viernes, 21 de agosto de 2009

PROFÉTICAS PALABRAS DE DON DIEGO PORTALES SOBRE LA LACRA SOCIAL DE LA DELINCUENCIA, EN 1830

El siguiente texto, corresponde al mensaje enviado al Congreso Nacional por el ilustre Ministro Diego Portales Palazuelos, el 14 de junio de 1830. Sé que a algunos adictos al dogma de que es "la sociedad la que falla" en cada acto delictual violento, les caerá como purgante, pero hoy, en momentos en que el veneno social de la delincuencia afecta a la sociedad chilena como probablemente nunca antes en nuestra historia, las casí proféticas advertencias y observaciones que hace aquí el forjador del Estado en Forma, cobran toda la vigencia y validez que merecen.
Mensaje del Gobierno al Congreso Nacional:
Los atentados que casi diariamente se cometen por partidas de salteadores que infestan los campos, han excitado tiempo ha la solicitud del Gobierno que, responsable de la seguridad pública, ve con dolor que las facultades con que han armado las leyes del brazo de los magistrados no bastan atajar con grave desorden.
Aunque nuestros códigos prescriben penas severas contra el asesinato y el robo, es notorio que la mayor parte de los delitos de esta clase logran sustraerse a la vindicación de las leyes, sea por la dificultad de la aprehensión, sea porque sustanciándose las causas a mucha distancia de la escena del delito, las probanzas judiciales son a menudo incompletas y siempre lentas; o porque la prolijidad de los trámites y un sentimiento de humanidad que se hace oír demasiadas veces a los que están encargados de administrar y ejecutar las leyes, proporcionan mil medios de impunidad a los reos.
Demostrada por la frecuencia de los delitos y la rarísima aplicación de las penas, la ineficacia de nuestro sistema judicial, el Vice-Presidente encargado del Poder Ejecutivo cree que debe dirigir la atención del Congreso de Plenipotenciarios al pronto y eficaz remedio de un mal vivamente sentido de todas las clases, en especial de la población rústica en cuyo bienestar se interesa tanto la prosperidad de la República.
Remover en cuanto es posible las causas que favorecen la impunidad de los malhechores, o que se oponen a que la perpetración del delito sea seguida inmediatamente de la ejecución del castigo, es el objeto que el Vice-Presidente propone a la consideración del Congreso.
La violencia criminal retratada por el maestro dibujante Luis F. Rojas en "La Lira Chilena" de 1900... Ya entonces se reclamaba que el homicidio andaba "A la orden del día" en nuestra sociedad.
Cárcel Pública de Santiago, hacia el 1900. Imagen de la colección de archivos fotográficos del Museo Histórico de Chile.
La práctica de otras naciones en circunstancias semejantes ha sido establecer comisiones fijas o ambulantes en los países infestados por bandidos, revistiéndolas de la autoridad indispensable para la sumaria sustanciación de las causas y para la inmediata ejecución de la sentencia.
Si el Congreso estimare que este remedio es aplicable al caso presente y que el estado del país lo autoriza, se servirá proceder a la formación de un reglamento provisional que individualice la composición de las comisiones indicadas; los asuntos de su competencia; el modo con que hayan de proceder para la aprehensión y el juicio, y las penas que deben aplicarse a los diferentes casos, combinando en cuanto fuere posible las garantías protectoras de la inocencia con saludable terror de las leyes.
El Gobierno cree que no podrá asegurar la paz interior mientras fermenten en el seno de la sociedad tantos elementos de desorden. Cree también que la frecuencia de crímenes atroces e impunes es una mancha del carácter nacional, y que es ya llegado el tiempo de hacerla desaparecer, restituyendo a las costumbres chilenas su antigua y nativa pureza.
Las medidas que el Vice-Presidente tiene el honor de proponer con este motivo al Congreso le parecen urgentemente necesarias. El Vice-Presidente se lisonjea de que la Representación Nacional las creerá de bastante importancia para darles una consideración preferente, aun en medio de los graves objetos que la ocupan.
El Vice-Presidente saluda con esta ocasión al Congreso Nacional de Plenipotenciarios y le tributa su alto Aprecio.
Santiago, 14 de Junio de 1830
José Tomás de Ovalle - Diego Portales
Al Congreso Nacional de Plenipotenciarios.
El incontrolable e incontenible exhibicionismo de los delincuentes juveniles de Santiago Sur, retratados en el diario "The Clinic" con armas en mano e intentando ponerse en actitudes desafiantes. Para muchos, la impunidad va de la mano de la tolerancia y apología que algunos medios impresos y de TV hacen del fenómeno delincuencia chileno, tan vinculados al estilo de vida consumista y vaciado en "moral" de mercado por parte del hampa chilena, como en el propio problema social subyacente.
Delincuentes, en el desborde criminal de nuestros días (fuente imagen: elrancahuaso.cl). A pesar de la negativa a aceptar el fenómeno entre algunos críticos, las estadísticas actuales confirman las tempranas aprensiones y advertencias de Portales sobre la delincuencia: el estudio de un grupo de parlamentarios publicado el año 2007, en base de los reportes de delitos de robo realizados por el Ministerio Público por la Oficina de Fiscalización Contra el Delito (FICED), confirmó que de un total de 23.784 detenidos por robo, apenas el 34% fue sometido a prisión preventiva, mientras que el 66% quedó en libertad. Y del total de 9.063 condenados por robo, sólo el 42% cumplía condena de cárcel, mientras que el 58% estaba en libertad “gozando de algún beneficio alternativo”. Al hacer la relación entre el total de denuncias y los reos que cumplen la pena de presidio, sólo el 1,4% de las denuncias terminó con el delincuente condenado en la cárcel.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook