miércoles, 9 de octubre de 2013

LA DESAPARECIDA PLAYA IQUIQUEÑA DE LOS BAÑOS DE LA SIRENA

Baños de la Sirena y de la Gaviota, en el plano de Vidal Gormaz de 1880.
Coordenadas: 20°13'16.42"S 70° 9'13.72"W
En la Costanera, frente a la cuadra triangular formada por las calles Orella, Riquelme y Pinto, existió por muchos años un grupo de posas de mar que se metían entre las rocas hacia el interior, aproximándose a la Avenida Arturo Prat. La principal de ellas era una especie de socavón o piscina natural, parecida a las que hay por el costado Sur de la Península de Cavancha, donde llegaban niños y familias a refrescarse en las tardes calurosas de Iquique.
Este lugar era conocido como los Baños de la Sirena desde los tiempos en que la ciudad estaba en soberanía peruana, apareciendo con este nombre en el conocido mapa de Iquique del Capitán de Fragata don Francisco Vidal, publicado al final de su "Estudio sobre el puerto de Iquique", de 1880. Allí se ve al sector de los Baños de la Sirena afuera del área urbana de la ciudad, hacia el Sur de la urbe y al Norte de la Plaza Cavancha. El lugar aparece como vecino inmediato a otras posas llamadas Baños de la Gaviota, llamados también de Las Gaviotas, y se verifica que en el lugar habían instalaciones de una fábrica de hielo.
Los Baños de la Sirena atraían a muchos iquiqueños que salían de la ciudad y llegaban luego de una breve caminata por la orilla litoral. Sin embargo, con el crecimiento de la ciudad el área urbanizada comenzó a acercarse peligrosamente a la playa rocosa. Así, para fines del siglo XIX, las residencias pasaban por el lado de la Costanera y hasta seis cuadras más abajo de la altura de los famosos baños y pozas de mar.
Favorito de jóvenes y niños en edad de estudiantes, hacia los tiempos del Primer Centenario de la República tenía cierto aire de romanticismo: cuentan que era un sitio concurrido por parejas de enamorados y con bellas postales diarias de la puesta de Sol. "Tenía un largo socavón hecho por la erosión, que se adelantaba unos largos metros buscando salida al mar", escribió sobre su aspecto Mario Portilla Córdova, quien la menciona entre las playas más atractivas y populares que tuvo la ciudad.
Don Manuel Antonio Godoy Symon (1869-1923), alcalde fundador de la piscina.
Vista actual de las posas del sector Baños de la Sirena.
Aunque carecía de llanos de arena cómodos para extenderse o recostarse como las playas de más al Sur, era frecuente que los muchachos escolares se juntaran en sus roqueríos a desvariar tras cada jornada de estudios, reencontrándose los fines de semana metidos ya en las aguas del mismo sitio.
Con el tiempo, su nombre se corrompió al de Baños de La Serena, siendo llamado así por quienes alcanzaron a conocer algo de su último esplendor. Sin embargo, gran parte de su disposición natural para los bañistas se perdió con la ejecución del proyecto de la Piscina Municipal de Iquique, aunque fue un sacrificio a cambio de un gran beneficio para la ciudad, pues hasta entonces se carecía de un lugar óptimo donde realizar competencias deportivas de natación y que fuera también sede de clubes para estas actividades.
El complejo fue construido por el ilustre Alcalde Manuel Antonio Godoy Symon (1869-1923), hacia 1917 y poco antes de su súbita muerte. Nacida como Piscina Olímpica Municipal, fue parte de varias iniciativas del edil enfocadas al fomento del bienestar infantil-juvenil y de la actividad deportiva, como la creación de las colonias escolares, del Patronato de la Infancia y algunas importantes escuelas.
Otras actividades realizadas en los Baños de la Sirena tenían que ver con el cuerpo de bomberos: fotografías de los años treinta muestran a los voluntarios realizando ejercicios y, aparentemente, cargas de agua en este mismo lugar, con sus antiguos carros contra incendio. Cabe recordar que el alcalde Godoy era, además, un importante miembro del servicio bomberil y masón de rango.
Vista actual del sector, desde el Norte.
Vista desde el Sur, desde la altura del Hotel Gavina. Destaca la piscina deportiva.
Por su deteriorado estado tras tantos años, la piscina debió ser demolida en 1970 y reconstruida durante el Régimen Militar, colocándosele desde entonces al complejo el nombre de Piscina Alcalde Godoy, en homenaje a su fundador. Fue reinaugurada en 1977, aunque para entonces ya eran muchos menos los iquiqueños que recordaban la existencia de los Baños de la Sirena o La Serena en este mismo lugar, de los que sólo quedaban algunas señales y huellas que han seguido perdiéndose en el paso de los años. Hoy se ha trazado un tremendo plan para volver a remodelar completa esta piscina y rescatarla de la parcial subutilización en que se encuentra.
Las Gaviotas, en tanto, fue por largo tiempo una propiedad privada con distintos dueños sucesivos. Ahora existe allí el elegante y turístico Hotel Gavina. Las originales formas sinuosas parecidas a una maqueta a escala de los canales fueguinos, han desaparecido casi totalmente de los ex Baños de las Gaviotas en la especie de "proa" del edificio, hecha justo sobre la rompiente de las olas.
Varios iquiqueños siguen llamando al sector costero de Prat con Riquelme como los Baños de la Serena, aunque me parece que no todos ellos saben realmente por qué tal denominación ni a qué baños aludía específicamente este título. Por lo mismo, espero que este pequeño texto ayude un poco a recuperar esta parte de la memoria de la ciudad de Iquique.
Instalaciones de la piscina municipal.
Interior del recinto construido sobre los roqueríos de la Baños de la Sirena.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook