sábado, 31 de octubre de 2015

LA COLUMNA TRAJANA: UNA MONUMENTAL Y MAGNÍFICA CRÓNICA DE LAS GUERRAS DACIAS

Grabado en base a aguafuerte, 1785, con la columna y su entorno (estampa antigua).
Coordenadas: 41°53'44.92"N 12°29'3.47"E
Es mundialmente conocida como la Columna Trajana o Columna de Trajano; Colonna Traiana más localmente, aludiendo al Emperador Trajano que la hizo erigir allí en la cabecera del Foro Imperial Romano cerca del Monte Quirinal, con más exactitud al Norte del Foro Trajano con su imponente mercado y teniendo por vecinos en nuestra época a la Iglesias del Santísimo Nombre de María y de Santa María de Loreto, y al Altar de la Patria al otro lado de la Via dei Fori Imperiali, avenida paraíso de los amantes del mundo románico y la arqueología imperial.
De estilo dórico romanizado, tan hermosa ha sido por dos mil años esta obra que el artista Miguel Ángel solía decir que ninguna otra ciudad alcanzarían la perfección artística de Roma, porque no tenían la Columna Trajana. Sería la que inspiró a Napoleón, además, para ordenar la creación de la esplendorosa Columna de Bronce de Austerlitz, en París, en 1806.
César Nerva Trajano Augusto, que gobernó desde enero del año 98 hasta su muerte en agosto del año 117, ordenó levantar esta sorprendente estructura como la más alta visible en el foro que también lleva su apellido, con sus más de 39 metros de altura contando el pedestal con plinto y la estatua, culminándose los trabajos en el año 113 ó 114 según se calcula. El registro de los Fastos Ostienses proporciona una fecha muy precisa de inauguración: 12 de mayo de 113. Su tamaño es intencionalmente el mismo que alcanzara una colina o peñón que allí existió y que fue removido para la construcción del Foro de Trajano, recordándose su altura con la misma columna.

martes, 27 de octubre de 2015

LOS SABROSOS DIGÜEÑES, DESDE EL BOSQUE SUREÑO A LA MESA

Ilustración de "Botánica indígena de Chile", de Ernesto Wilhelm de Mösbach.
Retornaré un rato a mi Chile querido con esta entrada, gracias a las fotografías de recolección de digüeñes o dihueñes que me facilita generosamente mi amigo Juano, sureño por ancestros y por adopción, además de viejo camarada de correrías nocherniegas hasta su sana decisión de optar por la abstención absoluta con la bebida, buscando una vida más calma y reflexiva en esas tierras benditas. Estas imágenes corresponden a su reciente expedición al sector de bosques entre Purranque y Frutillar, cerca del Lago Llanquihue en la Región de los Lagos.
Apodadas algunas veces como "trufas de las ramas", aludiendo al célebre hongo de las raíces y comparándolo con su calidad y demanda, y también motejado como "perlas de bosque" o "fruta del roble", el digüeñe ha sido una maravilla culinaria no tan conocida fuera del territorio en donde crece de manera salvaje en nuestro país, a pesar de sus enormes posibilidades comerciales. Hasta hace unos años atrás, una chica lo vendía con su novio en Santiago, en un carretón cargado de estas esferas doradas que traía desde Temuco y cobrando "por taza llena" la medida de compra, cerca de la Estación Central, en la Alameda. Incluso el célebre documentalista y aventurero survivor inglés Bear Grylls, se dio el gusto de devorar algunos crudos y recomendarlos en su serie "Man vs. Wild", llamada "A prueba de todo" para el público  hispanoamericano, en un capítulo dedicado a la Patagonia y rodado por el sector de Monte Fitz Roy y los glaciares del aquellos paisajes australes e indómitos.

viernes, 23 de octubre de 2015

EL SANTUARIO DE LOS SANTUARIOS: TESOROS HISTÓRICOS Y RELIGIOSOS DEL SANCTA SANCTORUM Y LA ESCALERA SANTA

Altar con el Santissimi Salvatore Acheiropoieton del Sancta Sanctorum de Roma.
Coordenadas:  41°53'13.63"N 12°30'24.77"E
Sancta Sanctorum puede traducirse del latín como Santo de los Santos o Santo Santísimo, para referirse a un depósito de reliquias u objetos cotizados como santos. El que trataré aquí se ubica casi vecino a la enorme Archibasílica de San Giovanni in Laterano y al actual Palacio de Laterano (Letrán) en Roma, frente a las plazas donde está acceso a estos edificios cuyas magnitudes opacan un poco al que nos interesa describir, relegándolo a un injusto lugar secundario en la percepción del turista que discrimina por volúmenes y majestuosidades.
Suele afirmarse que los templos de Roma consagrados a la imagen de San Lorenzo, mártir del cristianismo quemado vivo en una parrilla en el siglo III, son siete, destacando entre los principales el Extramuros (junto al cementerio), el de Lucina y el de Panisperna. Sin embargo, muchas de estas cuentas y revisiones suelen dejar de lado a este templo y santuario del Sancta Sanctorum y de la Escala Santa en el barrio de Monti, que en su origen fuera una capilla dedicada también a dicho diácono mártir de origen español, razón por la que el edificio es conocido hasta ahora también como la Iglesia de San Lorenzo in Palatio ad Sancta Sanctorum o bien como la Capilla de San Lorenzo in Palatio.

jueves, 15 de octubre de 2015

EL PUB "CUCCAGNA": INICIÁNDOSE EN LOS ESPARCIMIENTOS BOHEMIOS DE ROMA

Coordenadas:   41°53'51.44"N 12°28'23.49"E
En Roma, las categorías formales de los establecimientos comerciales pueden inducir a errores al forastero: acá los bares son más bien cafés devenidos en expendios de bebidas, incluidas a veces cervezas y tragos. Puede haber hasta música en vivo sonando desde el interior o bajo los toldos de los bares romanos que capean la lluvia, pero ni siquiera esto garantiza que uno se encuentre con los grandes mesones y barras de botellas que podría esperar de un bar tipo americano o inglés.
Mi primera experiencia como cliente de un auténtico bar de mezcladora y mesón en Roma, fue en uno de los más conocidos restaurantes de esta ciudad: el pub "Cuccagna", sitio tradicional instalado desde 1972 en la Vía de la Cuccagna, en el número 18, al lado del Palacio Braschi sede del Museo di Roma y a pasos de la concurridísima Piazza Navona. Debe tratarse de uno de los lugares más transitados de la urbe por miles de turistas y locales, pasando por estas calles estrechas y entre edificios típicamente romanos, donde las centurias y los períodos se entremezclan y confunden. Estudiantes, extranjeros y parejas parecen ser los más fieles visitantes del pub, atendidos cordialmente por mozos que provienen principalmente de países de las costas bengalíes, que han venido a hacer futuro en Roma, como muchos otros de sus compatriotas.

miércoles, 14 de octubre de 2015

EL PUENTE DUCA D'AOSTA: PRESENCIAS Y HERENCIAS DEL URBANISMO DE LA ITALIA FASCISTA

Imagen fotográfica del puente en postal turística de los años 50. Al fondo, se observa el Obelisco de Mussolini y los campos deportivos del Foro Itálico, donde se ubicará el futuro Estadio Olímpico.
Coordenadas: 41°55'52.00"N 12°27'38.80"E
Por más que se pretenda haber unificado ya el discurso entre los italianos sobre su propio pasado más reciente y discutido, las huellas de Benito Mussolini y el fascismo están por todos lados en la ciudad de Roma, en algunos sitios tan evidentemente que los intentos por contrarrestar la potencia de sus presencias (sin tener que recurrir a la negación más tosca, bruta o destructora) han logrado ser del todo eficaces. Manteniendo las proporciones, así como algunos chilenos aún en no han logrado fumar la pipa de la paz con las huellas del primer período de Carlos Ibáñez del Campo, en la ciudad romana quizás muchos ya hayan tenido que resignarse sólo a medias con el hecho de convivir con el volumen y la impronta de los años fascisti en Italia, cuyo legado visible resulta especialmente palpable en el neo-monumentalidad y la grandeza de las obras públicas ejecutadas bajo la bandera de progreso que quiso ostentar el Duce ante el resto del mundo.
Un caso como el descrito es el relacionado con el Ponte Duca d'Aosta (Puente del Duque de Aosta), singular paso vehicular y peatonal que cruza el Río Tevere (Tíber) conectando la vía de la  Lungotevere Maresciallo Cadorna y la Piazza Lauro de Bosis con la Lungotevere Flaminio y las plazas de Ammiraglio Thaon di Revel, justo entre los barrios distritales de Flaminio y Della Vittoria. Ubicado entre dos puentes peatonales, el de la Música de Armando Travajoli y el Milvio, resulta altamente funcional para el tránsito vehicular y la locomoción colectiva en este sector de la ciudad.

lunes, 12 de octubre de 2015

LA BASÍLICA DE SANT'AMBROGIO E CARLO AL CORSO: CUATRO CENTURIAS DE IMPONENTE BARROCO EN ROMA

Fachada del templo y de las dependencias, hacia fines del siglo XVII.
Coordenadas:  41°54'19.34"N 12°28'40.43"E
Conocida más popularmente como el templo de San Carlo al Corso (San Carlos en el Corso), su magnífica fachada de yergue altiva en la famosa Vía del Corso de Roma, con  su crucero dando forma también a las calles laterales Via della Tribuna di San Carlo y Vicolo del Grotinno, mientras que su hermoso ábside se levanta en Via di Ripetta formando parte del entorno de la Piazza Augusto Imperatore y del gran mausoleo del soberano. Los edificios del claustro de la Archicofradía de Lombardos a la que pertenece este complejo, están a los costados y con pequeños patios interiores que han quedado prácticamente escondidos entre las edificaciones. Un pequeño corredor conecta interiormente estas dependencias más sencillas con el templo reluciente de magníficos estucos, mármoles, oropeles, su órgano de tubos y el vía crucis en relieves de bronces y policromados decorativos.
La historia específica del perfecto actual edificio, tan cargado del estilo barroco religioso italiano, comienza en 1610 y con una idea concebida apenas se completa exitosamente el proceso canónico del arzobispo y gran benefactor milanés San Carlos Borromeo de Borgianni (1538-1584), el 1° de noviembre de ese año, por el papa Paulo IV, acontecimiento sucedido sólo dos días antes del aniversario de su muerte acaecida a consecuencia de sus fatigantes trabajos de servicio a la comunidad. Poco después, el cardenal Federico Borromeo de Milano donaría un relicario con el corazón del santo que había sido su primo, pieza que es atesorada dentro de la iglesia como una de las más valiosas.

sábado, 3 de octubre de 2015

CAPITÁN JOSÉ MARÍA SALCEDO: UN CHILENO QUE FUE EL PRIMER COMANDANTE DEL "HUÁSCAR"

Retrato del Capitán José María Salcedo.
¿Cuántos sabrán en nuestros días que el encargado de construir el monitor "Huáscar" y traerlo a territorio peruano como su primer comandante, fue nada menos que un capitán un chileno? En tiempos donde existen tantos afanes de revisar la historia de la Guerra del Pacífico, generalmente más desde las ideologías o las pasiones que desde el verdadero aporte de datos que han pasado poco advertidos, su nombre y su interesante rol antes del conflicto sigue siendo de conocimiento más bien restringido, casi olvidado, y su historia vaga dispersa por distintas fuentes.
José María Salcedo nació en Concepción, el 16 de noviembre de 1809. Era nieto del funcionario realista don Manuel Salcedo, natural de Vizcaya llegado a la ciudad penquista, donde ocupó el cargo de Comisario General muriendo en 1762. Su padre fue el oficial de Dragones don Antonio Salcedo y Ugalde, miembro de la Caballería del Ejército con participación en las fortificaciones de Corral y las campañas contra los levantamientos pehuenches. Su madre era la chilena Margarita Carvallo, también de Concepción.
Las ideas realistas de su padre y su lealtad militar a la corona tras ser ascendido a Capitán General, en 1810, llevaron a la familia a emigrar a Perú hacia el año 1818, cuando se consumaba la Independencia de Chile. Ahí comenzaría su vínculo con el país incásico y una historia de vida que mantendría su corazón dividido entre dos banderas.

jueves, 1 de octubre de 2015

HISTORIA URBANÍSTICA Y ARQUITECTÓNICA DE UNA MANZANA ENTRE ALAMEDA, AHUMADA, MONEDA Y BANDERA (PARTE II: CALLES INTERIORES Y EDIFICIOS POSTERIORES)

Calle Nueva York hacia 1920, en fotografía de los archivos del Museo Histórico Nacional. El edificio Ariztía, atrás, está prácticamente terminado, el de La Bolsa a su lado ya está en funciones, y el del Club de la Unión aún está en construcción, con las obras aún ejecutándose tras los biombos de tablas. A la derecha, se observa el antiguo edificio de arcadas y dos pisos (tres contando el del altillo) que se levantó hacia la misma época, y cuyo espacio tras la demolición fue ocupado por los edificios Ossandón y Nueva York, entre otros.
Coordenadas: 33°26'34.26"S 70°39'4.12"W
En en artículo anterior, correspondiente a la primera parte de esta entrada relacionada con la manzana situada entre Alameda Bernardo O'Higgins, Ahumada, Moneda y Bandera, repasamos algo de su historia original en la ciudad de Santiago, partiendo por la época en que era el terreno de las monjas agustinas que fuera loteado en distintas etapas, entre 1850 y 1912.
A partir de aquellas últimas ventas del terreno, producidas cuando las monjas trasladan su convento al sector de avenida Vicuña Mackenna, tendrán origen los proyectos urbanísticos y arquitectónicos de los que resultaron los principales edificios del sector (La Bolsa, La Unión, Ariztía, etc.) y la particular configuración de las callejuelas interiores de esta cuadra, astutamente pensadas para la conexión entre la calles mayores del entorno y la circulación en un esquema muy distinto al que permite el damero predominante en el trazado de la capital chilena.
En este artículo, entonces, concluyo el repaso por la manzana y sus puntos principales de observación.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook