jueves, 31 de julio de 2008

LA VOLUMINOSA HISTORIA DE LA “CALLE DE LAS AGUSTINAS”

Vista de la calle Agustinas hacia el oriente, circa 1900
Coordenadas: 33°26'25.08"S 70°38'41.20"W (inicio) 33°26'38.33"S 70°40'46.10"W (final)
El siguiente texto proviene de las páginas 12 a 15 del libro “Santiago Calles Viejas (historias de cuando sus nombres salieron del barro materno con la fuerza de lo que ha de vivir, porque daba el pueblo su agua de bautismo)”, de Sady Zañartu (1893-1983), publicado en Santiago por editorial Gabriela Mistral en 1975.
En Santiago de Chile, en la ex Calle de Las Agustinas, hoy no hay monjas ni casas viejas que recuerden el solar donde nació su nombre y albergó por más de tres siglos de existencia el baluarte de la limpia Concepción de María.
El monasterio se fundó en el año 1576, bajo la piedad ilustrada y generosa del Obispo Medellín y de una noble matrona llamada doña Francisca Terrín de Guzmán. La iglesia plantó un bastión en la esquina sudponiente con la de Ahumada, y fue reconstruida después del terremoto del año 1947. Sus murallones colindaban con la Cañada de San Francisco.

EL MÁS “REAL” DE LOS TEATROS QUE TUVO SANTIAGO

Vista del proyecto de construcción del edificio y teatro, publicado en revista "Ecran" de 1930.
Coordenadas: 33°26'19.19"S 70°39'5.92"W
El “Teatro Real” fue inaugurado a pasos de la Plaza de Armas de Santiago en 1930, época en la que, a pesar de la crisis producida por la desvalorización del salitre a consecuencia de la Primera Guerra Mundial, habían aparecido varias salas de espectáculo en la capital con características de palacios lujosos (“palatinos”), dado el atractivo que había representado en la sociedad chilena la llegada del cine en aquellos años locos del Charleston, de las candilejas y de las películas de Charles Chaplin.
El primero de los fastuosos teatros de este tipo había sido por acá el “Teatro Esmeralda”, que estrenara en 1922. Le siguieron el “Teatro Carrera” en 1926 y el “Teatro Nacional” en 1929.

sábado, 26 de julio de 2008

JOHN W. CAMPBELL Y EL TERRORÍFICO ENIGMA DE OTRO MUNDO

Nacido en 1910, John Wood Campbell, Jr., es uno de los más célebres escritores de ciencia ficción de los Estados Unidos, alcanzando su máxima productividad creativa en los años treinta, en un mundo real sofocado por las tensiones de los albores de la Segunda Guerra Mundial.
No sólo destacó como escritor pues, en 1937, Orlan B. Tremaine lo llamó para que tomara la dirección editorial de la revista “Astounding Science Fiction”, llamada después “Analog”, que él estaba próximo a abandonar. El magazine se convirtió en un objeto de culto de la historia de la narrativa popular, sentando las bases de la ciencia ficción contemporánea. Por él desfilaron trabajos de Bester, Malberg, McCaffrey, Zelazny, Delany y otros conocidos autores de estas temáticas.
Tal como sucedía con Lovecraft, Campbell llegó a ser tan célebre entre sus pares que incluso tuvo un “círculo” de escritores leales, muchos de ellos más jóvenes que él y entre los que se confundían las influencias con los admiradores del mismo. Entre otros, figuraban Isaac Asimov, A. E. van Vogt, Robert A. Heinlein, Clifford D. Simak, L. Sprage de Camp, Lester del Rey, Theodore Sturgeon, Hal Clement, Poul Anderson y otros representantes de la llamada Edad Dorada de la ciencia ficción.

jueves, 24 de julio de 2008

EL FANTASMA DE EIFFEL EN EL EDIFICIO COMERCIAL EDWARDS

Vista del edificio hacia los años veinte (archivo de Chilectra).
Coordenadas: 33°26'18.50"S 70°38'58.45"W

Fue construido en Francia entre 1892 y 1893, con el mismo estilo de mecanos armables de la Torre Eiffel, del que tenemos varios ejemplos en Santiago, como el Museo Artequín, la Estación Mapocho, los puentes metálicos del río y el majestuoso Mercado Central.
Acá en la esquina de calle Estado con Merced simplemente se lo armó con las piezas enviadas desde Europa, de cara a la Plaza de Armas y con ese típico aspecto de las estructuras ideadas por Gustave Eiffel y su compañía parisina.
El edificio de tres pisos tiene también un subterráneo, además de la cúpula característica. Su nombre deriva de haber sido propietado por don Raúl Edwards McClure tras recibirlo de regalo de su hermano Agustín. Don Raúl lo vendió a Agustín Gómez García en 1902, pero el público siguió llamándolo con el apellido del que fueran, en realidad, sólo sus segundos propietarios.

LA VERDADERA “MOBY DICK”: UNA PESADILLA DE LAS COSTAS DEL SUR DE CHILE

Fuente imagen: efimera.org
Cuando el famoso cantante Richard Melville Hall, alias Moby, estuvo en Chile a mediados de septiembre de 2005, en la conferencia de prensa dada a su llegada los periodistas -con ese complejo de inferioridad tan propio de la insularidad mental chilena- le preguntaron qué conocía del país. Moby respondió que el General Pinochet era la única referencia que tenía sobre nuestro chorizo trazado en los mapas del Cono Sur.
Me sorprendió su respuesta. Esa misma noche, en una regada reunión “social”, me salió al paso el tema de la presentación del músico y comenté allí que no podía creer que Moby desconociera que el nombre artístico que él usa y que tomó de la famosa novela “Moby Dick”, escrita por su tatarabuelo Herman Melville (1819-1891), está inspirado en una ballena que habitó las costas de Chile, inspirándose en ella para la creación de la obra. Por desgracia, luego del comentario, se produjo un largo e incómodo silencio en el que los presentes me miraron con cara de ¿qué está hablando este h**vón? (para variar).

lunes, 21 de julio de 2008

UN "ENT" HABLANTÍN CRECIÓ EN LA ESTACIÓN BAQUEDANO

Coordenadas: 33°26'15.04"S 70°38'5.36"W
Suena surrealista, sin duda, pero bajo tierra, en la Sala de Exposiciones de la espaciosa Estación Baquedano que une las líneas 1 y 5 del metro de Santiago, exactamente en los subterráneos de la Plaza Baquedano, ha crecido un árbol voluminoso e imponente, con rostro algo aciago pero sereno, sin embargo.
Siempre me han apasionado estos árboles monstruosos, arquetípicos, tan celebrados en el inconsciente colectivo del hombre y en su temor ancestral a los bosques sombríos, esos donde alojan ogros como los que enfrentara el héroe asirio Gilgamesh, o el mítico Kuanyaip de las leyendas onas.

domingo, 20 de julio de 2008

EL “COMPLETO” Y SUS VARIEDADES: HIJOS ADOPTADOS/ADAPTADOS POR LA TRADICIÓN CULINARIA CRIOLLA

Fuente imagen: domino.cl
Quizás no exista un bocado más famoso y popular en Santiago en todas las grandes ciudades chilenas que el famoso "completo", ese sabroso gringo hijo adoptivo-adaptado de la cocina nacional, cuya economía y facilidad de preparación lo han convertido rápidamente en el favorito de los escolares, universitarios y ejecutivos que tienen prisa por cumplir con la hora de colación.
Nada más democrático que el "completo" y sus parientes, además: se lo consume en todos los estratos socioculturales y en todas las edades, me atrevería a decir que con más masificación inclusive que nuestra tradicional empanada de horno. Tan fuerte ha sido la penetración de este producto, que los cocineros y gastrónomos nacionales han debido doblegarse y aceptar –a veces de mala gana, se les nota- que éste entre a la categoría de variedad de sándwich, estatus que muchos le negaron por décadas, pero al que ciertos chefs franceses terminaron sucumbiendo al colocarlo así entre sus cartas, estimulando con ello a sus imitadores chilenos a aceptarlo en tal estatus.

jueves, 17 de julio de 2008

LOS MISTERIOS POLARES DEL ENIGMÁTICO MAPA DE PIRI REIS

Ya he tenido otras ocasiones para comentar el famoso mapa del cartógrafo turco Piri's Muhyi Din Reis, cuya precisión ha hecho correr cataratas de artículos, teorías y especulaciones que lo definen como una cartografía simplemente notable hasta un trazado geográfico que sólo pudo haber sido hecho desde alturas espaciales, en pleno siglo XVI. Quizás anticipando el valor de su mapa, Piri anota en el mismo: "Un mapa de esta clase no lo posee nadie hoy día".
Sobrino del famoso pirata Kemal Reis, el marino Piri fecha su trabajo en 1513, aunque la publicación fue realizada diez años después; según algunos a partir de una copia del original. Si el mapa en realidad muestra lo que parece, en él se verían perfectamente las entonces casi desconocidas costas de América e incluso de la Antártica. El problema es que el límite austral de Cono Sur comenzó a ser bien conocido en 1520, con la expedición de Hernando de Magallanes; y las primeras observaciones registradas sobre la Antártica saltan a tiempos más recientes aún, hacia 1820.

EL ESCUDO DE ARMAS DE LA CIUDAD DE SANTIAGO DE CHILE: UNA HISTORIA Y VARIAS VERSIONES

Una versión del primer escudo de Santiago, ilustrada en 1767, que figura en los archivos de la Biblioteca de Lima, reproducido por Pedro Aparici.
El siguiente es un texto del investigador René León Echaíz, publicado en el libro “Historia de Santiago” (Tomo I, 1974, páginas 42-43). Los comentarios y las imágenes son nuestra adición al escrito. Según creemos, la ilustración original del escudo aún se encuentra resguardada en España:
No en vano Santiago del Nuevo Extremo era una ciudad fundada por españoles. No podía permanecer como una aldehuela cualquiera o como simple ciudad de hecho. Necesitaba honores, títulos, blasones, en armonía con su importancia y con el rango de Gobernador que el Cabildo había dado a don Pedro de Valdivia y confirmado ya por el Virrey.
El 25 de Octubre de 1550, el Cabildo de Santiago comisión a Alonso de Aguilera para que obtuviera de España los honores anhelados. Dos cosas debía pedir especialmente: que se diera Santiago título de ciudad y que se le otorgara escudo de armas.

miércoles, 9 de julio de 2008

TESTIMONIOS DE LA VIDA DE LOS NIÑOS EN LOS CONVENTILLOS SANTIAGUINOS DE PRINCIPIOS DEL SIGLO XX

Niños en un conventillo del sector Brasil, entre Mapocho y Baquedano. Fotografía del Archivo de Chilectra, fechada el 20 de octubre de 1920.
El siguiente relato está tomado de la obra “Niños de Chile”, de Cecilia Urrutia, publicada en la serie “Nosotros los Chilenos” de la Editorial Quimantú, creada por el Gobierno de la Unidad Popular y administrada por el Estado luego de haber expropiado los talleres de la histórica Editorial Zig-Zag, donde fue instalada.
Hijo de un barrio bravo
- Yo soy santiaguino, nacido y criado en el barrio bravo de San Pablo con Maipú, cerca de la Plaza del Roto Chileno. Para qué voy a decir una cosa por otra, me crié a pata pelada, como todos los niños de mi barrio, eran muy pocos los pobres que podían comprar zapatos para sus hijos. Hablando de zapatos, la gente grande usaba bototos entaquillados con palitos, gustaban mucho porque eran crujidores, no ve que los zapatos tenían que notarse…

lunes, 7 de julio de 2008

UN VISTAZO A “PELIGRO EN LA ANTÁRTIDA”, DE HÉCTOR G. OESTERHELD

Héctor Germán Oesterheld nació en la Argentina en 1919, en el seno de una familia judeo-germano-vasca. Estudió geología, carrera que no tardó en abandonar para dedicarse de lleno a las artes narrativas que desde temprano lo apasionaban. Se especializó en las novelas cortas de acción y aventuras, y luego en el cómic, inventando personajes y sagas que gozaron de popularidad hacia los años cincuentas y sesentas. Hoy en día se le reconoce como el más grande guionista argentino de historietas.
Hacia los inicios de esta racha creativa, publicó en 1956 una pequeña obra titulada “Peligro en la Antártida”, bajo su casa editorial “Frontera”, de Buenos Aires. En esta obra, parece ponerle el dedo encima al tema de la presencia nazi en el continente antártico, sólo diez años después de la Segunda Guerra Mundial y en las tensiones aún incipientes de la Guerra Fría. El argumento general de la obra genera suspicacias no gratuitas, según veremos, evocando también a las fricciones que habían existido durante el conflicto entre alemanes y aliados por clavar la bandera de la victoria en continente austral.

EL LEGENDARIO POLICÍA-ESCRITOR RENÉ VERGARA, CRONISTA DE LOS CRÍMENES

Fuente imagen: "Crímenes Inolvidables".
Ha sido ingrata la memoria cultural chilena con René Manuel Vergara Vergara. Y ha sido ingrata, particularmente, la memoria de Santiago, que le debe a este sagaz policía y escritor el recuerdo detallado de algunos de los más famosos crímenes capitalinos del siglo XX, mismos que hoy en día, algunos se avocan a intentar redescubrir desempolvando precisamente a fuentes como la representada por este autor.
Según el Diccionario Biográfico de Chile (Duodécima Edición, 1962-1964, Empresa Periodística de Chile), nació el 18 de marzo de 1916 cuando el mundo se hallaba sacudido por los acontecimientos de la Primera Guerra Mundial. Y cuenta el periodista Pablo Marín en la revista "Qué Pasa”, que su padre Manuel se separó de la familia seis años después, por lo que el niño René debió acostumbrarse a su ausencia mientras vivía en barrios antiguos como el de la Vega Central y el Barrio Matadero, acompañado sólo de su madre, doña Rosa. Así, pudo conocer de cerca el hampa callejera y hasta hacerse cierto prestigio entre ellos, pues aprendió a boxear a los diez años y logró derrotar varios adversarios en peleas clandestinas, ganando algunas propinas.

domingo, 6 de julio de 2008

¿QUIÉN FUE EL PRIMER HUMANO “NATIVO” ANTÁRTICO?

Imagen de la pequeña Solveig en la planta faenadora de ballenas de Grytviken, en 1916.
Joaquín Edwards Bello invitó en varias ocasiones a desconfiar incluso de las fuentes que presumen de revisión exhaustiva de la información. Todos hemos pasado por esa experiencia de fe seguida de decepción, alguna vez.
La escasa credibilidad que los académicos le reconocen a experimentos de enciclopedias libres de Internet, por ejemplo, parece confirmar los temores del escritor, quien en la famosa recopilación de 1966 titulada “El Subterráneo de los Jesuitas” (de editorial Zig Zag, y que Nascimento republicara en 1973 como “Mitópolis”), advierte que en las páginas 857-858 del Tomo V de “The New General Encyclopedia” de 1939, aparece señalado el reloj más grande del mundo en Santiago de Chile, “en un cerro que se eleva sobre la ciudad a mil pies de altura”. La verdad es, sin embargo, que jamás ha existido en Santiago una pieza de tales características.

viernes, 4 de julio de 2008

EL MITO DE LA ANTÁRTICA: POE - LOVECRAFT - SERRANO

Este artículo fue publicado con el título "La Antártica y el Mito Lovecraftiano" en la revista "Ciudad de los Césares", N°47, octubre-diciembre de 1997, en Santiago Chile. Lo he reproducido con autorización de su autor, mi amigo el escritor, librero e investigador SERGIO FRITZ ROA.
Exordio
La Antártica es uno de aquellos sitios de nuestro planeta que tardó más para convertirse en otro objeto de la codicia del hombre. Sus misterios y peligros ejercieron su influjo poderoso sobre intrépidos aventureros del pasado, pero sus hechizos han superado los océanos del tiempo e invadido el alma de algunos modernas exploradores que no trepidan en aceptar el reto que les arroja el Continente Helado. Estos personajes han debido enfrentarse con misterios de vieja data, han utilizado inusuales herramientas de exploración para penetrar en su Verdad, avíos tales como la Literatura y el universo mágico de los sueños. Ellos han traspasado, incluso, los umbrales de la conciencia ordinaria para acceder a un estado de superconciencia. Y todo esto, para desenterrar obscuros arcanos y arrojar luz sobre un lugar físico y espiritual tan distinto a cualquier otro que nos parece una región no-terrestre.

jueves, 3 de julio de 2008

EL SEÑOR DE MAYO Y EL TRÁGICO TERREMOTO DE 1647

EL SEÑOR DE MAYO.- Y entre las ruinas del templo de San Agustín, sacudido también por el horrible terremoto que el 13 de mayo de 1647 destruyó a Santiago, se levantaba el Señor de la Agonía entre los velones que había encendido en manda la “Quintrala” (Funte imagen: "Episodios Nacionales").
Coordenadas: 33°26'26.57"S 70°38'55.76"W
El siguiente es un artículo publicado bajo el título “El Señor de Mayo”, en la excelente obra "Episodios Nacionales", editado bajo dirección de A. Silva Campos (Editorial O’Higgins, Biblioteca de los Anales de Chile, edición de 1948) con las ilustraciones del conocido dibujante y periodista Luis Fernando Rojas, que también reproducimos aquí.
En plena época colonial, en medio de la cruel Guerra de Arauco y de las excursiones de los corsarios, esta lejana colonia sufrió otra aflicción más que la sumió casi en la ruina y la miseria.
En la noche del 13 de mayo de 1647, un terrible cataclismo sísmico sacudió la ciudad de Santiago y en pocos minutos derrumbó gran parte de ella. El cuadro era aterrador: una intensa oscuridad se mezclaba a los gritos de miles de heridos. Los lamentos se multiplicaban. Los sobrevivientes llamaban a los deudos, muchos de los cuales yacían bajo los escombros.

miércoles, 2 de julio de 2008

UN TRÁGICO MOTÍN EN MAGALLANES

UN TRÁGICO MOTÍN EN MAGALLANES.- Los vagabundos andrajosos desembarcaron en el puerto de Los Leones sin presentir que, después de meses de angustias, habrían hallado más sangre que oro y más horas de hambre que aventura.
El siguiente es un artículo publicado en la excelente obra "Episodios Nacionales", editado bajo dirección de A. Silva Campos (Editorial O’Higgins, Biblioteca de los Anales de Chile, 1941) con las ilustraciones del conocido dibujante y periodista Luis Fernando Rojas, que también reproducimos aquí.
Los triunfos en las batallas con los indios y el descubrimiento de minas de oro en América eran noticias que llegaban a España como una invitación a la aventura en aquellos días de 1535. Y fue por ese llamado de ultramar que Simón de Alcazaba, con dos naves y doscientos vagabundos hallados en los suburbios de San Lucas de Barrameda (sic. es Sanlúcar de Barrameda), zarpó al Nuevo Continente. Una cédula real lo ungía dueño y señor de las doscientas leguas más australes de América.
Era tal la confianza que tenía en los tesoros que habrían de conquistar, que, ya al hacerse a la vela, el jefe de la expedición soñaba con cautivar un día princesas que “les servirían en vajillas de oro”.

EL EDIFICIO DEL HOTEL BRISTOL: AYER AMENZADO, HOY MONUMENTO, ¿MAÑANA MUSEO?

El Bristol Hotel hacia los años 20. Se observa la entrada a la "Peluquería el Viajero", favorita de los que necesitaban un retoque en el pelo, de ida o de vuelta por la Estación Mapocho.
Coordenadas: 33°25'58.85"S 70°39'12.31"W
¡Y pensar que el poeta iracundo Pablo de Rokha vivió en este lugar durante los años sesenta, visitando asiduamente desde allí el Mercado Central y otras delicias del barrio!
Era la década final de su vida, en la que recibe el Premio Nacional de Literatura y, sólo tres años más tarde, pone fin a su existencia. Según Ramón Díaz Eterovic, el incorregible Rokha ahí recibió también al poeta estadounidense Allan Ginsberg, de visita en Chile. Pasaba en este enclave del tiempo componiendo versos y desbocando sus furias fulgurantes, por esos pasillos y habitaciones de la extraña construcción situada a pasos del río Mapocho, en el barrio de pecados y peligros nocturnos que lleva su nombre.
Afuera, por el lado de Balmaceda, una placa está instalada desde su centenario en 1994, por la División de Cultura de la Municipalidad de Santiago, con versos de Rokha:

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook