sábado, 28 de diciembre de 2013

CUANDO AVENIDA MATTA ERA LA ALAMEDA DE LOS MONOS

Coordenadas: 33°27'32.55"S 70°38'46.70"W
En Chile, siempre se ha llamado coloquialmente como "monos" a las figuras humanas reducidas de tamaño o de alguna connotación graciosa. Así es cómo surgió el nombre de la sombrerería "Donde golpea el monito", por ejemplo, aludiendo a su muñeco mecánico que toca la vidriera de la tienda; o bien el informal título de "monitos" que se da a los dibujos animados y cartoons. Los diseñadores gráficos, por su parte, viven con el estigma de un trabajo identificado popularmente con la banal definición de "hacer monitos"; en tanto, los niños son "monos chicos" y los copiones hacen todo "por monos", por meros imitadores.
Podrá sonar extravagante, pero dentro de esta etimología simiesca alguna vez tuvimos hasta una arteria alusiva a los "monos", correspondiente a una de las actuales avenidas más importantes de la capital chilena. Es claro, sin embargo, que se ha ido perdiendo parte de la memoria sobre el origen de la Avenida Manuel Antonio Matta, que mucho antes de ser tal fue la llamada la Alameda de los Monos o Cañada de los Monos, cuando no era más que un callejón rural en el que se fueron colocando ferias ganaderas y agrícolas, seguidas de lujosas quintas, a pesar de que el entorno a veces resultaba penoso y peligroso.

martes, 24 de diciembre de 2013

LA TRÁGICA Y HERMOSA ESQUINA DE FABITA EN BARRIO MAPOCHO

Coordenadas: 33°25'59.48"S 70°39'26.62"W
Este texto de mi autoría pertenece originalmente al capítulo titulado "Otro ángel caído", del tomo II de mi libro "LA VIDA EN LAS RIBERAS: crónicas de las especies extintas del Barrio Mapocho" (pág. 359 a 361), publicado en versión digital en la siguiente dirección: issuu.com/urbatorium/docs/la_vida_en_las_riberas_tomo_dos. Como nota de actualización, corresponde decir que estas instalaciones de la animita fueron totalmente arrasadas hace un par de años, aparentemente por decisión de las autoridades, eliminándose todo vestigio de ella en la esquina donde se encontraba.
La ribera opuesta también ha adicionado a su paisaje los vestigios de tragedias similares a la de Mauricio Andrés y en las que la partida traumática e inesperada ha dejado esa ilusión de una energía milagrosa y gentil en el lugar donde se posó el dedo de la muerte. Existe un caso más reciente que el acabado de ver, de hecho.
Fabiola era una chica de bajo tamaño y un poco gordita, nos dicen. Usaba su liso pelo aclarado y siempre parecía sonreír, pese a haber sobrellevado sus 30 años con algunas dificultades. Había algo cándido e infantil en ella, en Fabita, como le llamaban sus amigos: alguna secreta inocencia que le hacía verse de menos edad y mayor vitalidad. Integraba un club religioso que agrupa a sordos y oyentes de Maipú, llamado Comunidad Manos de Alelí, pues tenía un sobrino afectado por esta limitación. No hay duda: siempre fue una mujer muy querida entre los suyos.

EL DULCE AROMA DE UN MISTERIO: LAS CERÁMICAS PERFUMADAS DE LAS MONJAS CLARAS

Piezas de cerámica perfumada clarisa. Imagen de 1960, publicada en Memoria Chilena.
Coordenadas: 33°26'13.68"S 70°39'2.52"W (ex Convento de Santa Clara) / 33°30'38.66"S 70°45'58.79"W (Museo del Carmen) / 33°26'31.51"S 70°38'44.70"W (Museo Histórico Nacional)
Hubo una época de Santiago en que, para estas fechas navideñas, un regalo figuraba entre los más cotizados: las cerámicas ornamentales de greda perfumada que se producían en el convento de las religiosas clarisas. Correspondían en la mayoría de los casos a recipientes o miniaturas de greda cocida, policromadas con esmaltes y con esa característica del agradable aroma a flores y bálsamos que expelían al ambiente, en el caso de la vajilla aportando un saludable toque herbal a los alimentos o bebidas.
Las fabricantes de estas piezas eran las Monjas de la Orden de Santa Clara, famosas también por su producción de dulces y confites, que se establecieron en Santiago en un solar de La Cañada (Alameda) donde se levantó su gran convento, cerca del Cerro Santa Lucía y frente al complejo de San Juan de Dios, en 1604. Como ocupaban el lugar donde está ahora la Biblioteca Nacional, en aquellos años la calle Mac Iver era llamada calle de las Claras precisamente por la presencia de las monjas clarisas allí en la esquina con la Alameda. Un grupo de ellas, sin embargo, se trasladó -tras una disputa al interior de la orden- hasta otro terreno cedido por don Alonso del Campo en la cuadra al Norte-oriente frente a la Plaza de Armas, donde permanecieron por cerca de 140 años hasta que don Bernardo O'Higgins enajenó esos terrenos y los vendió hacia 1821 para poder financiar los gastos militares de las guerras de la Independencia. Recuerdo de aquella pasada es el nombre que recibe la calle donde estaban junto a la plaza: Monjitas.

¿POR QUÉ LE DECIMOS VIEJITO PASCUERO A SANTA? (Diario "Publimetro", martes 24 de diciembre de 2013)

Nota "¿Por qué le decimos Viejito Pascuero a Santa?" de Mario Valle, publicada en el diario "Publimetro" del martes 24 de diciembre de 2013. Link al artículo original: http://www.publimetro.cl/nota/cronica/por-que-le-decimos-viejito-pascuero-a-santa/xIQmlx!TQroUbLkh2p/ (Clic encima de la imagen para ampliarla).
Chile es el único país de Latinoamérica que no utiliza los términos Papá Noel o Santa Claus para referirse a este personaje. Una iniciativa de una tienda de juguetes es la principal teoría.
Papá Noel, Santa Claus e incluso San Nicolás, pero no, Viejito Pascuero es la forma en que los chilenos nos referimos al mítico hombre de edad que trae los regalos para los niños en Navidad, término que se ocupa sólo en nuestro país dentro de Latinoamérica y el mundo.
Si bien no existen explicaciones precisas sobre esto, hay un par de teorías que intentan explicarlo.

lunes, 23 de diciembre de 2013

EL MUSEO DE SITIO COLON 10: LA "CASA DE LAS MOMIAS" JUNTO AL MORRO DE ARICA

Coordenadas: 18°28'50.33"S 70°19'17.95"W
Colón 10, a un costado del Morro de Arica y en la pendiente hacia el Santuario de la Virgen del Carmen que allí existe, es uno de los sitios de mayor valor arqueológico y antropológico en Chile, por tratarse de la casa donde se encontró, en el año 2004, un impresionante cementerio precolombino que regresa a la luz del conocimiento parte de la historia más antigua y ancestral de la ciudad.
La casa del actual museo de sitio está construida en un sector que podría remontarse a los tiempos cercanos a la Guerra del Pacífico hasta el período del cambio de centuria, aunque ésta en particular parece corresponder a fines del siglo XIX. Es una típica vivienda de madera e influencia inglesa de transición entre el estilo georgiano y el victoriano, con fachada sencilla y abalaustrada, en este caso adaptando la planta y los levantamientos a la inclinación claramente ascendente del terreno. Ya en sí misma, esta propiedad era una antigüedad interesante para la urbe.
A pesar de todo, nadie se hubiese esperado que allí, tan cerca del Morro, la casa hubiese estado levantada en realidad sobre un ancestral cementerio indígena de unos 4 mil años, calidad que obligó a convertir el recinto en museo de sitio actualmente administrado por la Universidad de Tarapaca. El personal del recinto supone, además, que el enterramiento total abarca el subsuelo de las casas vecinas y probablemente de todo este costado del peñón, pero el museo permanece reducido, por ahora, sólo a esta propiedad. No es un dato menor, además, el descubrimiento de otros enterramientos en terrenos del "Hotel Savona" (marzo de 2005) a poco más de una cuadra de aquí, en calle Yungay.

miércoles, 18 de diciembre de 2013

LA MISTERIOSA MALVINITA DEL CEMENTERIO MUNICIPAL DE TOCOPILLA

Coordenadas: 22° 4'56.19"S 70°11'32.08"W
Es toda una curiosidad la presencia de un gran altar funerario con animita dedicado a Malvinita Araya en el Cementerio Municipal de Tocopilla, al fondo de la calle principal de acceso. Ni siquiera los tocopillanos tienen del todo claro su origen, y algunos discuten aún si se trata sólo de un mausoleo dedicado a la animita o bien si hay alguna persona allí sepultada.
Malvinita es una de las animitas más populares de Chile: correspondería a una niña fallecida en trágicas circunstancias familiares el 15 de octubre de 1956, según comenta Oreste Plath, aunque en ciertas fuentes se indica que habría muerto en realidad el 18 de octubre de 1956, como Raúl Besoaín Armijo en su libro sobre la historia de San Bernardo. Fue una niña pequeña o una adolescente de 14 años, asesinada y quemada por su padre en una modestísima vivienda de calle Juanita Aguirre de aquella comuna de la Región Metropolitana. El nombre real de la fallecida efectivamente fue Malvina Araya, aunque su segundo apellido aparece como Molina o Miranda, según cada fuente.
Aunque la leyenda agrega a veces que fue vejada sexualmente por su progenitor, Besoaín Armijo detalla que el asesino ejecutor del crimen fue, según precisó la investigación policial, un joven de 17 años pero que actuó instigado por el padre de la niña, llamado Custodio Araya, sujeto que trabajaba como empleado en la morgue, dado a la ebriedad y maltratador, que agredía constantemente a su mujer Carmen Miranda, violencia en la que Malvina solía intervenir en favor de su madre hasta que la furia de su padre terminó de descontrolarse y precipitó los hechos. Ciego de ira contra su propia hija, el borracho abusador proveyó al muchacho de un líquido altamente inflamable y usado para disecar cadáveres en su trabajo, exigiéndole que lo empleara para quemar viva a la pobre niña, la que acabó su existencia convertida en una antorcha humana.

UN EJERCICIO DE "LUGARIZACIÓN": POSIBLE IDENTIFICACIÓN DEL INMUEBLE DONDE HABRÍAN ESTADO LOS CUERPOS DE PRAT Y SERRANO EN 1879

Coordenadas: 20°12'44.04"S 70° 8'49.16"W
Modernamente, se habla de lugarización histórica al trabajo de especificar el espacio geográfico real y su contexto material en que tuvieron lugar los hechos narrados por la crónica o la historiografía, tendencia que parece haber sido introducida (o al menos difundida) desde los enfoques patrimonialistas con orientación a la "puesta en valor" de esos mismos espacios, pero que estuvo largo tiempo ausente en las escuelas más tradicionales de la disciplina histórica. Ya he comentado algo sobre el acto de lugarización en un otro artículo.
Un interesante ejemplo de lugarización de espacio podría estar teniendo ocasión en estos mismos momentos en Iquique, gracias a la revisión de antecedentes que, si bien no revisten la novedad indiscutible de un dato inédito, sí involucraron un ejercicio concreto de comparación de espacios y relecturas de datos bajo una mirada más astuta e informada, que al parecer pocos habían realizado en este caso específico: la ubicación de un hospital donde se habrían realizado las autopsias y la primera inspección médica de los cuerpos de los héroes de Iquique, el Capitán Arturo Prat Chacón y el Teniente Ignacio Serrano Montaner.
Es un posible ejercicio de lugarización que, además, tiene algún alcance revisionista, pues de confirmarse cierto podría llegar a corregir una referencia espacial que casi se ha perpetuado sobre el sitio en que fueron revisados los cuerpos de los dos héroes y que estaría errada. Esto, por supuesto, en caso de ser correcta la nueva identificación que se ha hecho de tal punto en el plano urbano histórico de Iquique, en un inmueble que aún existe.

lunes, 16 de diciembre de 2013

DEVELANDO UN MISTERIO ANCESTRAL (PARTE IV): UNA MIRADA A LAS COORDENADAS SACRAS DE LA URBE Y A LA FUNCIÓN MÍSTICA DEL CERRO "HUELÉN"

Croquis del Santiago de 1552, por Tomás Thayer Ojeda, con la "inclinación" real de la ciudad.
Coordenadas: 33°26'16.47"S 70°39'1.95"W (Plaza de Armas) / 33°26'26.04"S 70°38'37.02"W (Cerro Santa Lucía)
Me aventuro ahora en la cuarta y también penúltima parte de la serie que inicié con el título general "Develando un misterio ancestral", para exponer parte de los resultados de investigaciones sobre el pasado incásico y sacro del Valle del Mapocho, partiendo por el estudio del arqueólogo Rubén Stehberg y del historiador Gonzalo Sotomayor, sobre la existencia de un asentamiento de aquella órbita cultural anterior a la fundación oficial de la ciudad de Santiago.
En la segunda parte, vimos las evidencias de las crónicas coloniales que avalarían los resultados de dicho estudio publicado por el Museo Nacional de Historia Natural; y en la tercera echamos una mirada al trabajo realizado por los arqueoastrónomos e investigadores Patricio Bustamante y Ricardo Moyano, complementándose perfectamente con los planteamientos de Stehberg y Sotomayor.
A mayor abundamiento sobre la parte anterior de esta serie, Bustamante y Moyano sostienen la existencia de una red de "ceques" o líneas de una geografía sagrada dentro del Valle del Mapocho y con centro ceremonial y geográfico en la actual Plaza de Armas, condicionadas por puntos de referencia con relación a solsticios y equinoccios, que incluso determinarían el trazado de sendas hoy convertidas en calles céntricas como Bandera y Catedral-Monjitas.

viernes, 13 de diciembre de 2013

EL "WATEREE": LAS CALDERAS DE UN NAVÍO VARADO EN LA ORILLA DEL TIEMPO

El "Wateree" varado en tierra firme. Fuente imagen: http: History.navy.mil
Coordenadas: 18°26'30.54"S 70°18'11.52"W
El USS "Wateree" pertenecía a la Armada de los Estados Unidos de América y fue construido por la Reaney, Sons & Archbold en plena Guerra de Secesión, en astilleros de Chester, Pennsylvania. Lanzado al mar el 12 de agosto de 1863, nadie sospechaba entonces que la corta historia de este buque diseñado originalmente para navegación fluvial, iba a concluir en lejanas tierras del Hemisferio Sur y en aguas muy distintas a las de ese Océano Atlántico que tocó en su día inaugural.
El "Wateree" correspondía a un modelo de navío a vapor con casco metálico e interiores de madera. De 62 metros de eslora por 11 metros de manga, disponía de doble timón (proa y popa, clase double-ender), una chimenea central, dos mástiles y fondo plano sin quilla, dotado de grandes ruedas-molinos laterales de paletas para el desplazamiento, algo usual en la navegación de ríos como el Mississippi o el Minnesota en aquellos años. Dotado de cañones y otras armas, el buque desplazaba 974 toneladas y su velocidad era de 10 nudos.
En enero de 1864, el navío fue incorporado a la Escuadrilla del Pacífico de Philadelphia y pasó por el Cabo de Hornos bajo dirección del Comandante F. E. Murray. Se mantuvo en este servicio hasta el final de la guerra civil. Tras reparaciones realizadas en San Francisco, California, en 1866 pasó a integrar la Escuadrilla del Pacífico Sur, destinada a cautelar, observar e informar de la normalidad de las actividades comerciales que tocaban los intereses de las flotas mercantes de los Estados Unidos, sin que fueran perturbadas por cuestiones políticas o abusos en puertos extranjeros.

miércoles, 11 de diciembre de 2013

EL DEDO MÁGICO DEL INDIO FUEGUINO DE BRONCE EN PUNTA ARENAS

Imagen del indio fueguino del monumento, con el pie reluciente a causa de los "saludos" y "despedidas" de los que es objeto a diario. Fotografía facilitada por mi amigo y colaborador Rodrigo Arias.
Coordenadas: 53° 9'45.64"S 70°54'28.90"W
No es exactamente una animita, pero el culto y la veneración del indio fueguino representado en el Monumento a Hernando de Magallanes de la Plaza Muñoz Gamero de Punta Arenas, tiene ciertas características de leyenda y de  devoción que lo vinculan a las formas en que tiene lugar el ejercicio de la fe popular, además de enredarse su mito propio con el de la más famosa animita magallánica: la tumba milagrosa del Indio Desconocido. Recientemente, he abordado en otro sitio la historia de este histórico e icónico monumento de Punta Arenas, financiado por la familia Menéndez y confeccionado por el artista escultórico Guillermo Córdova, que fuera inaugurado en noviembre de 1920 en el marco de las celebraciones de los 400 años del Descubrimiento del Estrecho de Magallanes.
Son dos los indígenas representados en el enorme conjunto conmemorativo de 9 metros: uno patagón continental y otro patagón fueguino. Este último, que en el convencimiento general es tomado por correspondiente a un ona (llamados también selknam, aunque técnicamente éste era más bien un grupo dentro de los onas), yace sentado en el costado derecho, con un arco en las manos y con una pierna colgado. Este enorme pie, casi como símbolo de esas huellas gigantes que dieron origen al nombre de la Patagonia y los patagones por parte de los marinos ibéricos, enfrenta a los visitantes con su bronce muy dorado y pulido a diferencia del resto de las imágenes, a causa de los cientos de besos y caricias que recibe diariamente como forma de hacerle peticiones de fortuna o sólo por cumplir con la pintoresca tradición de locales y de viajeros.

CÓMO PUDO HABER SIDO Y CÓMO NO FUE EL EDIFICIO DEL CLUB DE LA UNIÓN

El edificio del Club de la Unión, poco después de inaugurado (Archivo Chilectra).
Coordenadas: 33°26'36.06"S 70°39'5.10"W
Por lo corriente, se puede leer en las distintas fuentes disponibles que la historia del edificio del Club de la Unión en Alameda con Bandera, Monumento Histórico Nacional desde 1981, comienza con planos realizados por el conocido arquitecto nacional Alberto Cruz Montt en 1916, con obras concluidas en 1925 cuando se entregan al uso las dependencias. El pomposo inmueble se destaca desde entonces por su estilo neoclásico francés muy monumental y elegante, con innumerables características que lo hacen único en Chile y que algún día, en una próxima entrada, intentaré abordar con mayor abundamiento.
Por ahora, sin embargo, quisiera hacer un aporte interesante que encuentro en una edición de la revista "Zig Zag" de octubre de 1912: los proyectos arquitectónicos que fueron presentados al concurso oficial del Club de la Unión para elegir el diseño del que iba a ser su edificio. Se trata de una colección de 11 imágenes, incluida la ganadora, donde se pueden leer algunos de los nombres más conocidos e importantes de la generación de arquitectos de aquellos años, todos proyectos muy bellos y atractivos, muy coincidentes con el aspecto del Santiago que ya se nos está extinguiendo.
Antes de comenzar, sin embargo, creo conveniente hacer notar algo sobre la fecha de esta fuente y la realización del concurso abierto fue en 1912, mismo año en que se adquirieron los terrenos para el edificio y en donde antes estaba una propiedad de las monjas agustinas cuyo suelo fue loteado y vendido, y donde ya existía un edificio comercial de tres pisos hacia el lado de Alameda, precisamente donde está el Club. Hay al menos tres cosas importantes a saber:

martes, 10 de diciembre de 2013

LA CASA TORO LORCA: RECUERDO DEL PASADO ARISTOCRÁTICO DE LA CALLE ATACAMA DE COPIAPÓ

Coordenadas: 27°22'7.38"S 70°19'57.89"W
A poco más de una cuadra de la Plaza Prat, en calle Atacama 740 entre Colipí y Vallejos, está el elegante palacete decimonónico conocido como la Casa Toro Lorca, distinguido inmueble de bello diseño y equilibradas proporciones que, a pesar de encontrarse en el casco histórico de la ciudad, muchas veces es olvidado por guías y tours, como si se le negara su valor como vestigio de la próspera primera época de fiebre minera de Copiapó.
La Casa Toro Lorca es parte de una gran cantidad de edificios patrimoniales que surgieron durante esos días de la bonanza argentífera, y que incluyen el palacio de los Matta donde está el museo, la ex Mansión Viña de Cristo y otros referentes que la cultura urbana que la ciudad hoy agradece. Salvo por una escueta información que encuentro en documentos como "Fundición y territorio: reflexiones históricas sobre los orígenes de la Fundición Paipote" de María Angélica Apey Rivera, sin embargo, parece haber poco publicado sobre la misma casona.
Su estilo combina rasgos neoclásicos con algo de arquitectura inglesa de tránsito georgiano-victoriano, según mi impresión, además del carácter solariego que se buscó darle a ésta y a varias otras residencias aristocráticas de la época. Aunque se eleva sólo un piso, su interior es de gran altura y amplitud, con espacios distribuidos entre pasillos y tabiquería con una gran sala principal. Lo que más destaca, sin embargo, es la característica fachada con columnas dórico-románicas, hechas en madera labrada y distribuidas en cuatro pares geminales más dos extremas únicas, sosteniendo el techo sobre el corredor que existe en el frente de la casa. La fábrica general incluye una armoniosa proporción de madera de roble y de pino Oregón, con albañilería a base caña de Guayaquil y adobe sobre un sólido sillar con bordes de piedra canteada.

lunes, 9 de diciembre de 2013

OTRA EXTINCIÓN EN MAPOCHO: EL EX COMPLEJO DE LA FIRMA SALOMÓN SACK EN CALLE MORANDÉ

Puerta artística con enrejado art decó, donde estaba el acceso a la casa central de la S. Sack y después la entrada a la fundación del mismo nombre, por el lado de San Pablo 1179 esquina con Morandé.
Coordenadas: 33°26'1.36"S 70°39'15.34"W
Hubo un tiempo en que Morandé era una bullente y activa calle hacia el sector del Barrio Mapocho y de la Estación del Ferrocarril, con bohemios locales casi desprendidos del llamado "barrio chino" de la vecina calle Bandera, como el club-restaurante "La Querencia" y su sucesor actual en el mismo espacio, "Donde Piñita", además de un intenso movimiento de pasajeros de los trenes, los hoteles o de la desaparecida Terminal de Buses Norte, recintos sobre los cuales desembocaba la calle. Contrasta su actual especto lánguido con el de aquellos buenos días.
Hoy, estas últimas cuadras de Morandé hacia el poniente parecen más un centro urbano devastado: a la inminente y controvertida demolición del hermoso Edificio de Conservación Histórica de la esquina con Rosas (se realizará el próximo mes, según me confesaron los propios trabajadores que ahora desmantelan sus interiores), se suma la reciente desaparición total del edificio del Palace Hotel en la esquina opuesta, producto de los daños estructurales severos que sufrió con el terremoto del 27 de febrero de 2010. En sus bajos funcionaban, entre otros, el célebre bar-restaurante "El Olímpico", favorito de los estudiantes de la vecina escuela de teatro de la Universidad de Chile y que se ha ubicado ahora sólo un poco más allá por calle Rosas, y el antiguo negocio de telas de don José Musa, al que he dedicado ya una entrada anterior en este sitio.

LA CASA IQUIQUEÑA DE LA CARIDAD: EL HOGAR DE ANCIANOS Y LA CAPILLA DE SAN VICENTE DE PAÚL

Coordenadas: 20°13'25.28"S 70° 8'48.30"W
La misión caritativa de San Vicente de Paúl tiene un conocido referente en Iquique: e hogar y la capilla bajo su nombre, que están ubicadas en la esquina de Manuel Rodríguez  905 con calle Amunátegui, y debe ser uno de los complejos relacionados al servicio religioso más modernos de todo el Norte Grande, ejerciendo una importante labor social en favor de los ancianos.
Atendido por las Hermanas de la Caridad y administradas por la Sociedad de San Vicente de Paúl, este inmueble es de reciente factura: el Hogar y la Capilla fueron inauguradas recién en 1999, y si bien oficialmente se habla de "restauración" del antiguo edificio, la opinión general que escucho en Iquique es que debió ser rehecho completo para su nueva entrega al servicio ese año.
Hay que remontarse un poco para conocer su historia. El servicio de la Pastoral de Salud en Iquique fue iniciado en 1986 por la misionera franciscana Ana María Crespo, comenzando sus actividades con 15 voluntarias. Posteriormente, la Pastoral pasa a ser dirigida por la Compañía de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl. La instancia cumple hasta ahora funciones en el Hogar de Ancianos San Vicente de Paúl y en la Fundación Nuestra Señora del Carmen, para ancianos y para contagiados de SIDA respectivamente.

viernes, 6 de diciembre de 2013

HUELLA DE UN CRIMEN EN COPIAPÓ: LA ANIMITA DE CRISTIÁN VÁSQUEZ JUNTO AL CEMENTERIO

Coordenadas:  27°22'21.20"S 70°20'13.51"W
En el sector de calle Cerro Bramador con La Paz, a un costado del Cementerio General de Copiapó y a espaldas del recinto de la estación gasolinera que se halla a la entrada de la ciudad por la Ruta 5 Norte, cuenta desde hace poco con una animita situada allí donde estacionan buses interurbanos, a los pies de una fila de altos eucaliptos. Sitio mal iluminado por las noches, sin embargo, no es precisamente un lugar seguro ni inesperado para un crimen.
Este pedestre sitio de tallares y garajes, donde he visto alguna vez a innumerables perritos callejeros y hasta un indigente loco que paseaba hablando solo en las noches y lanzando proclamas políticas, ha cambiado muchísimo en dos décadas producto de las modificaciones de la calzada, aperturas y cierres de recintos, además de remodelaciones casi improvisadas que se han ido ejecutando. Sin embargo, la animita que apareció allí este año que ya se va, me parece que es toda una novedad, pues no recuerdo haber visto una antes por este sector preciso de la ciudad, hasta ahora.
La casucha pequeña y sencilla, de baldosas blancas y azules con techo de latón, está dedicada a un muchacho llamado Cristián Alfredo Vásquez Vásquez. Según un sencillo papel colocado en su interior y escrito a mano, nació el 11 de febrero de 1990 y cayó allí mismo el 23 de abril de 2013. Siempre tiene flores de plástico y pequeñas ofrendas, no sé si por el entusiasmo que genera en los deudos la instalación fresca de una animita inmediatamente después de la tragedia respectiva, o bien porque en realidad se haya consolidado un "culto" informal para este personaje.

jueves, 5 de diciembre de 2013

LA ESTRELLA DEL ISLAM EN COQUIMBO: EL CENTRO MOHAMMED VI PARA EL DIÁLOGO DE LAS CIVILIZACIONES

Coordenadas: 29°57'47.51"S 71°20'7.77"W
Una de las influencias culturales más negadas de nuestra historia quizás sea la del mundo arábigo y morisco, traída a estas tierras tanto por la vía de los españoles andaluces de la Conquista como por las grandes migraciones de ciudadanos de dicho origen. Este influjo puede encontrarse medianamente visible en elementos tan folklóricos como la estructura musical nuestro baile nacional la cueca (tema abordado por expertos como González Marabolí y Claro Valdés), hasta nuestra tendencia a llamar informal y erróneamente a todo hijo del mundo árabe como "turco", a raíz de una confusión provocada por el arribo masivo de palestinos cristianos que escapaban desde el Imperio Otomano, a principios del siglo XX.
No es de extrañar, entonces, que en su momento ciertos grupos conservadores y cristianos hayan visto con cierta suspicacia la construcción de la hermosa Mezquita de Coquimbo, allí en lo alto de la hasta entonces popular y profana cima del Cerro Dominante en la villa del mismo nombre, especialmente por la competencia que hizo el edificio en las postales de la ciudad a la muy católica e imponente Cruz del Tercer Milenio, disputa perceptiva y simbólica que, para mi gusto, definitivamente ganó el gran centro islámico. Incluso entre la propia comunidad musulmana chilena hubo ciertos alcances de ácida controversia por la construcción del magnífico edificio, por esos días.
El nombre de la Mezquita de Coquimbo es Centro Mohammed VI para el Diálogo de las Civilizaciones. Nació de un proyecto impulsado por parte importante de la comunidad musulmana chilena, que encontró este privilegiado sitio del cerro para instalar el templo justo entrando en la ciudad y a escasa distancia de la Ruta 5 Norte, entre las calles Pedro Nolasco Videla y Juan Antonio Ríos.

miércoles, 4 de diciembre de 2013

POR QUIÉN DOBLAN LAS CAMPANAS: EN EL 150° ANIVERSARIO DE LA TRAGEDIA DE LA COMPAÑÍA

Las campanas de la Compañía de Jesús tal como se observaban en la Parroquia de Todos los Santos de Oystermouth, Gales, poco antes de su envío definitivo a Chile en 2010.
Coordenadas: 33°26'17.07"S 70°39'10.09"W
Estamos ad portas ya del 150° aniversario del infausto Incendio de la Iglesia de San Miguel Arcángel de la Compañía de Jesús, ocurrido el 8 de diciembre de 1863 y que se inscribe entre las peores tragedias de la historia Chile y también de la humanidad, ocurrida allí en donde ahora están los jardines del ex Congreso Nacional y parte de la calle Bandera que, justo en estos momentos, ha arrojado a la luz lo que podrían ser restos del antiguo templo siniestrado y las bases de la vieja calle, gracias a los trabajos de obras públicas que se realizan allí.
Con una cantidad aproximada de 2.000 a 2.500 muertos, el Incendio de la Compañía de Jesús supera en víctimas incluso al fatídico terremoto de Valdivia de 1960 y a internacionalmente famosos casos como el hundimiento del "Lusitania", el "Titanic" o el "Empress of Ireland". De hecho, nuestra tragedia se halla bastante cerca de la cifra oficial de víctimas del Atentado a las Torres Gemelas. Las vidas perdidas en el Infierno de Londres, el Gran Incendio de New York o el catastrófico Incendio de Chicago llegan sólo a una fracción modesta de las muertes ocasionadas por este horrible suceso de nuestra historia.
Como se sabe, todo comenzó con la inflamación de un sector cercano al altar, a causa de la gran cantidad de lámparas ígneas que se había colocado al interior del templo con motivo de la celebración del día de la Inmaculada Concepción y último del Mes de María, llenando el recinto de feligreses, especialmente mujeres y muchachas muy jovencitas. En la desesperación, el público bloqueó las puertas del templo intentando salir y así perecieron miles de personas, sofocadas, quemadas o aplastadas por las vigas ardientes, en una escena siniestra que dejó pesando un tremendo trauma sobre la sociedad santiaguina, a pesar de la tendencia casi vernácula a olvidar.

lunes, 2 de diciembre de 2013

UN SINGULAR INMUEBLE HISTÓRICO: LA CASA GIBBS, DE LA CASA GIBBS

Vieja imagen del inmueble. Se mantiene hoy muy fiel a su aspecto original.
Coordenadas: 23°38'46.44"S 70°24'2.44"W
El edificio de la Casa Gibbs es un hito destacado en el escenario costanero de Antofagasta, con accesos principales por Balmaceda 2499 y Baquedano 108. Desde su construcción, pasado el Primer Centenario, siempre ha dominado la vista de este sector de la ciudad allí cerca del elegante Hotel Antofagasta, aunque desde hace algún tiempo compitiendo parcialmente con otros edificios hoteleros y algunas construcciones más modernas de alrededores.
Actualmente en propiedad de la familia Gaete, el elegante inmueble forma parte de las dependencias de Universidad del Mar, por lo que su próximo destino dependerá de qué suceda después del inminente cierre de esta casa de estudios, que deberá ejecutarse a fines del próximo año. Por ahora, el acomplejamiento nacional de "Área 51" (frustraciones jerárquicas y exhibicionismo de seguridad) parece que está bastante vivo en la administración del edificio, prohibiéndose terminantemente la posibilidad de tomar fotografías interiores y hasta informándose con escasez y desconfianza sobre el conducto necesario para lograr una autorización al respecto.
Las dependencias del soberbio edificio han sido arrendadas por varias empresas y firmas en distintos períodos, pero siempre se le ha recordado por el nombre de aquella compañía que lo ocupara allí y cuya historia ciertamente se enreda con la semblanza de la propia ciudad antofagastina. Hermosas pinturas recreando escenas urbanas de la propia Antofagasta, en la técnica del trampantojo, decoran sus caras Sur y Poniente.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook