricas del buque, pero tras las largas negociaciones reparatorias que siguieron a la Segunda Guerra Egipto-Otomana (1839-1841), los dos navíos de la clase debieron ser cedidos a Turquía en 1868.
Corresponde observar también que la dificultad de traslación del nombre original en turco ("Lütf-Ü Celil", traducible como "Gracia Divina") ha llevado a los memorialistas, cronistas e historiadores navales a darle diferentes denominaciones más o menos parecidas a lo largo del tiempo. Ha sido llamado, por ejemplo: "Susti-Djelil", "Leufti Djelil", "Sufti-Djalil", "Lufti-Celil", "Lüfti-Djelil" y, más precisamente (o quizás no del todo) "Lüfti-Djelil" o "Lüfti-Celil".
Dijimos ya que tanto el "Lüfti-Djelil" como el "Hifzi Rahman" fueron construidos en los astilleros de Burdeos, en 1868, y fueron arrojados al mar durante ese mismo año o el siguiente, a más tardar. Aunque las informaciones son vagas, en el interesante sitio sobre historia de buques internacionales NavyPedia.org (del investigador naval Ivan Gogin), también se señala que estas naves había sido confeccionadas originalmente para Egipto, pero después el proyecto se truncó y fueron entregadas a Turquía.
No obstante lo anterior, veremos que para el caso del primero de ellos, sin embargo, rondó otra versión alguna vez, involucrando a Chile como país solicitante de la propuesta que terminó, finalmente, en la construcción del buque.
El "Lüfti-Djelil" tuvo corta vida, como dijimos: tras haber estado anclado en Creta y muy poco activo tras la rebelión isleña, es hundido en mayo de 1877 (se dice que el día 10 u 11 entre las veces más repetidas, y en otras la noche del 25 al 26) durante la Guerra Ruso-Turca o Guerra de Oriente (1877-1878), desatada con el interés del Imperio Ruso de avanzar hasta las costas del Mar Mediterráneo y de hacer retroceder al Imperio Otomano de los territorios balcánicos habitados por pueblos eslavos, razón por la que rumanos y búlgaros reconocían este conflicto como su Guerra de Independencia.
El buque turco cayó herido de muerte muy poco después de la declaración rusa de guerra del 24 de abril y de la toma de la Fortaleza de Ardahan, al ser cañoneado con un tiro de gran precisión por parte del Subteniente de Artillería (Romanoff, Somuilo o Sumailoff en las crónicas), en la proximidad de las costas de Braila, al Noroeste de la Región de Valaquia en Rumania. Se hundió frente a la desembocadura del río Danubio.
En el periódico "La Ilustración española y americana" (1877), se reproduce la que podría ser la primera aparición en la crónica del ejército otomano sobre un acontecimiento concreto de la guerra, describiendo el infortunado final del "Lüfti-Djelil":
"Un día el Ludfi-Djelil, monitor de torres, armado de cinco piezas de artillería, dos de nueve pulgadas en el torreón de delante, dos de siete en el de atrás y un cañón Armstrong de 40 libras en la proa, mandado por Nedjib-bey, con doscientos hombres de tripulación, se acerca valientemente a Braila y empieza el combate con las baterías rusas. Un teniente de artillería ruso, muy joven, imberbe, casi niño, llamado Somouilo, apunta una pieza en la batería núm. 1; cae la bomba en la cubierta del monitor, que no estaba blindada, o entra por la chimenea, y produce una explosión horrible. El barco se va a pique, los cuerpos mutilados de todos sus tripulantes son arrojados por los aires, y caen unos destrozados en tierra a gran distancia de la orilla, otros en el río que los lleva a descansar al mar Negro, y el Gran Duque Nicolás puede enviar a su hermano como primer trofeo un estandarte turco".
La siguiente edición de "La Ilustración española y americana", del 8 de junio, completaba la información de la tragedia con el testimonio de un corresponsal alemán:
"Era el 11 de Mayo. Pocos días antes un monitor turco se había presentado delante de Galatz, cuyos habitantes estaban poseídos de un pánico indescriptible.
Hacia media mañana una cañonera turca aparece en el canal de Matzin, y avanza rápidamente con dirección a Bravia, fondeando a unos tres kilómetros del puerto. ¿Cómo describir el pavor que se apoderó de los buenos habitantes de la histórica ciudad Valaca, cuando observaron que aquel buque, al parecer pequeño, era el poderoso monitor Leufli Djelil, de coraza, con torres giratorias y enormes cañones Krupp.
Pasó un cuarto de hora de angustia. De repente, la batería rusa que está situada en el sitio llamado Zavides, a la izquierda de la ciudad, rompe el fuego contra el buque, y dos segundos después (cronómetro en mano) veíamos caer en el agua el primer proyectil, a veinte metros de distancia del acorazado. Un suspiro de satisfacción exhalaron los de Braila, aunque temían la respuesta de los cañones turcos; pero éstos, acaso porque no estaban aún preparados, guardaron silencio, mientras los rusos repetían los disparos.
Echóse de ver desde luego que una mano experta dirigía el fuego do la batería, porque los proyectiles se acercaban cada vez más al acorazado, y éste enarboló bandera de socorro: al punto dos cañoneros turcos dejaron la bahía do Matzin, respondiendo a las señales del Leufti Djelil; mas un disparo admirablemente dirigido por el jefe de la batería, comandante Sumailoff, arrojó un proyectil sobre el puente del monitor...
La horrible explosión fue obra de un segundo: vimos que instantáneamente el buque se abría por los costados; que volaban por el aire hombres y cañones, pedazos de hierro y grandes trozos de madera; que inmensa columna de denso humo se elevaba en el mismo punto donde pocos segundos antes se balanceaba la formidable máquina de guerra.
Un hurra inmenso y un aplauso colosal, dados a la vez por 50.000 espectadores, saludaron al bizarro comandante Sumailoff, y ¡cosa dolorosa! estos aplausos señalaban la muerto de 150 hombres que componían la tripulación del buque: sólo dos gravemente heridos, pero con vida, fueron salvados por las chalupas rusas. El comandante Kezim-Bey, jefe del monitor, también pereció; su segundo, el capitán Hassam-Bey, no se hallaba á bordo".
Página del "Periódico Literario Ilustrado" de 1877, informando del hundimiento del "Lufti-Djelil". Se ven en las imágenes el buque, el subteniente ruso responsable del ataque y el marino turco sobreviviente con terribles heridas.}
Fragmento de la columna noticiosa del "Periódico Literario Ilustrado" de 1877, en donde se informaba de la destrucción del "Lufti-Djelil" y se señala que su origen habría estado en una petición militar del Gobierno de Chile.
La destrucción del buque fue total, yéndose a pique sin remedio. A pesar de la victoria rusa y del clamor triunfal, sin embargo, los marinos tuvieron el gesto humanitario de recoger a los dos sobrevivientes turcos mencionados por el testigo alemán. Se sabe que uno de ellos había sido un marinero llamado Omer, que quedó horriblemente quemado y desfigurado por el fuego y las explosiones, siendo transportado hasta el hospital de Braila. Existieron fotografías de él en su lecho de hospitalización, mostrando el penoso estado en que quedó tras el ataque.
Pero es aquí por donde asoma el dato sorprendente, que vincula al navío con Chile más allá de la proximidad de períodos de tiempo y de características técnicas generales. La gacetilla madrileña "Periódico Literario Ilustrado", en una edición de 1877 donde comentaba la reciente destrucción del navío turco, informa lo siguiente con relación a su origen:
"El Sufti-Djelil era uno de los monitores turcos construidos en los astilleros de Arman, en Burdeos, por cuenta del Gobierno de Chile, y comprado en 1868 por Turquía".
Aunque vimos que las pocas reseñas actuales aseguran que el "Lüfti-Djelil" era en realidad un encargo egipcio que llegó a manos turcas al ser confiscado, otros periódicos de la época, como el vienés "Illustriertes Wiener Extrablatt", también en una edición de 1877, se refería al mismo navío turco siniestrado informando que había sido hecho en Burdeos "por los constructores de buques bien conocidos M. Armand y Cía." y con cargo a la República de Chile, pero que problemas de financiamiento y desacuerdos con el precio acordado para el acondicionamiento de la nave, llevaron a frustrar el proyecto, es de suponer que en etapas muy iniciales del mismo.
Otra gaceta relacionada con estas mismas publicaciones, "L'Illustracion" de París, reproducía la misma información e imágenes en la versión francesa del medio español anteriormente visto, en esos mismos días:
"El Sufti-Djelil fue uno de los dos monitores de torreta construidos en los astilleros Arman, en Burdeos, en nombre del Gobierno de Chile, y comprado en 1868 por Turquía".
¿Se trató de un simple error, de una confusión de los corresponsales, o acaso de un olvidado intento chileno de iniciar la adquisición de un navío monitor, que nunca llegó a formalizarse?
Hay teorías que baraja Villalba sobre el buque, en caso de haber sido originalmente una solicitud chilena. A pesar de la falta de fuentes y de documentación, si lo que señalan las gacetas de 1877 fuera correcto, supone que podría haberse tratado de un intento de Chile por proveerse de un navío de guerra con características parecidas a las del "Huáscar" que ya había sido encargado a los astilleros británicos, pero haciendo el pedido a los constructores franceses, en este caso. También es posible que las características de mayor equipamiento y dimensiones que finalmente tuyo, lo haya convertido en un proyecto encarecido y de mayor plazo, algo visible en etapas muy tempranas del mismo haciendo a Chile renunciar a la posibilidad de seguir adelante con su adquisición. Desconocemos sí fue así que llegó primero al interés de Egipto y luego Turquía, o bien directamente al de este último país.
Evitando especular más sobre la posible relación del "Lüfti-Djelil" con Chile, cabe preguntarse también si la referencia dada por los periódicos de entonces era una confusión sin mala fe, tal vez con la misión Salcedo que condujo a la adquisición del "Huáscar" o, por el contrario, si lo afirmado allí es indicio de una auténtica relación chilena con el origen o gestación del mismo buque, a pesar de la sequía de evidencia disponible y de lo escasamente cubierto que está este tema en la investigación.
Dejaré por acá este texto, entonces, como una curiosidad capaz de alimentar más curiosidades, pues no creo que me corresponda avanzar más en un tema relativo a la historia militar y la ingeniería del siglo XIX. Sin embargo, estaremos atentos para ver si, a futuro, aparece un desmentido o alguna confirmación interesante sobre esta singularmente intrigante información de época relativa al "Lüfti-Djelil".

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook