lunes, 31 de octubre de 2011

TESTIMONIO DE UNA TRAGEDIA: LA CAPILLA-ANIMITA DE LA KENITA DE IQUIQUE

Coordenadas: 20°13'35.92"S 70° 8'6.81"W
Parto diciendo que identifico esta calle como la ex avenida Pedro Prado porque, a pesar de que ya lleva casi cuatro años rebautizada como avenida Salvador Allende (decisión que provocó mucho malestar y confusiones en la comunidad iquiqueña, hay que admitirlo aunque moleste), prácticamente nadie la llama así en esta ciudad: ni los vecinos, ni los comerciantes, ni los taxistas. Ni siquiera el servicio de Google Earth ha actualizado esto, como sucede con varias otras calles de Iquique a las cuales se les ha cambiado su histórico nombre en los últimos años (como Los Molles, Diego Portales, Aeropuerto y otras).
Explicado lo anterior debo precisar, entonces, que esta famosa animita iquiqueña se encuentra en la esquina de la ex avenida Prado con calle Chintaguay, a unas dos cuadras del cruce con la diagonal Campos de Deporte que conduce hacia la ladera de los cerros. Es un sector popular de la ciudad, de muchas viviendas modestas y departamentos pequeños. La animita aquí se respeta y permanece pulcra, a diferencia de sus muros adyacentes, resguardada por una reja que rodea todo el perímetro del galpón que se le ha construido.

jueves, 27 de octubre de 2011

ESTUDIOS PATRIMONIALES Y GIRO DEL PATRIMONIO

* Artículo hecho en base a mis apuntes y reflexiones sobre la clase especial de don Luis Alegría, Profesor de Historia y Geografía, para la Escuela de Gestión Cultural de la USACH (20 de octubre de 2011).
Como hemos visto en otros apuntes, el viejo concepto del patrimonio estaba arraigado en el de "monumento", algo que todavía se hace visible en la legislación chilena, y que también priorizaba el sentido museal del mismo; es decir, conservar, resguardar y exhibir. Sin embargo, el concepto ha debido cambiar y adaptarse a las nuevas pespectivas.
En la actualidad, se da un fenómeno conocido como la Naturalización del Mundo Social, que consiste en procesos sociales donde se explican y entienden los alcances del patrimonio y la cultura de acuerdo a conceptos naturales o naturalistas de comparación o metáfora. Por ejemplo, el planteamiento de recuperar las raíces de la identidad cultural, o bien el propósito de hacer florecer ciertos sentimientos sobre una unidad patrimonial; o ver el patrimonio vivo de un pueblo como su ambiente de desarrollo y existencia, y a la vez entender la cultura como algo connatural al hombre y su relación con el paisaje.

martes, 25 de octubre de 2011

EL MISTERIO DE UN SATÉLITE ESPÍA SOVIÉTICO EN LA ANTÁRTICA

Ya nadie lo recuerda, pues este acontecimiento se fue al olvido con la propia Guerra Fría y sus muchísimas implicancias en el legendario de las tierras antárticas.
El Sputnik Cosmos 1871 fue lanzado hacia una órbita polar (es decir, que pasaba por encima de los polos) en el cohete Zenit II, el 1° de agosto de 1987, por el servicio Glavcosmos que materializaba los programas espaciales de la URSS. Esto se realizó en secreto por parte de las autoridades rusas, ya en los últimos años del programa espacial soviético. El satélite artificial pesaba 10 toneladas y su misión de espionaje aún permanece en el misterio, pues ha sido por largo tiempo un secreto compartido sólo entre los hombres que participaron del proyecto.
Desgraciadamente para los rusos, tras alcanzar su perigeo y apogeo, el extraño satélite no logró encajar en la órbita y comenzó a precipitarse de vuelta a la Tierra, comenzando a calcularse que su trayectoria de descenso acabaría en la Antártica, ni más ni menos. De alguna manera, las autoridades aeroespaciales de los Estados Unidos que seguían la misión secreta desde el principio, se enteraron también de lo sucedido e informaron del desastre, emplazando a los soviéticos a revelar una versión oficial sobre el asunto. Paralelamente, el viernes 7 de agosto, hicieron pública la existencia de un satélite ruso en órbita descendiente de 170 ó 160 kilómetros sobre la superficie terrestre, alertando sobre los riesgos de la caída de material.

lunes, 24 de octubre de 2011

"GLORIAO": EL TRAGO DE LOS MUERTOS

"El velorio del angelito" de Arturo Gordon. El origen del gloriao podría estar asociado a los ritos y antiguas tradiciones de esta clase de funerales de niños pequeños.
Existen y existieron varios tragos dulces chilenos a base de aguardiente, cuyos nombres derivan del arcaísmo lingüístico que persisten en nuestra forma de hablar el castellano, con la tendencia nacional a comerse la "D" de la última sílaba. Ejemplos de estas denominaciones son el famoso apiao (de apio), el murtao (de murtas o murtillas), el guindao o enguindao (de guindas) y el avellanao (de avellanas), entre otros. Por lo general, se trata de maceramientos de estas frutas o vegetales por algún tiempo dentro de aguardiente, a la que después se azucara y se agregan otros ingredientes a modo de especias. Han sido especialmente populares en el ambiente de la cultura rural de Chile.
Hay uno de ellos muy apropiado para este próximo 1° de noviembre, sin embargo, tradicional Día de los Muertos heredado de costumbres paganas druídicas (Samhain) y que coincide hoy con el Día de Todos los Santos, pues parece que la Iglesia Católica nos trasladó a regañadientes la fiesta al día 2, eufemísticamente llamada Día de los Difuntos. Y el trago de marras es el gloriao, una curiosa bebida de nuestras antiguas tradiciones campesinas adoptadas por la ciudad y que se asoció al momento más triste de la vida familiar, correspondiente a la despedida de un ser querido... Pura expresión necromante en un vaso.

miércoles, 19 de octubre de 2011

UNA VISIÓN ACTUALIZADA SOBRE EL CONCEPTO DEL PATRIMONIO

* Artículo elaborado en base a mis apuntes y reflexiones sobre una clase especial de don Ángel Cabeza, Vicepresidente Comité Internacional de Patrimonio Inmaterial de ICOMOS, para la Escuela de Gestión Patrimonial de la Universidad de Santiago de Chile, USACH (jueves 6 de octubre de 2011).
Se ha experimentado una renovación del Patrimonio como concepto de algo propio de la identidad de un pueblo, fundamentalmente en relación a la idea de memoria y pasado. Desde las antiguas visiones se ha avanzado a una nueva donde se compromete un acto de "saber ver", "saber leer" y "encontrarse" con la memoria y el pasado de un lugar o de una comunidad, incluso donde aparentemente y de acuerdo a la visión clásica, no hay elementos cultural o antropológicamente visibles.
Esto involucra como puntos de referencia y reconocimiento relativos al patrimonio:

EL VALOR DE LOS BAILES "PIELES ROJAS" EN LAS FIESTAS RELIGIOSAS DE CHILE

pielesrojas2.jpg
Grupos de bailarines pieles rojas haciendo sus presentaciones en Iquique, durante la llamada fiesta de "La Tirana Chica" que se celebra anualmente en la Plaza Arica de esta ciudad.
Los bailes pieles rojas son una curiosidad entre las sociedades de las fiestas del Norte Grande, que no ha dejado de intrigar a los antropólogos, folkloristas y turistas que los constatan presentes hasta hoy en las celebraciones de La Virgen de La Tirana, La Virgen de Las Peñas, el Señor de Mamiña, San Lorenzo de Tarapacá o Nuestra Señora de Andacollo, entre muchas otras.
Estas sociedades de bailes se caracterizan por vestir a la usanza de los pueblos nativos de América del Norte: emplumados, con penachos en el caso de los miembros de alto rango y con armas de fantasía como puñales, hachas y una lanza que, invariablemente, usarán para marcar el paso de sus cánticos, con una secuencia de baile en la que se llevan este instrumento al hombro repetidamente. Suele tratarse de agrupaciones familiares o confraternales (vecinos, amigos, generaciones de compañeros de baile, etc.) que van desde un puñado de pocos miembros hasta cerca de 30 o más integrantes, hombres y mujeres. Los trajes más ostentosos suelen determinar también los rasgos de antigüedad y jerarquía de los miembros, de modo que los "patriarcas" pueden estar vestidos al estilo del jefe indio con los mejores penachos y accesorios. Es, por lo demás, una de las formas de baile y sociedades más famosas de las existentes en el Norte Grande, especialmente para la Fiesta de La Tirana.

lunes, 17 de octubre de 2011

PRÍNCIPE DE GALES: PASAJE PARA UN SUEÑO MONÁRQUICO

El pasaje Príncipe de Gales, en fotografía que tomé en junio de 1997. La vista de la Torre Entel que se observa ya es imposible en el lugar.
Coordenadas: 33°26'34.27"S 70°39'23.92"W
Príncipe de Gales es el nombre de una de las más importantes avenidas de la comuna de La Reina y de una estación Metro que se encuentra a sus puertas. Sin embargo, existe un pasaje muy pintoresco y poco conocido a pesar de estar sólo una cuadra y media del Palacio de La Moneda, causando toda clase de confusiones a quienes no conocen de su ubicación o bien a los que confunden una dirección con la de aquella avenida mencionada. Aunque creo haber leído el nombre de uno o dos personajes de importancia viviendo allí todavía en los años sesenta, en el "Diccionario Biográfico de Chile", parece que muy pocos reconocen y recuerdan este rincón.
Las líneas del viejo tranvía aún se conservan en la calle Morandé y sus adoquines parcialmente ocultos, en ese tramo desde el que surge este corto pasillo hacia el Sur, a espaldas de la Torre Entel, entre las calles Amunátegui y San Martín. Es un barrio lleno de recuerdos añosos de la ciudad, con fachadas neoclásicas y algo vetustas que, en algunos casos, han perdido ya gran parte de su esplendor y se hallan en evidente retirada. Fue en aquella buena época suya que esta cuadra vio nacer el pasaje, con casas que guardan cierta relación arquitectónica con las que uno encontraría en la manzana residencial modelo del barrio París y Londres, semejanza que no es casual, como veremos.

LA ESCUELA SANTA MARÍA DE IQUIQUE... UN CASO DONDE LA MEMORIA FALLA

escuela1.jpg
Imagen de la Escuela Santa María de Iquique hacia los años de la masacre. Fotografía del Museo Histórico Nacional.
Coordenadas: 20°13'1.46"S 70° 8'49.32"W
Nada irrita más a un amante de los hechos que las mentiras convertidas en certezas a fuerza de "consenso"; de la repetición general facilitada por la fluidez instantánea de los medios de comunicación digitales.
El historiador nacional Oscar Espinosa Moraga decía con frecuencia que los chilenos tenemos la costumbre vernácula y casi idiosincrásica de hablar o repetir ideas ajenas sobre temas que de los que no sabemos ni remotamente, motivados por entusiasmos, cegueras políticas o siguiendo el cauce de los discursos. Un nuevo caso de este vicio, mezcla de las falacias argumentales ad populum y ad nauseam, ha aparecido por nuestros medios de comunicación en estos días.
Periodistas, concejales, historiadores, profesores miembros del Magisterio y hasta un par de senadores acaban de pisar el palito y develarse como adictos a ese mismo mal que declaró Espinosa Moraga en nuestro pueblo. Si llegar a entrar en razón, el objeto de sus próximas vergüenzas será la Escuela Santa María de Iquique, históricamente asociada a la horrorosa masacre de trabajadores que tuvo lugar allí el 21 de diciembre de 1907. Probablemente no necesiten hacerlo, sin embargo, porque sabemos de sobra que los pudores ya no existen en la política.

miércoles, 12 de octubre de 2011

FRAGMENTOS DE LA ÉPOCA DORADA DEL VIDEOJUEGO (Capítulo 7): "TETRIS"

"Tetris" es, para muchos, el equivalente al famoso Cubo Rubik en el mundo de los videogames, por sus características de desafío a las capacidades de observación veloz y destreza del jugador, en este caso con esquema de puzzle con piezas geométricas muy sencillas, que van formando líneas en sus ensambles, las que desaparecen en cada armado para ir dando puntos al usuario.
El juego fue creado por los programadores informáticos rusos Alekséi Pázhitnov y Vadim Gerasimov para el Dorodnicyn Computing Centre de la Academia de Ciencias de Moscú, en plena dictadura bolchevique y con el mundo dividido por la Guerra Fría. Fue lanzado en junio de 1984 y, a pesar de las trabas que imponía el aislamiento tras la cortina de hierro, sus primeros grandes fabricantes internacionales fueron después Mirrorsoft del Reino Unido, Spectrum Holobyte en los Estados Unidos y, por supuesto, la Tetris Co. también en la industria norteamericana.

martes, 11 de octubre de 2011

LA HISTORIA DEL CIRCO CHILENO, DESDE LA CARPA A LA BIBLIOTECA

Cartel circense original, en exposición en la Biblioteca Nacional
Coordenadas: 33°26'31.55"S 70°38'44.75"W (exposición en la Biblioteca Nacional)
Quedan pocos días para que se cierre la exposición "Circo Chileno", programada entre el 8 de septiembre y el 21 de octubre en el Salón Bicentenario de la Biblioteca Nacional de Santiago. La inauguración incluyó la apertura de la exposición fotográfica “Circo Hoy” de Francisco Bermejo y la presentación del libro “Años de Circo" de Pilar Ducci, además del lanzamiento del sitio temático “El Circo Chileno” del portal Memoria Chilena (memoriachilena.cl/temas/index.asp?id_ut=elcirco). Luego de conocerla, recomiendo encarecidamente asistir a esta exposición, por supuesto.
La muestra incluyó varias presentaciones especiales en la Sala América de la misma institución: 9 de septiembre se lanzó allí el disco “Maromero” de Los Trukeros; el 16 se realizó la charla “Años de Circo” por Pilar Ducci; el 23 tuvo lugar la charla “El Payaso de Circo”, donde participaron Jorge Domínguez (tony Copucha) y Carlos Gajardo (tony Cuchara); el 7 de octubre se expuso el documental “El Circo Chileno en Rapa Nui” de Francisco Bermejo; el 14 se realizará la charla “Folklore en el circo” por la cantante popular Clarita Parra y por Rodrigo Miranda, director de Los Trukeros. También se efectuaron exhibiciones de cine clásico relativo al tema y hubo talleres recreativos infantiles de circo en los jardines de la biblioteca, los días 24 de septiembre y 8 de octubre. Todavía quedan algunas actividades en agenda.

LA ANTIGUA CASA DEL ALMACÉN "LAS DOS ESTRELLAS"

Las_Dos_Estrellas_responsabilitatglobal.blogspot.com.jpg
La Mercería y Ferretería "Las Dos Estrellas", en la época en que ostentaba la fecha de 1875 como la de su fundación. Imagen publicada en el blog: responsabilitatglobal.blogspot.com.
Coordenadas:  20°12'49.70"S 70° 8'57.45"W
Se consagró como una de la más longeva de las casas comerciales de Chile: "Las Dos Estrellas", que tuvo su principal sede en un pintoresco que, al parecer, nació en una esquina frente a la Plaza Condell en Iquique, por ahí por Tarapacá con Eleuterio Ramírez, y al lado de donde se establecerá también un mercado durante algunos años. Demás está decir cuánto ha cambiado y sigue cambiando esta plaza en todo este tiempo.
Su espacio fue ocupado después por el Banco Condell, y nada queda del viejo edificio comercial que por tantos años acogiera a la antigua mercería y ferretería de los tiempos de la fiebre salitrera en en Norte Grande.
No tenemos claro cuándo se fundó la casa comercial, sin embargo. Aunque la administración declaraba que sucedió en 1875, existiendo fotografías con este número anotado en la fachada del edificio, también hay otras donde aparece el año de 1885, fecha que es confirmada en documentos impresos por orden del Gobierno de Chile en 1929, y a propósito de una Feria Internacional que se realizó aquél año en Sevilla, España. Hemos sabido que, sin embargo, un incendio ocurrido poco antes de esta fecha destruyó gran parte de las instalaciones.

viernes, 7 de octubre de 2011

ICONOS PERDIDOS DE LA ANTIGUA REMOLIENDA: EL LAVATORIO DE LOZA Y EL PERMANGANATO

El "Baño de Mujeres", de A. Durero.
El año 2009, poco tiempo después de publicar la entrada titulada "Los Elementos que Caracterizaban a los Burdeles Criollos Antiguos", llegó una gran cantidad de cartas confirmando y agradeciendo lo allí expuesto, pues se trataba de información muy olvidada que tocaba la nostalgia de muchos que alcanzaron a conocerla. También se felicitó el intentar darle un enfoque folklórico y costumbrista, que mi amigo don Carlos Fernandois compartió honrándome con publicar parte de mi artículo en su extraordinario sitio de investigación Folklore y Cultura Chilena.
En este contexto de tiempo, recibimos también una ilustradora e interesante carta de nuestro lector don Eduardo C., aportándonos algunas luces y aclaraciones sobre algunos de nuestros artículos, pero particularmente sobre el mencionado, de la iconografía de los viejos burdeles.

martes, 4 de octubre de 2011

"EL QUITA PENAS" DEL CEMENTERIO: PARA EL ÚLTIMO ADIÓS Y EL PERMANENTE ¡SALUD!

Antigua dirección del "Quita Penas", en El Panteón 1125-1131.
Coordenadas: 33°25'3.26"S 70°39'19.36"W (primer local, aprox.) 33°24'51.19"S 70°38'36.48"W (actual)
Como suele suceder con las picadas más clásicas de Santiago, no se sabe con total exactitud cómo y cuándo nació este popular bar-restaurante del ex barrio de La Chimba, allí cerca del Cerro Blanco y los cementerios. Las fechas que se proponen transitan por la segunda mitad del siglo XIX, pues lo claro es que ya existía para el cambio de centuria.
En algunos períodos se le ha llamado "Quita Penas", y en otros "Quitapenas", junto. Su nombre provendría, por conclusión lógica, del desahogo que se daban allí los comensales después de haber despedido a sus seres queridos, pues se ubicaba estratégicamente en la proximidad del Cementerio General, en Avenida del Panteón, después llamada La Unión y Profesor Zañartu. Ha pasado por varios dueños desde entonces, y su éxito estuvo garantido por el hecho de que los cortejos fúnebres se hacían antes a pie, de modo lo que los deudos pasaban invariablemente a este local para "llorar" a sus difuntos.

lunes, 3 de octubre de 2011

UN VIEJO ESCUDO DE ARMAS "ALTERNATIVO" EN LA CIUDAD DE SANTIAGO

Dos versiones del escudo antes y después de la intervención de Ismael Valdés Vergara, reproducidas por Roberto Orihuela. A la izquierda, un escudo aparecido en la emisión de bonos municipales, y a la derecha la versión propuesta por el alcalde con elementos del escudo original de 1552 y que permitió recuperar el emblema colonial como oficial para la ciudad (Fuente imagen: Revista "Pacífico Magazine", 1916).
Hemos hablado y publicado ya algunas imágenes sobre el Escudo de Armas de Santiago, y comentado de paso algo sobre la existencia de un segundo escudo de menor duración en la historia de los emblemas de la urbe, criticado en la actualidad por su simplismo y por carecer de elementos simbólicos en su diseño. Sin embargo, parece que este blasón sí tuvo bastante importancia en los cerca de 40 ó 50 años que se mantuvo en uso, aunque pocos ejemplos queden de él ahora. Incluso, sirve a algunos para proponerlo como un escudo "alternativo" pero de igual valor histórico en la ciudad, de la misma manera que la bandera de la Patria Vieja, por ejemplo, viene a serlo a nuestros actuales símbolos patrios.
En términos generales, constaba de un borde dorado dividido al centro horizontal por una franja separando dos campos: uno superior donde asomaba una imponente montaña y cielo azul (azur) y otro inferior verde de líneas paralelas u olas según las distintas versiones. Lo más característico era el nombre del río junto al que creció la ciudad de Santiago, colocado en la franja que dividía ambos campos: "MAPOCHO".

domingo, 2 de octubre de 2011

SOBRE LAS RECETAS Y PROCEDIMIENTOS DE LA MEDICINA POPULAR DE ABUELITAS

Óleo "El niño enfermo", de Pedro Lira (Museo Nacional de Bellas Artes). Muestra todo el dramatismo de una escena de enfermedad infantil en una familia modesta, con la madre y la abuela intentando aplicar medicinas caseras en el pequeño.
La medicina popular y casera de antaño estaba llena de interpretaciones extrañas sobre los efectos de determinadas materias de uso doméstico en la salud del afectado por enfermedades de todo tipo. La niñez de muchos quedó marcada por las épocas en que eran de uso más corriente tales prácticas y había, en consecuencia, una gran cantidad de chistes que se hacían sobre la rusticidad e incomodidad de estos procedimientos, gran parte de ellos más cercana a la superstición que a la medicina, pero que se veían fomentadas y vigentes por los porfiados que se negaban a ir al "matasanos" e insistían en probar con secretos de naturaleza y cosas por el estilo.
Sobre lo anterior, recuerdo un chiste de Condorito, quien después de declarar que su suegra doña Tremebunda estaba gravemente enferma, recibió como consejo de una vecina recurrir a una receta curandera que consistía en cocer un choclo y ponerle los pelos en los pies de la paciente; pero al volver a encontrarse ambos, Condorito le comentó afectado que su suegra había muerto: al parecer entendió mal la instrucción y partió por la mitad a la vieja cuando trataron de "amarrarle los pelos a los pies"... Otro chiste famoso fue el del comediante Ernesto Ruiz, El Tufo, en los años ochenta (rutina que conocí gracias a los roñosos y viejos cassettes de la colección de mi amigo Leito Cordero): decía de un tipo que, tras contraer una enfermedad de transmisión sexual en un burdel, recibió de sus amigos consejos tan absurdos como: 1) Espolvorearse azúcar flor en sus genitales, dormir "a poto pelado" y esperar que las hormigas llegaran en la noche a comerse "todo lo malo"; 2) Echarse allí mismo caca de gallina, que según otro amigo era también "secreto de naturaleza, te vay a acordar de mí"; y 3) Untarse la entrepiernas con alquitrán, esperar que se seque y golpearla con un martillo para que se caiga llevándose "todo lo malo" en el descascarado.

sábado, 1 de octubre de 2011

LOS OJOS DEL GUERRERO REYVNIR

Arnel en su traje guerrero; o su autounción como Reyvnir.
Nos ha abandonado hace pocos días el montañista, escalador y excursionista Arnel Epulef Cifuentes, para iniciar su propio viaje hacia lugares misteriosos que, desde esta profana orfandad de los vivos, sólo podemos suponer y representar en la ingenuidad de simbolismos aún sujetos a nuestra condición material; esa misma que nos hace esclavos de la carne y siervos del destino. Un hombre sano, deportista, de gran cultura, espiritualidad y orientación casi mística, no merecía partir tan prematuramente; pero así es como se marchan los que han elegido ser guerreros: jóvenes, lúcidos, requeridos por alguna extraña e implacable voluntad superior que no negocia y que sólo esgrime sus fuerzas indiferentes al pequeño dolor humano.
Arnel tenía el porte y la estampa de un guerrero vikingo, y él los sabía... Lo sabía incluso más de lo que llegara a confesarlo, si es que alguna vez lo hizo. A pesar de la sangre mapuche que corría en sus venas y que florecía en ese apellido por el que siempre proclamó orgullo, bien podría haber pasado con sus ojos viridis y su barba color de cedro por un retrato de héroe normando. Curiosamente, la traducción de Epulef desde el mapudungún al castellano y conservando la naturaleza poética de los conceptos de aquella lengua, podría ser también algo así como Dos Llanos o Dos Planos, casi revelando en su naturaleza la presencia de esa dualidad y coexistencia de todo guerrero con su propio héroe interior-exterior, con su reflejo estelar, tan bien representado en la figura del cinche o el cinchecona de la misma tradición indoamericana o en el personaje alter ego de los superhéroes de las fantasías hechas historietas, ya en nuestra época y cultura.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook