jueves, 24 de enero de 2013

MONUMENTO A FRANCISCO DE AGUIRRE: RESOLVIENDO ALGUNOS VACÍOS Y NUBES SOBRE SU ORIGEN

Postal turística con fotografía del mismo monumento, hacia los años 60.
Coordenadas: 29°54'20.91"S 71°15'22.78"W
A pesar de su importancia como referente turístico de La Serena, existe poca información disponible sobre el Monumento a Francisco de Aguirre, en la avenida del mismo nombre, allí frente al cruce con la Ruta 5. Extrañamente poca, enfatizaría.
Como se sabe, Aguirre fue el segundo y definitivo fundador de la ciudad en 1549, luego que primer poblado serenense fundado por Juan Bohón en 1544, fuera totalmente arrasada por indígenas locales y con prácticamente todos sus primeros habitantes masacrados. La ciudad alude inevitablemente a él de muchas maneras y casos, pero su monumento parece ocultar su origen en alguna parte de su rigidez de bronce o de hierro revestido.
Me costó una gran cantidad de trabajo e indagación dar con datos duros y precisos sobre el origen del monumento, algo particularmente difícil por la falta de referencias literarias y la nula respuesta que obtuve de algunas instancias a las que hice llegar consultas en vano. Por lo mismo, espero que sean de utilidad los antecedentes que aquí publicaré y que permitirán poner un poco de luz sobre el mismo monumento, que hace no muchos años hizo noticia por casi infantiles actos vandálicos en su contra, a causa de animadversiones justificadas en cuestiones históricas y revisionismos lights.

Noticia del obsequio del monumento a La Serena, por decisión del gobierno español. Publicado en el diario "La Vanguardia de España" del martes 27 de mayo de 1952.
Según parece, existió cuanto menos un interés en homenajear al segundo fundador de la ciudad en el marco de los preparativos para el festejo del IV Centenario de La Serena en 1944. A pesar de las celebraciones realizadas con este motivo, sin embargo, no fue sino hasta ocho años después que los serenenses pudieron contar con esta magnífica obra dispuesta en la avenida que lleva el mismo nombre del conquistador.
La iniciativa de poner a disposición de La Serena un monumento para Francisco de Aguirre fue tomada por el Gobierno de España en 1952, cuando tenía lugar la etapa final de ejecución del Plan Serena de la ciudad chilena. Ese mismo año, además, la ciudad de Talavera de la Reina también rindió un homenaje a su hijo advenedizo por estas tierras, con un artístico cuadro conmemorativo de baldosas que está en el edificio de la Municipalidad de La Serena y del que ya he dicho algo antes.
Ambos gestos ponen en evidencia que los vínculos entre La Serena y España pasaban por un momento culturalmente importante, a consecuencia del severo y profundo plan urbanístico llevado adelante en aquellos años y en donde se reafirmaron los símbolos hispánicos originarios de la ciudad. De hecho, pocos meses después del anuncio del obsequio del monumento a Aguirre, la Municipalidad de Madrid decidió enviar a La Serena una fuente que podría corresponder a la de la Plaza España, y que era entonces una histórica pileta del Campillo del Nuevo Mundo de la Ronda de Valencia, para que fuese reinaugurada en el siguiente aniversario de la fundación de la ciudad. Dejaré pendiente este punto para una futura entrada.
Fotografía con retocado de color de Ramón Poveda, publicada en la revista "En Viaje" de 1955. El monumento todavía era algo novedoso en La Serena.
El monumento en 1957, en imagen publicada por la revista "En Viaje".
La obra en homenaje a Aguirre le fue encargada por la Dirección General de Relaciones Culturales del país hispano al artista escultor Juan Adsuara Ramos (1893-1973), que a la sazón era académico de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y había recibido ya importantes premios y medallas en reconocimiento a sus trabajos, como el Premio Nacional de Escultura de un certamen especial que fuera convocado en 1929. Muchas de sus obras se pueden ver entre los monumentos madrileños levantados en los días de la jefatura de Franco.
Así informaba desde Barcelona el diario "La Vanguardia Española" del martes 27 de mayo de 1952, cuando la estatua ya estaba siendo producida en el taller de Adsuara:
"El obsequio del Gobierno español se hace para corresponder al gesto del Presidente de la República de Chile, don Gabriel González Videla, quien puso especial empeño en que, con ocasión de la reconstrucción de La Serena, su ciudad natal, se imprimiese a las nuevas construcciones un marcado carácter español. Al atender este deseo del Presidente de la Dirección General de Relaciones Culturales envió a Chile al arquitecto don José Manuel Valcárcel".
No tengo seguridad de que el lugar escogido para la colocación el monumento a Aguirre haya sido exactamente el mismo en que se encuentra ahora en la entrada de la avenida que hoy lleva su nombre: antes estaba más cerca aún de la estación del ferrocarril en la vía que ahora ocupa la Ruta 5 y sobre la fuente espejo de agua, muy próxima al cruce con la misma avenida Aguirre.
Empero, ésta no fue su primera ubicación: como se confirma en algunas postales fotográficas inmediatamente posteriores a su inauguración, estaba en principio en el cercano Parque Pedro de Valdivia. En un principio la estatua no tenía placa informativa, sin embargo, lo que motivó algunas críticas ciudadanas porque se prestaba para creer que podía corresponder en realidad a Valdivia por el nombre del parque, y no a Aguirre. La obra conmemorativa llegó así a Chile hacia los últimos días del Gobierno de González Videla, siendo inaugurada en el aniversario serenense de 1952.
Imagen del diario "El Día", septiembre de 1955, cuando el monumento aún se encontraba instalado en el Parque Pedro de Valdivia.
Actualización: cuando la estatua fue instalada en una fuente de aguas del Parque Pedro de Valdivia, en sus inicios, muchos creían que era un homenaje al Conquistador de Chile, pues no había una placa explicativa de la identidad del retratado, como reclamaba el diario "El Día" en abril de 1953. En el mismo diario constatamos que, tras el retiro y traslado del monumento, la fuente de aguas donde estaba fue objeto de vandalismo y rayados políticos que la afearon por largo tiempo (1970).
Cabe señalar, sin embargo, que habiendo sido construida la avenida actualmente con su nombre en 1855, cuando se niveló la Quebrada de San Francisco y las diferencias de alturas que ofrecía la ciudad por estos lados, esta misma arteria era conocida como Alameda Central o Alameda de La Serena antes del traslado y la instalación del monumento al conquistador que prestaría su identidad definitivamente a la misma.
Se le construyó allí un pedestal rectangular de roca de granito blanco justo al principio del bandejón central de la Alameda, que fuera hermoseada en los días del centenario y luego decorada artísticamente durante la aplicación del Plan Serena, cuando se creó el Paseo de las Estatuas con los trabajos dirigidos por el arquitecto y urbanista Oscar Praguer, en un sendero de museo de esculturas abierto que remata ahora precisamente en el monumento de Francisco de Aguirre, inaugurándoselo con un gran acto público. Cerca del conjunto quedaría también, después, la artística fuente de aguas enviada desde Madrid, en la adyacente Plaza España.
Ubicada al centro de un crucero con escalinatas laterales, la figura de bronce se eleva con un carácter monumentalista clásico y la estética de la escultura heroica tradicional, que podría inducir a engaños sobre la verdadera antigüedad de la obra.
Muestra a Aguirre en media armadura guerrera, en actitud de predisponerse a defender a la ciudad mirando en la dirección en que se halla en océano, con su mano derecha tomando una espada y la izquierda firme sobre un escudo con el que se simboliza su relación fundacional y tutelar con la metrópolis. Lleva en el blasón el heraldo imperial de Carlos V con el águila bicéfala, orgullo nacional muy acorde al largo período político por el que transitaba España en aquellos años en que fuera obsequiada la obra. La figura toma la espada y el escudo como si cogiera recién sus armas de combate.
En la cara frontal del pedestal, una placa metálica señala al homenajeado, su investidura y fecha-lugar de nacimiento y de muerte:
FRANCISCO DE AGUIRRE
TENIENTE DE GOBERNADOR Y CAPITÁN
DE LA CIUDAD DE LA SERENA
TALAVERA DE LA REINA - ESPAÑA 1500
LA SERENA - CHILE 1581
Desde entonces, Francisco de Aguirre vigila altivo la seguridad de la ciudad, ya no amenazada por indígenas sublevados ni por los posteriores piratas o bucaneros saqueadores. En alguna ocasión, sin embargo, su monumento ha sido vandalizado con ataques de pintura por parte de aspirantes a revisionistas con consignas supuestamente indigenistas o parecidas (ya todo suena igual en ciertos grupos que suelen apropiarse de consignas "libertarias" ajenas), justo en pleno aniversario de la fundación de La Serena... Toda una curiosidad, pues si se trata de residentes de la zona, le deben entonces al propio Aguirre la existencia de su ciudad.
Como la escasez de información que creo haber advertido sobre este monumento se refleja también en la internet, espero que este pequeño y modesto aporte sea interesante para difundir esta parte de la historia de La Serena y de la gallarda figura metálica de su fundador Francisco de Aguirre, en la principal y más turística avenida de la ciudad.

1 comentario:

Verónica dijo...

Buenisimo dato! Gracias por compartir!

Publicar un comentario

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook