martes, 28 de febrero de 2017

HUENTELAUQUÉN: EL SANCTASANCTÓRUM CHILENO DEL QUESO MANTECOSO Y LAS EMPANADAS FRITAS

Coordenadas: 31°36'41.06"S 71°31'28.45"W (restaurante de la hacienda) /  31°36'27.43"S 71°31'24.53"W (sector de puestos comerciales y cocinerías)
Curiosamente, en el corazón de la actividad quesera caprina chilena, se encuentra uno de los más cotizados centros de producción de quesos a base de leche bovina y "algo más", en este caso de variedad mantecosa: Huentelauquén, una localidad que, para muchos viajeros, se ha convertido ya en la parada obligatoria entre La Serena y Los Vilos, unos 20 kilómetros al Norte del balneario de Chigualoco, al que ya nos hemos referido en este blog.
Huentelauquén es un pueblo repartido a ambos lados del río Choapa, en la Ruta 5 Norte, cerca de la línea de costa. A los dos caseríos, pertenecientes a la comuna de Canela, se los distingue entre sí como Huentelauquén Norte y Huentelauquén Sur, siendo este último aquel donde podemos hallar el paraíso de quesos mantecosos de campo y sus sabrosísimas empanadas fritas generosamente rellenas de este mismo producto, en venta a los costados de la autopista. Hace unos años se instaló allí una pasarela para facilitar el tránsito peatonal entre ambas veras del camino, que cuenta con buenos estacionamientos y accesos a las vías laterales donde está el comercio.
Quizás a futuro publique algo sobre esta localidad, pero por mientras comentaré acá que su nombre se traduce del mapudungún como Sobre el Mar y que ofrece un pintoresco paisaje urbano con viviendas, parcelas e iglesia centenaria, además de otros productos zonales como los típicos quesos de cabra, las papayas en distintas presentaciones, frutos secos y los suculentos copaos. Además del hallazgo de fósiles a fines del siglo XIX en el sector de La Cantera, hacia el Sur del poblado, presta su nombre al llamado Complejo Huentelauquén, correspondiente a la ancestral cultura de cazadores y recolectores que vivió por esta zona entre los 10.000 y 4.000 años antes de Cristo, durante el Período Arcaico Temprano, siendo descubiertos sus vestigios a inicios de los años sesenta en la desembocadura del Choapa. La hacienda homónima ya existirá allí en el siglo XIX, dando empleo a muchos trabajadores del sector Mincha Sur.

lunes, 27 de febrero de 2017

UNA MIRADA A LA HISTORIA DEL EDIFICIO Y LA CALLE DE LOS CAPUCHINOS EN SANTIAGO

El edificio en sus mejores años. Imagen publicada en revista "Auca" en 1982.
Coordenadas: 33°26'5.25"S 70°39'11.99"W
Admito que, hasta hace pocos años, no conocía mucho la historia de este edificio ni la de su pasaje adyacente, en las puertas del Barrio Mapocho, callejón de sólo una cuadra tan definido por haber cobijado al Anexo Cárcel Capuchinos de Gendarmería de Chile.
Parte de lo que hoy sé al respecto, sin embargo, lo obtuve tomado como punto de partida un artículo biográfico sobre el arquitecto Manuel Cifuentes, autor del gran edificio, publicada hace tiempo ya por su colega Ignacio Salinas Jaque, del Departamento de Historia de la Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Chile, aunque con algunos datos que me parecería necesario revisar o precisar.
Ya no estoy en el pasatiempo de la investigación tan exhaustiva como otras épocas de este blog, es verdad, pero de todos modos quisiera compartir lo que tengo a mano sobre dicho edificio que da frente a toda la cuadra del 700 en calle Bandera de la ciudad de Santiago, resistiendo al tiempo con visibles huellas de daños, abandono y amenazas al acecho. Quizás puedan resultar útiles a quienes se arroguen una tarea de rescate, porque -al parecer- podría necesitarla, y la información en internet no es muy generosa con su presencia en la ciudad.

viernes, 24 de febrero de 2017

LA TORRE BAUER: EL GRAN SÍMBOLO ROJO DEL VALLE DE ELQUI

Vieja fotografía de la Torre Bauer y la Iglesia de la Inmaculada Concepción de Vicuña vistas desde la calle Gabriela Mistral hacia la plaza, probablemente tomada hacia 1930, hoy perteneciente a las colecciones del Museo Gabriela Mistral de la misma ciudad.
Torre Bauer, en fotografía del diario "El Día", 1956.
Coordenadas: 30° 2'0.61"S 70°42'48.48"W
La Torre Bauer ha sido -por más de un siglo- el edificio más alto de la ciudad de Vicuña, en el Valle de Elqui al interior de La Serena y Coquimbo. Se ubica en la esquina a un costado de la Municipalidad y enfrente de la Plaza de Armas, siendo perfectamente visible por sus cuatro costados.
Conocida antaño también como la Torre del Reloj, cuando fue levantada su magnitud roja y estilizada en aquella esquina, ya era más alta que las torres de la Iglesia de la Merced, construida en la esquina opuesta en 1836. Y cuando esta última fue reemplazada por la actual Iglesia de la Inmaculada Concepción en el mismo sitio, por el año 1909, la cruz del edificio religioso no logró alcanzar las alturas del mirador de la torre vecina.
No hay fotógrafo de visita en esta tierra pisquera y agrícola, que no se lleve imágenes de la torre roja. Tampoco hay tienda de recuerdos que no ofrezca postales y camisetas con su retrato. Ha aparecido en guías turísticas, en estampillas, artesanías de la zona, miniaturas vendidas como souvenirs y hasta en etiquetas de productos locales, como una antigua agua mineral y en actuales piscos. Es, de esta manera, uno de los símbolos más conocidos y característicos del Valle de Elqui, con su propia carga de lecturas misteriosas que identifican los atractivos de la provincia.

jueves, 23 de febrero de 2017

EL MISTERIOSO RESTAURANTE DE LOS CISNES EN COPIAPÓ

Coordenadas: 27°22'9.62"S 70°20'1.03"W
No tiene un nombre colocado en su exterior y su fachada aparenta ser sólo una casa; además, suele abrir en dos tandas cada día: de 11 a 16 horas y de 19 a 22:30 horas, de lunes a domingo. Sin embargo, quienes conocen el restaurante "El Cisne" de la ciudad de Copiapó, lo recomiendan, muy convencidamente, como uno de los mejores boliches de su tipo en la ciudad atacameña.
En nuestra visita, confirmo la reputación de este curioso local y aprendo algo de su misterio nominal.
Ubicado en calle Chañarcillo 721, el establecimiento de tradicional toque en menú y mobiliario, se encuentra en el barrio de los terminales de buses de Copiapó, en la cuadra ubicada entre las vías José Joaquín Vallejos y Colipi, a poca distancia de la Plaza de Armas y la fastuosa fuente de mármol de la ciudad.
Los iconos tenantes de dos cisnes de cuello negro enfrentados, son todo lo que sugiere, sobre la estrecha puerta, algo sobre la identidad de este singular sitio culinario.

miércoles, 22 de febrero de 2017

PUCARÁ DE SAN LORENZO: EL VIGILANTE DE LOS SIGLOS EN EL VALLE DE AZAPA

Murallones de la aldea, en imagen publicada por la revista "Chungará" en 1985, artículo "San Lorenzo: testimonio de una comunidad de agricultores y pescadores Postiwanaku en el Valle de Azapa (Arica - Chile)", de Iván Muñoz Ovalle y Guillermo Focacci.
Coordenadas: 18°31'22.25"S 70°11'4.09"W
Aunque se lo identifica especialmente como una fortificación de influencia Tiawanako, el Pucará de San Lorenzo fue, alguna vez, una notable aldea prehispánica amurallada sobre la ribera Sur del Río San Miguel de Azapa, cerca del Kilómetro 12. Hoy sólo son visibles las ruinas de este magnífico centro poblacional; grandes árboles que han crecido cerca de él son visibles en la distancia, y el progreso clavó dos altas antenas de servicios telefónicos junto a este santuario de la historia azapeña.
El complejo se encuentra sobre una loma al pie de la cadena de cerros que flanquea ese costado del valle, y como suele suceder con esta clase de asentamientos precolombinos del desierto, se tiene desde allí una hermosa y estratégica visión de todo este paisaje en la Región de Arica y Parinacota, incluyendo la vista del mar y del mismísimo Morro de Arica.
Se accede a este sitio por un camino de tierra entre predios agrícolas del sector de Las Maitas, sendero rural que se desprende de la Ruta A-33 y que va contorneando las faldas del cerro hasta tomar cierta altura precisamente en el tramo donde se encuentran las ruinas. Un monolito y señales informativas advierten desde la carretera que se está en el camino hacia el pucará, mientras que una piedra de cara plana con inscripciones talladas en ella, recibe a los turistas tras un precario cerco, presentándole el lugar en que se encuentran: "Museo de Sitio Complejo Habitacional San Lorenzo".

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook