viernes, 25 de octubre de 2013

IGLESIA DE SAN AGUSTÍN DE LA SERENA: DESTRUIDA, LLORADA Y RECONSTRUIDA MÁS DE UNA VEZ

El templo antes de la última reconstrucción. Imagen tomada de Memoria Chilena.
Coordenadas: 29°54'2.78"S 71°15'11.08"W (antigua) / 29°54'7.24"S 71°14'48.03"W (actual)
Uno de los escenarios urbanísticos más típicamente coloniales de La Serena, es la ubicación del templo agustino justo al final de la calle Arturo Prat, en calle Cienfuegos por la esquina vecina al complejo del Mercado de La Recova en la ciudad. La percepción engaña, sin embargo, porque el edificio es de reciente terminación, aunque respetando las líneas originales del que allí existía.
Algunas fuentes señalan que historia de este templo comienza en 1672, cuando se construye el primer edificio de piedra calcárea que era del servicio de la Orden de Jesús en la ciudad. Es por eso que figura en algunas guías como la Iglesia de los Jesuitas. Sin embargo, hace muchos años que Manuel Concha aclaró ya que dicha iglesia no corresponde exactamente a la misma que tomarán después los agustinos, aunque esté en el mismo lugar: la antigua capilla y el colegio de los jesuitas fueron destruidos a fuego en 1680, por las tropelías del tristemente célebre pirata Bartolomé Sharp.
El posterior templo corresponde en realidad a una edificación de mediados del siglo XVII, iniciada a partir de 1750 y con trabajos que se extendieron por unos cinco años más. Se elevó sobre un terreno del viejo claustro jesuita que, hacia 1678, tenía por su costado oriente una acequia que era única en la ciudad, además de un molino propio y otros establecimientos.

LOS PRIMEROS GLOBOS AEROSTÁTICOS QUE CONQUISTARON EL CIELO DE SANTIAGO

Globo "Jeanne d'Arc", de Eduardo Laiselle. Fuente imagen: diario "El Austral" de Osorno.
El pasado día 22 de octubre, el siempre ingenioso doodle del buscador Google recordó a sus usuarios que era el aniversario del salto en paracaídas ejecutado en 1797 por el francés André Jacques Garnerin, quien se arrojó en caída soltando el globo de hidrógeno que lo había elevado hasta el alto cielo de París, pero bajó suavemente cuando se infló su artilugio de tela de seda sin abandonar la canasta. Vivió haciendo sus demostraciones y progresos en globos hasta 1823, cuando un absurdo accidente en tierra le quitó la vida justo mientras armaba un globo para otro ascenso.
Como se recordará, oficialmente se considera que los iniciadores de la tecnología de los aeróstatos fueron los hermanos  Joseph y Jacques Montgolfier, con sus célebres pruebas y exhibiciones de vuelos en Francia iniciadas en 1782. En los años siguientes, además, los propios ciudadanos y científicos franceses tendrán gran influencia en la difusión de esta tecnología por el resto del mundo.
Sin embargo, América no estuvo ajena estos avances y novedades tempranos: se sabe que el sacerdote jesuita Bartolomeu de Gusmão, nacido en Brasil, hizo una prueba exitosa aunque en Portugal, ante la corte del rey Juan V, con un globo levantado por aire caliente y bautizado "Passarola". Esto fue mucho antes que los Montgolfier: en 1709, aunque los roces del religioso con agentes de la Sagrada Inquisición a raíz de esta experiencia, le impidieron desarrollar su trabajoo. Hay registros de experiencias parecidas en Venezuela y en México, en 1785, y en Cuba en 1828.

jueves, 24 de octubre de 2013

EL PEQUEÑO YIMMY: ALMA INFANTIL EN UN PELIGROSO CRUCE

Coordenadas: 23°38'55.79"S 70°23'34.98"W
En la conjunción de la avenida Argentina con calle José Santos Ossa y Simón Bolívar, en los barrios situados al oriente del casco histórico de Antofagasta, se forma un triángulo ocupado por una hermosa mansión de la época salitrera, construida en 1917 por el arquitecto Jaime Pedreny y perteneciente en sus inicios a la familia Camus. Hoy es propiedad de una importante oficina de arquitectos de la ciudad.
Supongo que a futuro hablaré con más abundamiento de esta atractiva casona, que ciertamente merece un capítulo especial en alguno de mis sitios dedicados a patrimonio urbano. Sin embargo, quisiera concentrarme por ahora en un detalle externo a la casa, ubicado dentro del mismo triángulo al pie de un poste de luz situado hacia la punta de Argentina con Ossa: una pequeña animita decorada con motivos infantiles, flores y juguetes.

miércoles, 23 de octubre de 2013

LA ENTRADA HACIA UN CASTILLO DESAPARECIDO EN PEDRO DE VALDIVIA

La mansión palaciega y "embrujada" de Pedro de Valdivia cerca de Sucre, en sus buenos años. Imagen de los archivos históricos del Centro de ex Alumnos del Colegio Notre Dame, como las demás antiguas que acá publico.
Coordenadas:  33°26'52.96"S 70°36'20.05"W
El inmueble que el trasladado Colegio Notre Dame tuvo en avenida Pedro de Valdivia 2776, fue una joya arquitectónica única en muchos aspectos, aunque el progreso y los cambios inexorables de la ciudad le permitieron vivir sólo 80 años, bastante poco para un palacio o mansión de su belleza y lucimiento.
Ubicado entre Sucre y Hernán Cortes, frente a la calle corta Eduardo Llanos casi en los límites septentrionales de Ñuñoa, alumnos y vecinos le llamaron con cariño El Castillo, recordándose casi con dolor su ubicación en un lugar que ahora es llenado por uno de los sosos y corrientes edificios residenciales que están apareciendo con cada vez más frecuencia por la avenida Pedro de Valdivia.

domingo, 20 de octubre de 2013

CRISTIÁN "GORILA" MARTÍNEZ: LA EPOPEYA DEL GUERRERO DE LA JAULA

Coordenadas: 33°26'12.87"S 70°41'31.55"W (Gimnasio)
El próximo sábado 26 de octubre, tendrá lugar un evento de gran importancia para las disciplinas deportivas y marciales chilenas que permanecen más alejadas de las principales atenciones de los medios y de la cultura de masas: la realización de un Seminario de Muay Thai en el Gimnasio Cristián "Gorila" Martínez, de calle Coronel Robles 1187 en Quinta Normal. Organizado por la Federación Chilena de Luchas Valetodo, estará encabezado por quien es considerado toda una eminencia en este ambiente: Kru Patikorn Kesbumrung, Co-Director del Muay Thai Institute de Tailandia en Chile.
La fecha del evento no es casual, pues está en la víspera del aniversario del fallecimiento de quien fundara el gimnasio y trajera a Chile la disciplina que allí se cultiva: Cristián Martínez Quezada, el célebre "Gorila" del Vale Todo. Hace cuatro años que el querido y joven maestro ya no está físicamente entre los suyos.
Hay muertes que dejarán por siempre un resabio de injusticia; esa sensación amarga de indignación con el destino, por operar de formas que resultan incontrolables e impredecibles a nuestra realidad mundana. Ese mismo destino intempestivo sabrá cuántas cosas quedaron pendientes luego que el "Gorila" Martínez fuera derrotado por única y última vez en su vida, precisamente con uno de estos caprichos del devenir humano. En una vida más bien corta, Cristián fue un pionero, un hacedor, un mecenas y un campeón, simultáneamente. Quizás vivió demasiado en tan poco, dedicado con esmero y sin medir sacrificios por la pasión de un deporte de guerreros, donde a la demandas de valor o coraje se suma la aún más radical exigencia de un estilo de vida disciplinado y demandante, que este "Gorila" supo cumplir con singular determinación.

PASADO, PRESENTE (¿Y FUTURO?) DEL EX FUERTE SAN JOSÉ DE ARICA

Baterías y protecciones del Fuerte San José hacia 1880.
Coordenadas: 18°28'9.26"S 70°18'37.19"W
En la Avenida Costanera poco antes del paso sobre el Río San José de Azapa, hacia el Norte de la ciudad de Arica, hay un sector conocido con la referencia nominal de la "Casa del Soldado" del Ejército de Chile, sede militar ubicada en la calle Diego Portales N° 649, casi enfrente de los límites de la Playa Chinchorro. Allí en el borde de la avenida, antes de la depresión del terreno que va a la orilla de playa, sobrevive un interesante vestigio de la Guerra del Pacífico y de los últimos días de la soberanía peruana en Arica: el ex Fuerte San José.
El 7 de junio de 1880, día de la epopéyica Toma del Morro de Arica, este fuerte era uno de los puntos militares artillados de las fuerzas peruanas de resistencia en la ciudad, albergando las baterías del cuartel de la 8ª División del Ejército del Perú, al mando del Coronel Alfonso Ugarte y Vernal, quien ofrendó su vida heroicamente en el gran combate sobre el peñón ariqueño, bajo órdenes del no menos gallardo Coronel Francisco Bolognesi.
San José, así llamado por estar sobre la desembocadura del río del mismo nombre, fue el principal cuartel al Norte de la ciudad de Arica para la defensa costera por este sector de la plaza y teatro de las batallas. Contaba con dos cañones de 150 libras modelo Parrott para tales efectos, aunque Gonzalo Bulnes escribió que había un cañón de 250 libras y otro de 100, versión de Roberto Arancibia Clavel refuta en favor de la primera, en su "Breve historia militar de Arica". Las trincheras defensivas se extendían justo desde este lugar hacia el Sur, hasta el borde del propio Morro y pasando por el sector del cementerio, conforme lo habían decidido el Presidente Prado y el Almirante Montero. Los fuertes vecinos por el costado Sur de la desembocadura del río, eran el Santa Rosa y el 2 de Mayo, con un cañón de 250 libras cada uno.

viernes, 18 de octubre de 2013

UN TRISTE MONUMENTO: HISTORIA DEL MAUSOLEO-MEMORIAL DE LOS OBREROS MASACRADOS DE 1907

Imagen del memorial en la fosa de las víctimas de la Masacre de Santa María de Iquique hacia 1911, cuando fue instalada en el Cementerio N° 2. El conjunto memorial se encuentra desde el año 2007 junto al acceso del Cementerio N° 1, donde fue reconstruido para el centenario de la matanza.
Coordenadas: 20°12'34.79"S 70° 8'13.65"W (original) / 20°12'46.73"S 70° 8'29.95"W (actual)
La historia de este monumento funerario es contada, frecuentemente, con errores excusables dadas las confusiones que existen alrededor del mismo y de los traslados sufridos por las osamentas de los mártires de Santa María de Iquique. Intentaré despejar un poco el mito y el folklore alrededor del mismo, en esta entrada.
Como es sabido, el 21 de diciembre de 1907 fue sofocada a fuego la masiva huelga de los obreros salitreros y pampinos de Tarapacá, con la infame Masacre de la Escuela Santa María de Iquique y la Plaza Montt. Lo que muchos desconocen es que la mayoría de los restos de estos trabajadores, salvo los que alcanzaron a ser reconocidos y rescatados por familiares, fueron a parar a una fosa especial en el desaparecido Cementerio N° 2 de Iquique, que se encontraba en donde ahora está la Villa Progreso y que es recordada con un sencillo monolito.
El descanso de estos mártires nunca fue en paz, sin embargo.

miércoles, 16 de octubre de 2013

DEVELANDO UN MISTERIO ANCESTRAL (PARTE III): LOS CÓDIGOS FUNDACIONALES DE SANTIAGO DEL NUEVO EXTREMO

Plano de la ciudad de "Saint Jago" (Santiago), en un recuadro del mapa de Chile elaborado por el cartógrafo Emmanuel Bowen, publicado en 1747.
Coordenadas: 33°26'16.47"S 70°39'1.95"W (Plaza de Armas)
Esta es la tercera parte de la serie de entradas que escribo, a propósito de la publicación reciente de interesantes teorías sobre la ancestral influencia del imperio incásico sobre el Valle del Mapocho, en lo que ahora es la ciudad de Santiago de Chile.
En la primera parte de estos artículos, echamos una mirada ya a los vestigios incas de la metrópolis al momento de la llegada de los españoles y en la transición de la conquista, mientras que en la segunda parte vimos algunas crónicas y documentación colonial verificando las señaladas presencias sobre el valle mapochino.
La base de lo expuesto en las entradas anteriores señaladas se encuentra en exhaustivos trabajos de los investigadores Stehberg y Sotomayor, que han sorprendido a muchos por el abundamiento que hacen de ciertos aspectos que estaban un tanto nebulosos y casi siempre reducidos a ser sólo una parte del subtítulo de "Los orígenes" en la mayoría de los libros donde se trata el tema de la fundación de Santiago. Esto, además, pese a la soberbia de algunos historiadores y académicos que, consultados por medios de prensa a propósito de lo mismo, aseguran que este asunto ya era perfectamente conocido en sus círculos y que sólo la abstracta e inculta opinión pública se ha dado por enterada de novedades; en algún caso, un entrevistado incluso mete el tema de las rivalidades históricas Chile-Perú como motivo de tal desconocimiento general sobre tales revelaciones, como si acaso ambos países hubiesen existido al momento de las fechas por las que pasean las evidencias de la influencia incásica en una proto-ciudad de Santiago del Nuevo Extremo.

domingo, 13 de octubre de 2013

SALVADOR ZURITA MELLA: "EL POETA DEL AUSTRO"... RECORDANDO AL PRIMER LITERATO LOCALISTA PUERTOMONTINO

Salvador Zurita Mella (1922-1952)
Salvo en los círculos más intelectuales, pocos recuerdan ya el nombre de Jesús Salvador Zurita Mella, primer escritor puertomontino con publicación y enfoque localista, gracias a su poemario titulado "Rumores del Austro". Si no fuera por el nombre de una calle en Alerce Alto, quizás sonaría aún menos.
El caso es que "Rumores del Austro" fue un hito histórico para la ciudad, aquel año de 1948, iniciando una tradición de poetas y literatos que aún conserva el impulso en Puerto Montt. Recién en 1997, sin embargo, el libro fue reeditado por la Editorial Reloncaví.
De no ser por las referencias biográficas, por algunas editoriales del diario "El Llanquihue" y por las breves semblanzas publicadas por algunos investigadores y cronistas como Archibaldo Toloza Paredes, Oscar Meza Hernández, Edmundo Jonshon Fiedler, Arturo Goddar Bravo, Ingrid Araneda y Wladimir Soto Cárcamo, también me estaría rascando la cabeza al tiempo de preguntarme quién es este personaje de las letras nacionales y cuál ha sido su real aporte, pues su grandeza no parece reflejarse en la atención que le deben los medios.

sábado, 12 de octubre de 2013

"PUERTO MONTT": EL MISTERIO DE LA MÁS FAMOSA Y BELLA CANCIÓN DE "LOS IRACUNDOS"

Coordenadas: 41°28'23.95"S 72°56'30.41"W (monumento "Sentados frente al mar")
¿Quién no conoce "Puerto Montt" de "Los Iracundos"? El solo nombre de la ciudad parece indivisible ya con el de la misma canción que lo ostenta. Dudo que otra instancia le haya dado, hasta ahora, tanta internacionalidad a este destino de nuestro territorio, que este año ha cumplido sus orgullosos 160 años de existencia.
Aunque la inclinación vernácula de hombre-masa de muchos de mis compatriotas -que actúan por mera imitación para generar lo que consideran situaciones graciosas- los lleva a arruinar esta canción metiendo burdos "pan-para-pan-para-pan-pán" como gran chiste al sonar de los arreglos (algo parecido a esa tontería de cotorrear "feliz-feliz" y "a tí-a tí" cuando cantan el "Cumpleaños Feliz"), "Puerto Montt" debe ser uno de los temas musicales más hermosos y difundidos que se hayan dedicado a alguna ciudad de Chile, con el mérito especial de pertenecer a un popular grupo extranjero que tocó las estrellas con la misma.
He aquí su inolvidable y poética letra, aludiendo a amores no correspondidos y emotivas nostalgias de corazón roto, que incluso inspiraron la instalación de las singulares figuras decorativas "Sentados frente al mar" de estilo naif, en la avenida Costanera de la ciudad:

miércoles, 9 de octubre de 2013

CHECHO MANSILLA Y LA PARTIDA DE UN "LOCO PURO"

Coordenadas: 53° 8'16.74"S 70°55'7.12"W (lugar donde solía estar)
Todas las ciudades, los poblados y hasta las aldeas tienen a un personaje curioso, extravagante, que acaba convertido en parte del atractivo y del color pintoresco del lugar, siempre con algo de tonto y algo de genio, profundizando más aún el enigma misterioso que ronda en estos sujetos cuya relación con el mundo convencional se ha fracturado. "Locos puros", les decía el poeta nacional Miguel Serrano, amante perdido de amores por estas mismas tierras australes.
Hace poco, los medios magallánicos han informado de la partida del que quizás haya sido uno de sus más populares "locos puros" en Punta Arenas: Sergio Checho Mansilla Alvarado, o Chechito para los que le conocían, el hombre-niño que siempre sonreía mostrando los dientes que le faltaban y quien llegó a ser capaz de poner en aprietos hasta algunas autoridades regionales, a las que se acercaba pidiéndole monedas o cigarrillos en plenos actos públicos. "Cien pesitos" era su principal solicitud.
Su lugar favorito era el bandejón central de la Avenida Presidente Eduardo Frei en el cruce con calle Capitán Juan Guillermos, pidiendo dinero a los transeúntes pero especialmente a los conductores cuando la luz del semáforo estaba en rojo. Recuerdo que me quedaba a la pasada de la ruta que solía tomar hacia la casa-residencial llena de figuras disecadas de un conocido taxidermista puntarenense, donde me quedé alojando durante mi última visita a la ciudad y usando este lugar hacia el final de calle Sanhueza como base para salir a conocer el resto de la misma en mis largas caminatas.

LOCACIONES DE BARRIO MAPOCHO EN LOS FILMES "UNO QUE HA SIDO MARINO" (1951) Y "LARGO VIAJE" (1967)

La calle Capuchinos... Adoquines con secretos y recuerdos.
Hace un tiempo me tomé -como un desafío personal- responder a la solicitud hecha por el lector Guillermo Bascur, de intentar identificar las locaciones de Barrio Mapocho que aparecen en los filmes nacionales "Uno que ha sido marino" y "Largo Viaje", con escenas rodadas en sectores de Santiago Centro y especialmente en el clásico barrio riberano.
Conocía estas clásicas películas y sus partes filmadas en Mapocho, pero debo admitir que hallarlas en Youtube facilita mucho más la tarea de rastrear y comparar el paisaje urbano actual para dar con los originales. Edité los fragmentos aquí expuestos, además, para dejarlos disponibles a la verificación de lo que escribo.
Así pues, en aquella ocasión pude constatar que los escenarios escogidos del Barrio Mapocho en el filme, son los que señalaré en este artículo.

LA DESAPARECIDA PLAYA IQUIQUEÑA DE LOS BAÑOS DE LA SIRENA

Baños de la Sirena y de la Gaviota, en el plano de Vidal Gormaz de 1880.
Coordenadas: 20°13'16.42"S 70° 9'13.72"W
En la Costanera, frente a la cuadra triangular formada por las calles Orella, Riquelme y Pinto, existió por muchos años un grupo de posas de mar que se metían entre las rocas hacia el interior, aproximándose a la Avenida Arturo Prat. La principal de ellas era una especie de socavón o piscina natural, parecida a las que hay por el costado Sur de la Península de Cavancha, donde llegaban niños y familias a refrescarse en las tardes calurosas de Iquique.
Este lugar era conocido como los Baños de la Sirena desde los tiempos en que la ciudad estaba en soberanía peruana, apareciendo con este nombre en el conocido mapa de Iquique del Capitán de Fragata don Francisco Vidal, publicado al final de su "Estudio sobre el puerto de Iquique", de 1880. Allí se ve al sector de los Baños de la Sirena afuera del área urbana de la ciudad, hacia el Sur de la urbe y al Norte de la Plaza Cavancha. El lugar aparece como vecino inmediato a otras posas llamadas Baños de la Gaviota, llamados también de Las Gaviotas, y se verifica que en el lugar habían instalaciones de una fábrica de hielo.
Los Baños de la Sirena atraían a muchos iquiqueños que salían de la ciudad y llegaban luego de una breve caminata por la orilla litoral. Sin embargo, con el crecimiento de la ciudad el área urbanizada comenzó a acercarse peligrosamente a la playa rocosa. Así, para fines del siglo XIX, las residencias pasaban por el lado de la Costanera y hasta seis cuadras más abajo de la altura de los famosos baños y pozas de mar.

martes, 8 de octubre de 2013

CALLE SUCRE: UNA SECULAR ARTERIA NACIDA CON LA PROPIA CIUDAD ANTOFAGASTINA

Vista de una "atrincherada" calle Sucre desde el Malecón (Fuente: chiledel1900.blogspot.com).
Coordenadas: 23°38'41.56"S 70°23'55.28"W (inicio) / 23°39'25.61"S 70°23'12.84"W (final)
La avenida General José Antonio Sucre nació con la propia fundación de la ciudad de Antofagasta, con apenas cuatro o cinco cuadras entre el antiguo malecón del borde costero y la actual calle Carlos Condell, pasando por el costado de la Plaza Colón. Puede observarse su aspecto inicial en el plano de la entonces flamante ciudad elaborado por José Santos Prada, en 1869. Cuatro años más tarde, tenía unas dos o tres cuadras "oficiales" más hacia el Este. Hoy, sin embargo, Sucre se extiende en línea recta desde la costanera hasta la falda del macizo costero, mostrando un pequeño desvío de su trazado sólo en este último punto, tras recorrer aproximadamente 1.8 kilómetros a lo ancho de la ciudad.
El nombre de la calle también nace con Antofagasta, homenajeando al General Antonio José de Sucre y Alcalá, el ilustre prócer de las guerras independentistas, Gran Mariscal de Ayacucho y enviado especial de don Simón Bolívar al Alto Perú. Es quien consiguió que la Audiencia de Charcas lograra desprenderse de los territorios del ex Virreinato del Río de la Plata tras el Congreso de Chuquisaca el 9 de febrero de 1825 y la Declaración de Independencia del 6 de agosto siguiente. A pesar de ello y de que fuera también mandatario de la Bolivia independizada tras el alejamiento de Bolívar desde el cargo, este último siguió siendo considerado como Padre de la República y Jefe Supremo del Estado en la historia formal del vecino país.

HOTEL COLINA: HISTORIA Y TRAGEDIA DE UN SINGULAR EDIFICIO

Edificio del Hotel Colina en los sesenta, en las colecciones de la Editorial Zig Zag.
Coordenadas: 41°28'23.60"S 72°56'35.54"W
En la madrugada del miércoles 7 de noviembre de 2012, ardió con fatídica crueldad el que fuera quizás uno de los más conocidos símbolos turísticos de la Costanera de Puerto Montt y de sus postales de la costa: el Hotel Colina, con sus cerca de sesenta años a cuestas y sus inconfundibles líneas redondeadas de arquitectura.
En el incendio, que ha sido definido como el más grave de la ciudad de Puerto Montt en 40 años, desparecieron volatilizadas en el humo 52 habitaciones, 100 camas, un elegante bar-restaurante subterráneo y su sala auditorio, junto a más medio siglo en la historia local alojada a perpetuidad en esa dirección de la calle y paseo Talca número 81, dirección pasó a pertenecerle sólo a carbones, escombros y muros tambaleantes.
Mientras se apagaban las llamas, el único saldo positivo que se creía posible de este desastre era que la vida de ninguno de los 29 pasajeros que había al interior del edificio resultó comprometida, a pesar de que hubo dos bomberos heridos de entre las varias compañías que debieron llegar hasta allí. Triste desengaño, sin embargo: el martes 13 de noviembre siguiente, se informó que sí había un cadáver calcinado dentro de los restos del edificio, apareciendo después otro cuerpo, siendo identificados respectivamente como Raúl Heriberto Campaña Manquez, de 57 años, y Gilda Eugenia Bianchi Mattassi, de 47, una pareja proveniente de la ciudad de Caldera y que había alojado en el hotel sólo horas antes de empezar el infierno.

FONTANA "LA MINERÍA" DE COPIAPÓ: HECHOS, MITOS Y MISTERIOS DE UN MONUMENTO DE MÁRMOL

Fuente imagen: Exposiciones del Museo Mineralógico de Copiapó.
Coordenadas: 27°21'59.41"S 70°19'56.24"W
La fuente de mármol de la Plaza Prat de Copiapó es una de las imágenes turísticas más importantes de la ciudad, en esa plaza central elogiada alguna vez como de las más bellas de Chile. Postales y guías turísticas le han dedicado innumerables retratos a su imponente presencia, tan potente que ha superado incluso los rasgos de realidad de su propia historia, tocando grados de mito y leyenda en el imaginario popular.
Mencionada frecuentemente en la literatura por autores como Salvador Reyes o Hernán Rivera Letelier, pesa sobre esta fontana -sin embargo- el mismo anatema infundado y chismoso que en alguna época se cargó contra la Fuente de la Plaza de Armas de Santiago: que habría sido un supuesto "trofeo" traído desde Perú por la soldadesca chilena en plena Guerra del '79.
La exquisita escultura de mármol de Carrara y estilo neoclásico forma un conjunto ornamental con las otras cuatro bellas estatuas del mismo material que se encuentran allí en la plaza, y que la tradición identifica con las estaciones del año o con representaciones de continentes. Se dice que la figura femenina en lo alto de la fuente sería una alegoría francesa de la minería, aunque con el estilo de belleza y las vestiduras propias del arte clásico grecolatino, más ciertos detalles que parecerían provenir del neo-renacentismo en el resto del diseño.

lunes, 7 de octubre de 2013

UNA PINTORESCA ALDEA DE TORORA AL SUR DE COPIAPÓ

Totoral en septiembre de 1997, con banderas preparándose para Fiestas Patrias.
Coordenadas: 27°54'5.28"S 70°57'37.03"W
Fue en septiembre de 1997 cuando conocí el encantador y sorprendente poblado de Totoral, por la quebrada del mismo nombre, unos 130 kilómetros al Sur-poniente de Copiapó. En años posteriores, su nombre ha sonado a propósito de un controvertido proyecto energético a base de carbón mineral que se planificaba en esta parte del territorio casi prístino del Norte Chico, hacia el sector de Punta Cachos, aunque también por sus aceites de olivas, sus artesanías y otros potenciales turísticos que podrían brindarle grandes posibilidades a esta aldea, si se la asocia con inteligencia a la oferta completa que una visita a Copiapó y alrededores propone al viajero.
Fui por primera vez allí con mis amigos Pablo y Tatá. Era la magnífica y colorida época del Desierto Florido de aquel año, coincidiendo en pleno con el período de Fiestas Patrias, por lo que mi viaje a este misterioso sitio estuvo ornamentado con paisajes florales de ensoñación, por caminos de tierra y también rocas infernales, a veces verdaderos calvarios para nuestro bajo vehículo japonés siendo torturado entre parajes agrestes. Afortunadamente, estas vías han mejorado mucho desde entonces.

domingo, 6 de octubre de 2013

TERMINAL RODOVIARIO DE ARICA: LA HISTORIA DE UNA GRAN PIRÁMIDE METÁLICA

Imagen del edificio en 1976, cuando se anunciaba la inminente etapa final de su construcción y habilitación. En lo fundamental, se mantiene prácticamente igual su aspecto exterior. La pequeña palmera que se ve en el vértice inferior, sin embargo, hoy es un corpulento árbol en el bandejón de avenida Portales.
Coordenadas: 18°28'22.50"S 70°18'17.48"W
El Terminal Rodoviario Nacional es uno de los edificios más curiosos de Arica y conocido necesariamente por todo visitante que llegue o se vaya por tierra. Como muchos otros casos de arquitectura en hierro, su enorme galpón angulado desentona bastante con el estilismo urbano que caracteriza al resto de la ciudad, especialmente por lo que en su momento fueron audaces pretensiones modernistas, pero de ninguna manera se puede decir que pasa inadvertido.
Es más: su inconfundible forma de pirámide trunca, lo hace a prueba de distraídos con riesgo de perderse buscando la terminal de buses. Con una mirada a esa mole rojiza de metales, nunca más se la podrá olvidar allí en en Diego Portales 948, entre las calles Alfredo Raiteri y Hernán Trizano, cerca de la avenida Santa María. Es tan característico que incluso funciona como pieza iconográfica, figurando su imagen en el logotipo de la agrupación Comerciantes Asociados Ltda. Terminal Rodoviario.

sábado, 5 de octubre de 2013

LA MATANZA DE LO CAÑAS (PARTE II): MONUMENTOS Y MEMORIALES DE LAS VÍCTIMAS

La Cruz de lo Cañas, en fotografía que tomé hacia el año 1996. Se ha creído y repetido con insistencia que es un monumento conmemorativo de las víctimas de la Matanza de Lo Cañas en 1891, pero su origen puede ser muy distinto.
En la entrada anterior hice una síntesis de las circunstancias y consecuencias de la infausta Matanza de Lo Cañas, que se inscribe como una de las más vesánicas de la historia de Chile, aunque con muy poca o mala cobertura por parte de la memoria oficial de la historia, salvo por casos más bien excepcionales.
Vimos también cómo esta terrible matanza jóvenes partidarios de los constitucionalistas y enemigos del Gobierno de José Manuel Balmaceda, en su mayoría provenientes de familias aristocráticas, pudo ser utilizada para dar el golpe final a los defensores del mandatario y volcar la ira popular en su contra, garantizando el triunfo del nuevo gobierno y el reconocimiento de los vencedores de la Guerra Civil de 1891, que pusieron inicio a la República Parlamentaria. Hasta hoy, siguen existiendo visiones dispares a la hora de evaluar la gravedad de lo sucedido aquel fatídico 19 y 20 de agosto, contaminadas por los sesgos políticos, las parcialidades y las predisposiciones empáticas hacia lo que representaban las víctimas, como dijimos.

LA MATANZA DE LO CAÑAS (PARTE I): UNA SANGRIENTA TRAGEDIA CASI OLVIDADA

Ilustración de los fusilamientos de Lo Cañas, basado en el óleo de Enrique Lynch.
Coordenadas: 33°31'54.41"S 70°30'57.18"W (sector principal de la masacre)
Recuerdo cuando me encontré con aquella enorme cruz blanca y castigada por la vejez, allí en avenida Tobalaba frente a la desembocadura de la calle Walker Martínez, en La Florida. Puse el vehículo en un lado seguro al lado de la calzada y permanecí cautivado mirándola largo rato, hace tantos años, pensando que parecía ser que siempre hubiese estado allí, y que seguiría a perpetuidad en el mismo lugar. No fue cierto, por supuesto: nada en Santiago puede durar realmente mucho.
La Cruz de lo Cañas fue una de las cosas que me empujaron a la investigación histórica urbana en aquellos años: volver a fotografiarla, enterarme de su misterio, del homenaje que se le adjudica para recordar una alevosa matanza ocurrida allí cerca. Todo esto fue una revelación, que me hizo paladear el sabor de descubrir los misterios profundos de cada ciudad donde ponga un paso, como sigo haciéndolo hasta ahora... En su caso, fue un traslado hacia los días más oscuros de la Guerra Civil de 1891 y de las tragedias que cíclicamente golpean nuestra historia, como un loop maldito y enérgico.
Intento apartar mis simpatías por el infortunado Presidente José Manuel Balmaceda mientras escribo este texto, pero inevitablemente siento que la reflexión de partida es una: rarísimas veces en la historia del mundo -quizás ninguna otra- ha sucedido que dos poderes del Estado, el Ejecutivo y el Legislativo, entren en un conflicto bélico con las características que tuvo la Guerra Civil chilena. Casos muy posteriores como la ruptura del Presidente Boris Yeltsin con el Congreso de la Federación de Rusia y su cañoneo, en 1993, parecerían meras escaramuzas comparados con lo que sucedió en Chile un siglo antes, donde en sólo unos meses murieron más hombres que en todos los seis largos años de la propia Guerra del Pacífico.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook