domingo, 30 de enero de 2011

DOS SEMANAS EN LA RESIDENCIAL "LA MODERNA" DE VICUÑA

Todo el club, recién llegando a Vicuña, exactamente frente a la casona donde funcionó "La Moderna", nuestro lugar de alojo.
Coordenadas:  30° 2'2.36"S 70°42'29.16"W
Sucedió en 1993, luego de una "avanzada" de amigos que hicieron buenas migas con varias jovencitas de la ciudad de Vicuña, en el corazón del Valle de Elqui. Ellas mismas nos consiguieron un lugar "bueno y barato" para ir a aterrizar en las siguientes dos semanas de vacaciones. Lo de "bueno" era discutible, pero barato sin duda.
Se trataba de la residencial "La Moderna" ubicada en una muy antigua y pintoresca casa solariega hacia la esquina de calle Gabriela Mistral, la misma que sale desde un costado de la Plaza de Armas de la ciudad. Nuestro refugio se encontraba haciendo esquina con calle Baquedano.

martes, 25 de enero de 2011

UN "SANSÓN" EN EL VIEJO BARRIO DEL MERCADO CENTRAL

Paraderos de tranvías Mapocho, en enero de 1935 en calle Puente, junto al Mercado Central. El edificio hotelero que aparece a la derecha alojaba al bar "Sansón" en su primer piso y alcanza a verse su nombre sobre los techos de los carros.
Coordenadas: 33°26'0.09"S 70°39'6.77"W (antigua ubicación)
Investigando para mi libro sobre la historia de Barrio Mapocho, próximo a ser publicado (ya veré oportunamente a través de qué mecanismo), creo haber dado con un dato interesante sobre los antiguos negocios del ex barrio bohemio de sector riberano, con un bar-restaurante del que prácticamente no existen registros salvo una añosa fotografía.
No sé si será coincidencia que, además de un antiguo e histórico local llamado “Hércules” en el sector de calle Bandera llegando a Aillavilú (frecuentado por Pablo Neruda, Oreste Plath y Luis Emilio Recabarren, entre varios más), hubiese otro boliche llamado “Sansón” a la vuelta de calle Puente con General Mackenna, bajo las dependencias del desaparecido “Excélsior Hotel” que se ubicaba en donde ahora está el acceso al Metro Puente Cal y Canto junto al Mercado Central.

viernes, 21 de enero de 2011

LOS SÍMBOLOS ESTELARES DE LA IGLESIA DE LA TIRANA

La figura de la Virgen del Carmen de La Tirana en su altar, frente a una gruta azul que semeja la bóveda celestial sobre la cual brilla su estrella. Imagen original perteneciente al blog nuestrasantisimamadre.blogspot.com
Hemos dicho en otras ocasiones, que la veneración de la Virgen del Carmen podría estarse superponiendo a la tradición más bien "pagana" de la Estrella de la Mañana, históricamente asociada a Veneris o Venus, el astro de ocho puntas del amanecer y del atardecer.
Echemos un vistazo al caso del Santuario de La Tirana, quizás uno de los más evidentes y reconocidos de superposición del culto cristiano sobre otro de origen pagano y local en actual territorio chileno, para verificar si esta suposición sincretista se cumple también allí, de alguna manera.
Ubicado en la Pampa del Tamarugal, el pueblo de La Tirana se halla en medio de un territorio tarapaqueño profundamente influido por la cultura y la vieja religión solar-estelar incásica, y antes por la aymará original, conservándose algunos rasgos patentes de ella en el folklore local tan vinculado al Altiplano que, en una curiosa actitud nacionalista, Bolivia denunció hace algunos años a Chile reclamando por "apropiación y robo" de sus manifestaciones de arte popular, música y tradiciones en la fiesta anual que allí se realiza, al reconocer el evidente influjo de la estética y los contenidos sobre ésta con su magnífico Carnaval de Oruro pero incapaz de identificar la línea de influencia que ha recibido este sector del país desde hace milenios.

sábado, 15 de enero de 2011

MELIMOYU: LA MONTAÑA SAGRADA DE LA PATAGONIA

Mapa de la expedición del Capitán Serrano Montaner, publicado en el Anuario de la Armada de Chile en 1886, donde aprece ilustrado el monte Melimoyu (acá destacado en rojo). Imagen tomada del ensayo "Crónica de la montaña del Melimoyu", de Rafael Videla E.
Coordenadas: 44° 4'31.83"S 72°52'2.85"W
Entre los que conocen algo sobre el mito del Melimoyu, ronda una leyenda según la cual esta montaña elige a quién debe visitarla a través de los sueños, y lo haría dando avisos o señales mientras más cerca de ella se encuentre geográficamente el escogido.
El poeta chileno Miguel Serrano, "redescubridor" del mensaje arcano de este monte de origen volcánico en el continente frente a las islas Guaitecas, también soñó con él antes de verlo, como si algo en su conciencia se preparara para la potente experiencia de enfrentarlo. Lo visualizó como dos gigantes atrapados en las rocas de la gran montaña, uno de ellos con los brazos alzados y el otro con los brazos bajos. Enorme fue su sorpresa, entonces, al ver al Melimoyu y confirmar su premonición onírica a bordo de la nave "Covadonga" de la Armada de Chile, en 1947, de camino a la Antártica. "Vengo a establecer la relación entre el Kailás y el Melimoyu", dijo en 1953, al asumir la embajada de Chile en la India, aludiendo al monte sagrado de los Himalayas y presentando al nuestro como su contraparte místico-esotérica.

LA ESTATUA DEL GENERAL MANUEL BULNES: VICTORIOSO SOBRE UN CABALLO EXHAUSTO

El monumento, hacia los años setenta, con la ubicación y posición que tenía por entonces, muy cercanas a la actual. Fuente imagen: Educarchile.cl
Coordenadas: 33°26'39.81"S 70°39'9.90"W
Se viene el aniversario del triunfo chileno en Yungay y el tradicional Día del Roto Chileno, el 20 de enero, lo que nos motiva a hacer una pequeña aclaración sobre la información que habitualmente circula alrededor de una de las iconografías más importantes de estos festejos históricos.
No pasa inadvertida la estatua ecuestre del General Manuel Bulnes, casi al frente del Palacio de la Moneda y a la entrada del largo paseo que lleva su nombre, custodiado por la gallarda figura monumental de Bernardo O'Higgins, sobre el caballo vigoroso que salta las fuerzas enemigas del Desastre de Rancagua, desde hace poco felizmente acompañado por su otrora adversario en el seno patriota, el General don José Miguel Carrera, en su propio caballo de musculatura y elegancia. Es sector de estatuas en la Alameda: al frente de Bulnes, está don José de San Martín. Su caballo independentista luce también enérgico, a diferencia del que transporta al héroe de Yungay, que parece venir del éxodo por el desierto.

viernes, 14 de enero de 2011

UN PUÑADO DE MEMORIAS ESCATOLÓGICAS (PARTE II)

(Para ver la Parte I, clic aquí)
1993… ¡Dulce y agraz año de nuestras vidas! Tan lejano, cuando lo miro desde acá. Algunos de mis actuales amigos y conocidos ni siquiera nacían entonces.
Se abrieron unos videojuegos relativamente cerca de nuestras respectivas villas de avenida La Florida, junto a una gran antena, en un grupo de locales comerciales por los que hoy, cuando paso, no puedo evitar recordar con nostalgia todas las cosas allí ocurridas, todas las caras que desfilaron alguna vez; lo bueno y lo malo. Varios de mis amigos del grupo de entonces rotaron trabajando en la caja de dicho local, en donde la radio tocaba rock pesado todo el día y llegaba a reunirse más compadres de juegas que clientes, en un verdadero club. Los más audaces llegaban en la mañana; otros, a la salida del colegio o de la universidad. Todos allí, hasta la noche. ¡Cuántas amistades se formaron en ese pequeño espacio!
Ahí estaba entonces, rodeado de mis amigos, holgazaneando, con la tranquilidad de ser un buen estudiante universitario a pesar del desorden que comenzaba a apoderarse de mi vida.

UN PUÑADO DE MEMORIAS ESCATOLÓGICAS (PARTE I)

¡Cuánto me ha constado decidir a escribir en este recordatorio con referencias sobre la mierda!… Ciudades perdidas, memorias ingenuamente románticas y, de pronto, la mierda; fuerte, penetrante, incluida casi a la fuerza. ¿Qué valor narrativo puede tener?
La mierda es un símbolo negro, casi un arquetipo de desprecio en acuerdo universal, diría. La mierda representa todo lo que odiamos, todo lo que despreciamos, todo lo que no queremos. Nuestro cuerpo la rechaza, la expulsa y la evitamos con escrúpulos. Su olor horrible sólo es comparable al de la putrefacción, en la básica repulsa que le despierta a nuestros sentidos, diciéndonos en ambos casos “aléjate de aquí… ¡no te acerques! ¡Soy un foco de infecciones y enfermedades!”. Nadie en su sano juicio, salvo los pervertidos, sentiría atracción por el excremento… ¿O no? Increíblemente, la repulsión por el excremento es algo aprendido, pues experimentos realizados con niños de muy temprana edad a partir de sustancias no tóxicas pero artificialmente dotadas del color, textura y olor de las heces fecales, no despertó su rechazo ni impidió que intentaran probarlas como alimentos.

miércoles, 12 de enero de 2011

LA VIRGEN DEL CARMEN: ¿QUÉ PODRÍA REPRESENTAR EN REALIDAD LA PATRONA DE CHILE?

La Virgen del Carmen del Templo Votivo de Maipú y, a su lado, una representación de la estrella venusina mapuche Yepún-Oiyehue, con sus ocho puntas.
La reaparición y restauración del la Bandera de la Proclama y Jura de la Independencia de Chile en 1818, en el Museo Histórico Nacional, volvió a revelar la presencia de esa curiosa estrella de ocho puntas ubicada al centro de la estrella pentagonal del pabellón, tal cual la describían y reproducían autores como Gastón Soublette.
Los años en que la pieza permaneció fuera de exhibición encendieron las dudas de algunos y la presencia de este detalle en la bandera original de la Patria Nueva comenzó a ser puesta en duda por más de alguna opinión. La creencia dice que el propio Director Supremo Bernardo O'Higgins Riquelme la habría hecho poner dentro de la estrella pentagonal del primer estandarte, al haberle sido prohibido desde la masonería colocar directamente la estrella octogonal en el campo azul, según alguna leyenda aludiendo al emblema venusino del pueblo mapuche.

martes, 11 de enero de 2011

MAGALLANES: UNA LARGA HISTORIA DE DESDÉN Y ENTREGUISMO DE PARTE DEL GOBIERNO CENTRAL

Nota: este artículo fue publicado originalmente el año 2011 en mi ex blog "Fuera de Santiago".
Tras la erupción del volcán Hudson en 1991 y el llamado de los habitantes de Aysén y alrededores al gobierno para tener una ayuda especial que permitiera palear los estragos provocados por este desastre y el calamitoso invierno de ese año, el entonces Ministro de Interior del primer gobierno de la Concertación, don Enrique Krauss, declaró muy convencido en una entrevista, que en Chile “no puede haber regiones privilegiadas”, asumiendo que ninguna de ellas podía tener un trato ventajoso con respecto a las otras.
Curiosamente, ahora que Magallanes será castigado con un alza en el valor del gas del que es, por su propia ubicación en el mapa, uno de los territorios que más necesidad de consumo tiene, hemos vuelto a escuchar exactamente la misma sentencia de parte de uno de los representantes de este primer gobierno de la Alianza, en este caso el Ministro de Energía don Ricardo Rainieri, con las siguientes palabras que casi rayan en el desparpajo: “...es necesario un ajuste de las tarifas, las que no se han ajustado adecuadamente por muchísimos años y eso termina al final perjudicando el desarrollo de la región… podemos tener una fiesta hoy, pero esta fiesta se paga caro en el largo plazo y no podemos ser irresponsables".

viernes, 7 de enero de 2011

EL MISTERIO DE LAS PIEDRAS TACITAS DE PAPUDO

Coordenadas:  32°30'30.84"S 71°26'8.95"W
Pertenecientes al complejo arqueológico de Papudo y remanente ancestral de toda esta interesante zona del país, las piedras tacitas de este conocido balneario prácticamente pasan inadvertidas para la mayoría de los visitantes de cada verano, e incluso para algunos de sus propios habitantes, que desconocen la ubicación de este antiguo tesoro allí en la conjunción de las calles Carrera y Sargento Aldea, junto a la Plaza 11 de Septiembre, del lado poniente del poblado costero en la Provincia de Petorca.
Las rocas se encuentran en un pequeño sitio eriazo, detrás de una modesta reja metálica que señala con un cartel aún más sencillo la calidad del lugar:

jueves, 6 de enero de 2011

LA IGLESIA "MALDITA" DE LA PLAYA CHICA DE CARTAGENA

La Iglesia de Cartagena, tal como lucía en sus buenos años.
Coordenadas:  33°33'3.30"S 71°36'27.29"W
Ha pasado tanto tiempo en ruinas allí, de cara a la otrora aristocrática Playa Chica y en la entrada al camino hacia San Antonio, que a muchos puede parecerle que siempre ha estado así: reducida a menos de la mitad de lo que alguna vez fue y posesa de extrañas fuerzas que -según la leyenda que se tome por cierta- la llevan a quemarse o derrumbarse inevitablemente, cada vez que se intenta ponerla otra vez en servicio o techarla. Ya es un símbolo de Cartagena, el balneario ahora tan populoso de la Zona Central.
Cartagena y sus alrededores están llenos de leyendas sobre pactos diabólicos y maldiciones. Ni el poeta Vicente Huidobro y su empinada tumba se salvan del anatema. No es raro que la ruinosa Iglesia del Niño Jesús, entonces, también esté salpicada de esta fama.

miércoles, 5 de enero de 2011

LOS AÑOS DE ROCK PESADO EN EL PASEO LAS PALMAS

Paseo Las Palmas e inmediaciones de la mítica tienda "Rock Shop" repletas de muchachos rockeros, un sábado hacia el mediodía, en fotografía que tomé hacia principios de los años noventas, creo que en una de las últimas veces que fui a estos encuentros.
Coordenadas: 33°25'18.96"S 70°36'31.53"W
Enclavado en medio del barrio comercial de escaparates en Providencia, el llamado Paseo Las Palmas, que en realidad está compuesto del pasaje Santa Magdalena y la diagonal Las Palmas, existe más o menos desde 1978, cuando fue convertido en paso peatonal marginándolo del tránsito de vehículos que existía hasta entonces. Son los árboles de tipo palmeras los que le dan el nombre.
Los edificios del Panorámico y Dos Providencias (así llamado porque está entre avenida Providencia y Nueva Providencia, luego llamada 11 de Septiembre), más la incorporación al circuito de los subterráneos de la Estación Los Leones a principios de los años ochentas, donde está también la galería de la Zona Franca, le aportaron la vitalidad que conserva hasta ahora. Más tarde llegaron los cafés, las heladerías y, por supuesto, la tienda "Rock Shop" que fuera punta de lanza en cambios radicales de los gustos entre la juventud chilena de aquellos años.

UN REGISTRO GRÁFICO DE LA EROSIÓN EN EL VALLE DE LA LUNA

Fotografía publicada a principios de los años ochentas en la enciclopedia “Chile a Color” de la Editorial Antártica. Probablemente, la imagen pertenezca a esa época o a la década anterior.
Coordenadas: 22°55'11.09"S 68°19'4.87"W
Ciertas estructuras naturales del Valle de la Luna, al interior de Calama, parecen tener su tiempo contado, ajenas a la protección que le da ser parte de los sectores pertenecientes a la Reserva Nacional los Flamencos, además de Santuario de la Naturaleza, allí en la vecindad de San Pedro de Atacama.
Sucede que la erosión ambiental, surgida de la combinación del clima extremadamente desértico y los vientos del valle arrastrando los mismos materiales salinos y abrasivos que le dan su característico aspecto, han ido gastando paulatinamente alguna de las principales formas naturales que inspiraron el nombre del Valle de la Luna.

martes, 4 de enero de 2011

EN LOS TIEMPOS DEL NOX

Cada cierto tiempo, se me hace inevitable, y recuerdo cómo entre los que fuimos adolescentes o jóvenes en el Santiago tan cercano y a la vez lejano de fines de los ochentas y principios de los noventas -ese Santiago que tampoco existe ya-, vivíamos en una fantasía aparente y pasajera de comodidad, de accesos: por ejemplo, cuando se intercambiaba música en las populares cintas o cassettes que, en su inmensa mayoría, eran toda una industria de la piratería casera, con una gama que iba desde el new wave con tintes de punk clásico hasta las expresiones más estridentes de rock metal de la época.
Pero eso era de día porque, bajo las estrellas, la transacción se sometía a leyes de trueque muy distintas y mucho más honestas -auténticas, diría hoy-, al menos entre los que morábamos en las horas oscuras de esta ciudad oscura, en tiempos también oscuros. La noche no era mera noche… Era mucho más que eso: era el Nox, un espacio efímero pero seguro en la trama del tiempo, donde todas las complicidades e intimidades se reunían en un encuentro estrecho, imposible de concebir en otros ámbitos. Más aún: la noche superaba en todo al entusiasmo del día, y debe haber generaciones de actuales insomnes pagando la cuota de este enérgica realidad.

RAMÓN Y LA COFRADÍA DE LOS TESOROS PERDIDOS

La calle Honduras, célebre lugar de encuentro entre jóvenes floridanos de los años noventa.
Coordenadas: 33°32'15.80"S 70°34'25.71"W (ex casa)
Hoy en día, todas las "revelaciones" suenan tan vulgares y tan burdas; tan propias de la atención obnubilada por diatribas como el “Código Da Vinci” o los videos paranormales del youtube. Ya nada es novedad y todo parece agotado ante el poder de los buscadores, de los bancos de datos y de los grandes ranchos de informática disponibles para la Internet. Al parecer, estamos en la etapa final del valor intrínseco de los contenidos informativos y de la propia sociedad de la información, quizás para disgusto de Alvin Toffler.
Sólo en la época y sólo en el lugar que sucedió, entonces, podría haber conocido a Ramón, El Gordo Raymon para todos nosotros, su círculo de amigos, por allá a principios de los años noventas. El enlace que él ofrecía con el reino de la noche y sus secretos era mucho más potente que el nuestro, pero nos fue revelado sólo cuando el rubor de sus gruesas mejillas inflamadas por los vicios de la gula había aumentado casi hasta rasgarlas; ora producto de las copas, ora producto de la infidencia. Ocasión en que se revelaba también (y al fin) como lo que era: un buscador de tesoros, un cronista y un pionero de viajes todavía hacia los últimos años del siglo XX.

EDUARDO THOMPSON: EL HOMBRE QUE NO ESTABA "NI AHÍ”

Eduardo Thompson. Fuente imagen: "El Mercurio", 2007.
No ha faltado el pajarón que atribuye la creación de la expresión popular “No estoy ni ahí” a un conocido ex tenista nacional que usó y abusó por algún tiempo de la misma frase. Esto está muy, muy lejos de ser cierto, sin embargo.
Es difícil rastrear el origen de esta frase usada para señalar que no se siente entusiasmo o interés por algo, que te importa un bledo o no te entusiasma en lo más mínimo la idea de involucrarte con eso: "no estar ni ahí" significa, en otras palabras, estar decididamente lejos, indiferente o distante de un hecho, propuesta, situación o persona. Hay algunos que la suponen incluso originada en el extranjero, particularmente en países centroamericanos, lo que también es un error. Ha dado origen a variantes como "no estar ni a 500 metros" de alguien o algo.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook