sábado, 18 de agosto de 2012

CLUB "HERIBERTO ROJAS": UN CLÁSICO REFUGIO DE GUANTES Y CUERDAS

Coordenadas: 20°12'54.05"S 70° 8'52.79"W
Varias ciudades de Chile han tenido una tradición boxeril determinante para su historia urbana y la memoria general de sus residentes. Iquique no es la excepción, por supuesto, pues el apodo de "Tierra de Campeones" no es el resultado de ningún afán autocomplaciente o altanero. Y es así cómo la ciudad puede jactarse de ser sede del más antiguo club boxístico de Chile: el señero y perenne Heriberto Rojas, cuya silueta de un guante luminoso con las iniciales HR cuelga encendido sobre la calzada los días de asaltos y peleas, allí en la popular dirección Thompson 747, en su casa-gimnasio situada hacia el casco viejo de la urbe.
La tradición boxística de Iquique siempre contó con sus propios festivales y campeonatos tradicionales, en coliseos y salas como la Casa del Deportista de calle Tarapacá, hace tiempo ya desaparecida. Siguiendo la tradición pugilística, los días favoritos eran el viernes pero, por sobre todo, el sábado, donde las peleas atraían incluso a familias completas entre el público, antes de que el anatema comenzara a gestarse contra este gallardo deporte hoy perseguido por moralismos y las relatividades de la razón humana.
Allí, en esas generaciones de promisorios púgiles iquiqueños, destacaron figuras locales como el Moca Olivera, el Chita Silva o el gran Arturito Godoy, oriundo de Caleta Buena, pulverizando agua y sudor del contrincante a cada golpe en busca del KO, mientras los asistentes los alentaban con combos imaginarios empuñando los dedos crispados sobre inocentes paquetes de maní, cocos confitados o turrones.
Los clubes iquiqueños se identificaban desde temprano por el color de los pantaloncillos y a veces las camisetas con que subían al cuadrilátero sus representantes: el Club Manuel Sánchez era blanco y de franjas verdes, mientras que el Unión Matadero era rojo y de bordes amarillos, como los colores del culto a San Lorenzo de Tarapacá también usados por los gladiadores del Regimiento Carampangue, en tanto que el Ramón Montoya era azul con líneas amarillas.
Fundado el 1º de junio de 1921 -lo que le convierte en el club de box chileno más antiguo que se mantiene vivo y activo-, el Heriberto Rojas adoptó el color azul con líneas rojas como su sello corporativo para estos inolvidables encuentros, durante la mejor época que tuvo el boxeo en Iquique y quizás en todo Chile. Su primera casa no era la de Thompson, sin embargo, sino otra ubicada en calle Arturo Fernández con Videla.
Heriberto Rojas, colchagüino de origen y primer gran ídolo del box chileno. Fotografía publicada por Renato González Moraga (Mr. Huifa) en "El Boxeo en Chile", 1973.
El club surge cuando trabajadores abasteros y matarifes del sector Matadero se organizan para crear su propio círculo de competidores y dirigentes, bautizándolo con el nombre de Heriberto Rojas en homenaje al deportista que fuera campeón sudamericano en estas disciplinas de combate y cuya época de esplendor tuvo lugar hacia los tiempos del Primer Centenario chileno. Allí, en la sede original de calle Fernández, se constituyó también la primera directiva compuesta por Héctor Botarelli como presidente. La mesa dirigencial se completó con Pedro Segovia, Alejandro Lara, Ismael Avalos, Julio Núñez, Abraham Avalos, Juan Vargas, Juan Maldonado y Luis Gutiérrez. El traslado a Thompson tiene lugar poco tiempo después, en 1927, ya durante los días de la presidencia de don Felipe Alarcón en el directorio del club.
Una de las primeras y más destacadas figuras de esta base fue la de Estanislao “Tani” Loyza Aguilar, en cuyo nombre y recuerdo la Municipalidad de Iquique extiende una beca deportiva para competidores destacados de la zona. Loayza fue el primer chileno en disputar un título mundial, en New York en los años veinte. Según recuerda el relacionador público del club, don Juan "Chico" Farías siendo entrevistado para "La Estrella de Iquique", otros importantes púgiles surgidos de este centro deportivo han sido Pedro Miranda, Demetrio Simpson, Humberto Padilla, Oscar Prancino, Sergio Villarroel y Eduardo "Maravilla" Prieto.
En otro artículo del mismo periódico leo también los nombres de más destacados boxeadores salidos del Heriberto Rojas: Manuel Alfaro y los hermanos Rivera (que fueron campeones nacionales), surgidos en 1921 con la generación de Loayza; también están Pedro Campos, Andrés Isaza, Mario Vargas, Martín Tapia, Nino Tello, Pedro Pastén, Armando Castillo, Francisco Bahamondes y Luis Zapata, entre muchos otros.
No sólo los combatientes de guante y pantaloncillo destacan como personajes fundamentales en la historia del club: el talento de Loayza fue descubierto por primera vez por los entrenadores Ramón Montoya y Felipe Alarcón, los mismos que allí formaron al gran Nemesio Oscar Salvatierra en este gimnasio. Por su parte, su actual presidente don Héctor Bermúdez, otro hombre formado como pugilista dentro de estas mismas paredes en sus años de vigorosa juventud, ha sido reconocido por sus esfuerzos y logros para mantener la actividad del club, apenas puede hablar respondiendo mis consultas mientras corre hiperactivo hasta su oficina atrás del recinto, haciendo los preparativos de la pelea cuadrangular que se aproximaba el viernes. Al mismo tiempo, grita algunas instrucciones al joven peleador que entrena solitario sobre el ring haciendo chirriar sus zapatillas mientras golpea a los fantasmas.
Y en esta pintoresca familia tampoco falta don Eduardo Zuleta, encargado de varias actividades entre las que están la atención, mantención y algunas labores de aseo, muy querido en este cuartel del que también fuera un gran combatiente hace tres décadas, según tengo entendido, y quien me confiesa con categórico orgullo sobre su vida: “aquí nací y aquí terminaré”.
Entre los años sesenta a ochenta, muchos nuevos personajes surgieron de este club, llenando de laureles la historia del Heriberto Rojas y de la tradición campeona de Iquique. Sólo por nombrar algunos: Belfor Miranda, David Salinas, Luis Medina, Pedro Pozo, Mario Araya, Julio Cortés, Rafael Prieto, Jacinto Janett, Gino y Gustavo Contreras, Sergio Miranda, Efraín Rodríguez, Juan Araya, Juan Ledesma, Manuel Taucare, Jaime Manque, Milton Lara, Humberto Capona, Salvador Muñoz, Juan Vilugrón, Charles Villarroel, Ricardo Aliaga, Luis Concha, Noel Hidalgo, Carlos y Milenko Guerrero Saavedra, este último trágicamente asesinado en diciembre de 2007 en un la Población Gómez Carreño, tras haber sido campeón nacional.
El año 2009, al cumplir 88 años de existencia, el club decidió implementar un pequeño anfiteatro con asientos para la presencia del público en la realización de asaltos que se ejecutaran dentro de la sede, ubicada en el mismo antiguo galpón de madera que miembros y socios del club conocen cariñosamente como el “Caserón". Siempre que viene una pelea nocturna, una gran pizarra anuncia afuera la proximidad del gran evento.
Recientes aportes del Gobierno Regional han sido de gran ayuda para los deportistas y dirigentes, facilitando la realización de campeonatos, los entrenamientos diarios en el gimnasio y la protección de actividades de competencia a nivel nacional. Así es como el Club Heriberto Rojas da alero y bríos a nuevas generaciones de pugilistas de Iquique, entre los que destacan Pablo Cansino, Freddy Nail, Dagoberto Tudela, Ricardo Araya, Raúl Ramírez, Jefferson García, José García y Máximo Álvarez, entrenados por el maestro Humberto Sepúlveda, también miembro de directorio y uno más de los deportistas surgidos en el club, en su caso durante los años ochenta.
Allí en el Caserón de calle Thompson, entonces, acercándose a cumplir un siglo de existencia en algunos años más, permanece activo y vigente este bastión de tradición pugilística iquiqueña y semillero de grandes campeones que, con sus retratos en sepia sobre los muros, y sus medallas y copas sobre las repisas, siguen iluminados por el brillo de la época dorada del boxeo chileno.

1 comentario:

Criss Salazar dijo...

MENSAJES RECUPERADOS:

Juan Calderon
del año 1986 faltaron pugiles como mario bermudes, dionicio rojas, fedri la melli, pedro godoy, juan calderon y ricardo aliaga.
Reply · · 2 · August 22, 2012 at 9:41pm

Benjamin Gutierrez Espinosa · Top Commenter · Aprendiendo a vivir
CRISS sus historias siempre haciéndome recordar un pasado venturoso. Me parece que Carlitos Rendic señor del ring y de la noche, un niño todavía hizo sus primeras armas en ese club.



En mi niñez a comienzo de los cincuenta conocí a don Heriberto Rojas como entrenador en el "Tranviario Boxing Club" de calle Santo Domingo a media cuadra de la PLAZA DEL ROTO CHILENO enseñando y preparando a campeones, entre otros a los ases Latinaamericanos Roberto "peloduro" Lobos, Ulises Ulloa y otros que el tiempo me llevo sus nombres.P.D. no puedo enviar comentarios ME APARECE BLOGGER.
Reply · · 1 · September 6, 2012 at 6:07pm

Emerson Guardia Farias · Top Commenter · Liceo Libertador Gral Bernardo O'Higgins
Excelente cometido amigo..........
Reply · · July 29 at 7:23pm

Publicar un comentario

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook