viernes, 29 de marzo de 2013

EL OCASO DE UN EDIFICIO NEOCLÁSICO EN CALLE SAN MARTÍN DE IQUIQUE

Reconstrucción mía, sobre cómo debió lucir el edificio en su tiempo.
Coordenadas: 20°12'46.14"S 70° 8'59.10"W
Sé que no todo edificio es patrimonio en una ciudad, y menos por sólo haber completado un número de años en ella. Sé también, que mucho de lo que alguna vez pudo haber sido considerado un sacrilegio construido sobre demolidos espacios patrimoniales de la urbe, más tarde han pasado a convertirse en parte del material cultural de la misma, ganándose los mismos elogios y medallas de interés.  No todo lo perdido era patrimonio, quizás, pero sí los recuerdos y sus huellas en la historia de cada ciudad.
En el lado Sur de la calle San Martín a la altura del 500 y cerca de Eleuterio Ramírez, justo al lado de la actual Compañía de Bomberos Italiana hacia la mitad de cuadra, se encontraba hasta hace algunos años un edificio de dos pisos y líneas neoclásicas de diseño, diría que de la segunda generación de la arquitectura iquiqueña bajo dominio chileno, seguramente correspondiente al período 1900.
No era un edificio para hacer gran ostentación del mismo, ni siquiera en su mejor época. Tampoco es el único referente neoclásico y de influencia artística francesa que se ha conocido a este lado de la ciudad, donde destaca -por ejemplo- el edificio de una importante sede bancaria. Sin embargo, tenía cierta elegancia y suntuosidad dentro de su sencillez, que habría podido lucir orgulloso en este tramo de la calle de haber sido conservado a tiempo, superando terremotos, deterioro por vejez y hasta algún posible incendio, según especulan algunos personajes del barrio.

sábado, 23 de marzo de 2013

SANTIAGO EN LA WEB (Diario "El Mercurio", sábado 23 de marzo de 2013)

Reportaje "Santiago en la web" de Soledad Salgado, publicado en la revista "Vivienda y Decoración" del diario "El Mercurio" del sábado 23 de marzo de 2013 (Clic sobre la imagen para ampliarle).
En los últimos cinco años la capital tiene a miles de devotos atrapados con sus encantos. Y es que gracias a las páginas de Internet, que simples ciudadanos han creado en su honor, Santiago hace gala de su rico patrimonio, los lugares por descubrir, la diversidad de su gente, los mejores circuitos para recorrerlo y los cientos de historias que esconden sus calles.
Cuando Cristián Salazar N. comenzó a diseñar Urbatorium, hacia 2005, había muy poco sobre Santiago en la red, los datos estaban llenos de errores y con escaso aporte al conocimiento de la cultura y del patrimonio urbano. “Era casi penoso”, dice. Hoy su blog -un cruce de palabras entre urbe y auditorium- tiene al menos 3 mil visitas diarias y es un referente de muchos amantes de la capital, nostálgicos, arquitectos y estudiantes que encuentran allí textos documentados, fotos antiguas y otras nuevas tomadas por él. “Las imágenes se me aparecen en postales, colecciones privadas, museos, libros viejos, revistas y diarios de época, y en la propia Internet. Algunas las conservo de niño, mi papá que trabajaba en Chilectra llegaba con la revista Chispazos donde siempre venía alguna foto antigua con su explicación. Lo mismo con la información: siempre llevo conmigo una libreta o cuaderno lleno de neuróticos apuntes cuando encuentro algo de interés; incluso hay boliches con datos de la vieja vida urbana que se leen en los cuadros colgados en sus paredes -no pocas imágenes y textos me han llegado por aportes particulares, por cierto-; y gran parte de mi vida me la he pasado en bibliotecas. Esto es como un pacto diabólico: uno se mete en un espiral del que no se puede salir jamás”, dice.

LA IMPRONTA DE LOS HÉROES: HISTORIA DE LA COMPAÑÍA ESPAÑOLA DE BOMBEROS N° 1 DE IQUIQUE

Fuente imagen: Educarchile.cl
Coordenadas: 20°12'43.17"S 70° 9'4.96"W
La Compañía Española de Bomberos N° 1 tiene una característica notable, que atraviesa transversalmente su huella a lo largo de la historia de Iquique: la impronta netamente heroica, que se respira en las salas y pasillos de su unidad y que trasciende incluso a la propia institución, alcanzando las figuras insignes de los inmortales del Combate Naval de Iquique, en un fraterno y emotivo abrazo histórico que une a los héroes de paz y los héroes de guerra.
El aura bomberil siempre ha rondado alrededor de los Héroes de Iquique, como en el caso del Guardiamarina Ernesto Riquelme y su vínculo con la Segunda Compañía de Santiago, posteriormente llamada "Esmeralda" en homenaje a su memoria. Sin embargo, existe en Iquique este caso de relación aún más estrecha con el ambiente de hachas, mangueras y bombas, directamente con la primera de las compañías locales y en una historia que involucra a héroes civiles, héroes militares, años de conflagración, luego de entendimiento y, sobre todo, la honorabilidad de los inmigrantes españoles voluntarios del cuerpo, representados en el gesto humanitario del ciudadano Eduardo Llanos para con los héroes chilenos de "La Esmeralda".

jueves, 21 de marzo de 2013

EL CHUMBEQUE DE IQUIQUE: TRADICIONES Y POSIBLES ORÍGENES DE UN DULCE BOCADILLO

Coordenadas: 20°12'57.41"S 70° 8'57.95"W (fábrica)
Ubicada en la esquina de Almirante Latorre 600 y Eleuterio Ramírez 795, la fábrica de masas y confites "M-Koo" abastece a Iquique con uno de sus productos más conocidos y tradicionales, que ya ronda otras ciudades del país e incluso con expectativas en el extranjero: el chumbeque, ese calórico, dulce y pegajoso bocadillo mezcla de turrón, galleta y hojarasca, fabricado con harina, miel y limón de Pica, que se vende en láminas con envoltorios plásticos y que pueden jactarse de una larga duración antes de alcanzar una fecha de vencimiento o cambios en su calidad.
Los chumbeques iquiqueños ya llegaron a la capital chilena hace tiempo, además: hace unos diez años, más o menos, comenzó a ser vendido en los supermercados "Rossi" y en un local del Metro Los Leones. También se ofrece en los kioscos al exterior de la Estación Central en la Alameda, entre otros sitios. Hasta de Magallanes llegan los pedidos a la fábrica, de hecho.
Sin embargo, veremos que hay fundadas controversias sobre su origen y que su principal arraigo está en algunos focos de la repostería tradicional peruana, según parece.

lunes, 18 de marzo de 2013

EL EXTRAÑO PÁJARO DE OJOS ROJOS Y ANDAR DE VILLANO EN IQUIQUE

Creo haber visto estas aves llamadas huairavos, garzas azules o gaudas por todo Chile, pero debo admitir que cuando conocí las que existen acá en Iquique, pensé en mi ignorancia que podía tratarse de una especie o variedad distinta, tanto por sus características, comportamientos sorprendentemente astutos y también por su abundancia en muelles y caletas de la ciudad, como no he observado en ninguna otra parte.
Pero no... El ave que veo aquí es la misma: el Nycticorax nycticorax de los científicos, del orden de los pelecaniformes, relacionado con los pelícanos, los alcatraces, las fragatas y varias otras aves marinas, aunque en su caso no reduce su hábitat sólo a las costas, sino a concentraciones de agua salina en general. Pertenece a la familia de las ardeidas (asociado a las garzas) y, según algunas personas que considero versadas en zoología, corresponde a una subespecie del huairavo que se encuentra en todo Chile: el Nycticorax nycticorax hoactli.
Los huairavos, de hábitos migratorios, tienen cierta elegancia y estampa: parecen una combinación entre una fina garza y una imponente ave cazadora. Sus ojos hipnóticamente rojos son un detalle característico y propio del ave, además de las dos o tres plumas largas y lacias que salen de su nuca a los pájaros adultos, parece que más prolongadas en el caso de los machos. Mientras los ejemplares juveniles parecen ofrecer un plumaje tendiente a colores grises y cafés y negros hasta que aparecen las plumas blanquecinas, los adultos desarrollados tienen plumas blancas en cara, cuello, pecho y extremidades inferiores, mientras que sus plumas son oscuras en la corona de la cabeza, las alas y el lomo. Sus cola son cortas, los picos delgados y puntiagudos.

miércoles, 13 de marzo de 2013

EL HOMBRE DE LOS PESCADOS: ALGO SOBRE EL MONUMENTO AL PESCADOR CAVANCHINO

Acto de inauguración en 2008 (imagen: diario "La Estrella" de Iquique).
Coordenadas: 20°14'11.74"S 70° 8'53.41"W
A futuro me permitiré publicar alguna entrada dedicada a los tradicionales pescadores de la Península de Cavancha, cuya presencia y caleta de trabajo en este sector de Iquique se remontan a tiempos ancestrales, heredando la actividad de la época en que los indios changos hacían lo propio en esta zona de la costa tarapaqueña.
Por ahora quisiera detenerme en el monumento conocido como El Pescador Cavanchino, ubicado en la plazoleta a entrada de la península, en la punta de diamante formada por la calle Capitán Roberto Pérez (ex Los Rieles) y calle Filomena Valenzuela, junto a la Costanera Arturo Prat. Parece ser que se ha impuesto rápidamente como referente, pues desde su inauguración, el año 2008, la plazoleta de césped y palmeras ha pasado a ser llamada popularmente como la Plaza del Pescador, además de señalar el punto preciso de acceso y salida por las calles de la península.

martes, 12 de marzo de 2013

LA VERDADERA TRAGEDIA DEL "HUEVÓN"

Jari, mi cuñado finés, ya está al día acá con la jerga chilena… Aunque su seriedad y el acento nórdico lo delatan (además de su reconocido aspecto de elfo de Tolkien), aprendió a usar perfectamente los apelativos “hueón” y “hueá”… De hecho, cada vez se lo escucho más bien integrado a sus frases como adjetivo, sustantivo, verbo, indicación objetiva o subjetiva, calificativo o descalificativo, marcación final y muletilla.
¿Cómo nace esta manía nacional por abusar del “hueón”, “esa hueá”, “no hueí”, etc.? Años atrás, se usaba el “huevón” para señalar a personas de pocas capacidades intelectuales, culturales o de talentos: de ahí también el “ahuevonado” y “saco de huevas” (escroto). Algo parecido al “gilipolla” español y más aún al "boludo" argentino.
Se supone, en teoría, que los hombres con los testículos o “huevas” (comparación con la forma y tamaño de los huevos) demasiado grandes, no podían pensar bien a causa del peso de sus propias gónadas, y de ahí proviene también el insulto que subyace al preguntarle a alguien: “¿Acaso te pesan las huevas?” cuando no puede completar una tarea, resolver un problema o consumar un esfuerzo físico.

lunes, 11 de marzo de 2013

LAS CASONAS DEL EX BARRIO MERCADO IQUIQUEÑO QUE PODRÍAN DESAPARECER CERCA DE LA PLAZA CONDELL

 
Aspecto que tenía la calle Tarapacá en sus años esplendorosos.
Coordenadas: 20°12'50.08"S 70° 8'51.06"W
En la cuadra corta ubicada entre las calles Serrano y Tarapacá a espaldas del gran centro comercial que se construyó al oriente de la Plaza Condell, queda en pie un interesante grupo de residencias antiguas, aunque de marchito y opaco aspecto, muchas de ellas virtualmente abandonadas y que llevan largo tiempo con carteles de venta, acaso como si esperasen con cruel angustia y desesperanza la hora inminente de una ejecución definitiva.
Aún no se han podido vender, y también es verdad que algunos avisos los ofrecen en arriendo como alternativa. También es cierto que está la posibilidad aparente de que puedan ser adquiridos y remodelados sin que la plomada del progreso les caiga encima... Pero siendo realista, dadas las características del mercado inmobiliario actual y los apetitos lucrativos en juego, sólo es cosa de tiempo para que su desaparición se consume en algún momento, como ha sucedido ya en gran parte de estas mismas calles.
En otras circunstancias, quizás, estas casonas habría lucido hermosas, dignas de las más atractivas y representativas de la arquitectura local que pueden observarse, por ejemplo, por el Paseo Baquedano o el Barrio Puerto. Ni siquiera se habría temido por el peligro de perderlas. Mas, un siglo y fracción de vida, sumado a la ignominia perenne de la sociedad chilena, han dejado una huella profunda en las mismas aguardando ya el momento de su demolición, tal vez por haber pasado su posible punto del no retorno. Es probable que nadie las extrañe siquiera cuando ya no existan, como a las flores que se secan en una tumba y que sólo la afean o entristecen, esperando ser reemplazadas por otras más frescas y coloridas.

domingo, 10 de marzo de 2013

EL EDIFICIO LUNA PARK: OLVIDADO, DESDEÑADO Y YA CASI DESAPARECIDO

Detalle de una imagen de Josep Alsina tomada en 1968, mostrando el edificio.
Coordenadas: 33°25'51.75"S 70°39'4.71"W
La calle Artesanos dio espacio a muchos edificios históricos que se han perdido o que están en vías de perderse, en la ribera Norte del Mapocho. Entre los que llegaron a la vejez pero de todos modos perecieron de muerte súbita, está el caso de la Mansión Montt Montt, recientemente demolida y de la que ahora sólo queda un peladero cercado, además de los ex perros cuidadores del recinto durmiendo allí afuera, a la intemperie y atrás de la cuadra de la Piscina Escolar. Y entre los que han ido pereciendo por muerte lenta y dolorosa, en cambio, están casos como el del Teatro Balmaceda, a escasa distancia de los galpones de la Vega Chica.
Exactamente al lado de este teatro, hacia la esquina con avenida La Paz y atrás de las flamantes nuevas instalaciones de la Pérgola Santa María, se encuentran los restos (o mejor dicho las ruinas) del otrora ostentoso y glamoroso edificio llamado en sus buenos días como el "Luna Park" (nunca he sabido si era su nombre oficial), una estupenda construcción palaciega que, en sus mejores años, ofrecía en sus tres altos pisos una suntuosa belleza que marcó con su presencia una larga época en aquel rincón chimbero y veguino, con su edad de oro hacia los años treinta, cuando era sede de servicios de hotelería y espectáculos que lo convirtieron en un verdadero centro bohemio de gran reputación y atractivo para la sociedad santiaguina. Muchos pasajeros llegaban desde la Estación Mapocho, siendo éste uno de los pocos centros hoteleros del barrio que se hallaban en el borde Norte.

sábado, 9 de marzo de 2013

LA DOLOROSA Y TRAUMÁTICA HISTORIA TRAS EL MAUSOLEO-ANIMITA DE "LAS REINAS DE LA PAMPA"

Coordenadas:  20°13'3.69"S 70° 7'57.90"W
Hacia el fondo de la avenida principal del Cementerio N° 3 de Iquique, en su esquina NE con la calle-galería Las Nevadas, se encuentra una sencilla señal apuntando hacia la dirección del mismo pasaje con una fecha y la leyenda: "NIÑAS DE HOSPICIO". Siguiendo la indicación, al fondo de Las Nevadas, se encuentra una especie de habitación de columnas de color rosa y con techo sólido, con un letrero señalando el nombre de este altar popular iquiqueño: "Reinas de la Pampa"
Este mausoleo representa un trauma imborrable para toda la historia policial de la región, a la vez que un testimonio de fe y de esperanza del pueblo... Quizás también de negación de la muerte y de confianza en una vida que encuentren en el más allá quienes hayan perecido en la más total y dramática condición de víctimas, como fue éste el caso.
A su vez, el conjunto del Cementerio de Iquique se erige como un recuerdo palpable de una de las tragedias más dolorosas y deplorables que hayan sufrido Iquique y Alto Hospicio en su historia actual, tanto así que llegó a tener ribetes políticos en su momento, a pesar de la tendencia innata de los chilenos a olvidar los hechos y a perdonar a la fuerza cuando le convenga al veneno de los odios proselitistas y a la ceguera de los dogmas necios.

miércoles, 6 de marzo de 2013

BASE AÉREA "LOS CÓNDORES": LOS RESTOS DE TODA UNA ÉPOCA DE LA AVIACIÓN

Parte de las ex instalaciones alrededor de la base.
Coordenadas: 20°15'13.36"S 70° 5'7.17"W
En esta fecha del centenario de la aviación militar chilena, quisiera recordar un hito especialmente importante de toda esta historia, cuyos vestigios se sitúan en la Ruta 616 que desemboca sobre el Camino Zig-Zag (del que vimos algo ya en una anterior entrada), hacia el sector de El Boro en Alto Hospicio. Allí se encuentran los hangares y restos de instalaciones que no cuesta mucho identificar como los vestigios de un complejo aeroportuario, en este caso de carácter militar, ahora ocupado por empresas industriales y, en el caso de algunos edificios adyacentes, como pequeños cuarteles y el ex Casino, semi-destruidos y totalmente abandonados. Es lo que queda de la vieja Base Los Cóndores.
El interés por encontrar un lugar óptimo para una base aérea en el Norte de Chile y que finalmente sería la de Los Cóndores, en las alturas vigilantes y protectoras sobre la ciudad de Iquique, nace hacia el año 1926. Todo había comenzado cuando se decidió que el Grupo Mixto N° 1 de Aviación, en los orígenes de la Fuerza Aérea de Chile,  fuera trasladado desde Arica a Iquique. Era un período aún diplomática y militarmente tenso, en especial por la irritación fronteriza derivada de la Guerra del Pacífico y que permanecía vigente en la cuestión de Tacna-Arica entre Chile y Perú.

lunes, 4 de marzo de 2013

PEQUEÑO RECUENTO HISTÓRICO SOBRE EL PALACIO DEL MUSEO REGIONAL DE IQUIQUE

El edificio en sus primeros años al servicio de los Tribunales de Justicia de Iquique.
Coordenadas: 20°13'0.38"S 70° 9'8.14"W
Destaca especialmente en el número 951 del Paseo Baquedano, entre Wilson y Zégers, ese alto edificio con frontón central y gran simetría neoclásica, diría que de influencia italiana parecida a la que trajo a Chile don Joaquín Toesca, aunque para otros observadores se han hecho más evidentes sus adiciones estéticas propias de la línea georgiana dominante en gran parte de las construcciones de madera y de albañilería que existen en Iquique. No es un palacio en términos estrictos, quizás, pero así lo identifican los habitantes de la ciudad.
Levantado sobre lo que antes era sólo un gran corral donde se instalaban las carpas de los circos, son dos altos pisos rematados con hileras de balaustras al frente y con un patio central de luz al interior del recinto. Al centro del frontón de la fachada está la fecha de construcción del edificio: 1892. El interior está rodeado por pasillos altos con barandales, a los que se accede por elegantes escalas de madera, pasamanos y pilarotes en los extremos con esferas en los remates. Todo el inmueble ocupa 2.430 metros cuadrados construidos.

viernes, 1 de marzo de 2013

HUANTAJAYA: LA EPOPEYA OLVIDADA DE LA MINERÍA DE PLATA EN TARAPACÁ

Calle principal de Huantajaya, con la iglesia al fondo. Imagen fechada en 1889.
Coordenadas: 20°13'31.96"S 70° 3'44.44"W
Pocos lugares reúnen en su propia historia tantas épocas y hazañas humanas como el mineral de Huantajaya (o Guantajaya), al interior de Iquique. Su existencia atraviesa toda la historia regional, desde tiempos precolombinos hasta nuestros días, pasando por la conquista del desierto, la formación de leyendas, el coloniaje, la fiebre calichera, la Guerra del Pacífico, La Guerra Civil, el oscuro tiempo de las masacres del salitre y la caída de la industria de la plata tarapaqueña. Incluso en nuestros días, siguen realizándose allí actividades de extracción de plata, continuando parcialmente con una historia que se resiste a terminar, a pesar de los siglos transcurridos.
Según algunos autores, Huantajaya se traduciría como "llevar en andas" o "llevar muy lejos". Fue la mina de plata más importante de toda la actual Región de Tarapacá, además de una interesante concentración urbana que, en su momento, contaba incluso con una iglesia de madera con alta torre-campanario, pero de cuyo poblado quedan sólo las ruinas de las ruinas.

MANOS MAESTRAS DEL DISEÑO GRÁFICO: TOMÁS VELLVÉ I MENGUAL (1927-1998)

Calendario en relieve de Vellvé i Mengual.
Tomás Vellvé i Mengual nació en Barcelona en 1927, ciudad que sería sede de sus actividades profesionales como grafista, diseñador, ilustrador y tipógrafo desde el año 1942, cuando se inicia en tempranamente en estas artes y oficios en los talleres de la firma gráfica Ruisset S.A., Compañía General de Industrias Gráficas, donde formó parte del equipo de dibujantes por cerca de 5 años.
También estudió Bellas Artes en la Escuela de Artes Gráficas de Madrid, y algunas biografías destacan la experiencia que obtuvo en la Llotja de Barcelona, sede de Real Academia Catalana de Bellas Artes de San Jorge.
En 1949 instaló su propio estudio de diseño gráfico de regreso a su ciudad natal, donde comienza a hacerse de un nombre importante en el medio gracias a la calidad de su trabajo y de la particularidad de su estilo basado en las artes pictóricas y el grabado, dotándolas de gran expresión, sugerencia narrativa y empleo de texturas, pero también de cierta síntesis y utilitarismo. Tal fue el caso de su cartel promocional “Vuele a América”, que produjo en 1950 para las Aerolíneas Iberia. Sus primeras exposiciones comienzan a tener lugar en este mismo período.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook