viernes, 29 de agosto de 2008

DOS CARTAS SOBRE LOS ADOQUINES DE LA CIUDAD

Adoquines de la Alameda de las Delicias, frente a la Iglesia de San Francisco, hacia 1890.
La siguiente carta fue publicada en el diario "El Mercurio" del miércoles 27 de agosto de 2008, con el título "Respeto a los adoquines":
Señor Director:
Parece ser que nadie ha reparado que los adoquines que realzan por su belleza algunas calles y avenidas de Santiago y otras regiones son verdaderos monumentos. En efecto, bajo el asfalto que en mala forma ha pretendido servirnos, yacen los adoquines, mudos testigos de más de un siglo. Se dice que bajo los adoquines está la historia.
En el gobierno de don Federico Errázuriz Zañartu (1871-1876) se iniciaron las obras, y por iniciativa del gran urbanista e intendente de Santiago de entonces, don Benjamín Vicuña Mackenna, se comienza a pavimentar con adoquines.
Entonces, midamos el paso de tantos acontecimientos hasta nuestros días, sigamos el ejemplo de tantos países, como Argentina, que en Buenos Aires han logrado salvar un 20% del original pavimentado mediante adoquines. En París, Londres, Bruselas, Roma y tantas otras ciudades europeas apreciamos el respeto que existe hacia los adoquines.
En San Juan, Puerto Rico, dicen: "Nuestros adoquines tienen siglos, tienen historia, tienen su simbolismo; lo que no tienen es el respeto de nosotros".
A los ediles de las comunas que aún tienen al noble adoquín en sus calles, los invito a dejarlo ver la luz nuevamente. Será un homenaje a nuestro pasado, a nuestra historia, y un hermoso marco para recordar nuestro Bicentenario.
EDMUNDO E. VILLARROEL CARMONA
Vicepresidente Círculo Ignacio Carrera Pinto
Calzada adoquinada de San Diego con Tarapacá, hacia el año 1920. Del archivo fotográfico de Chilectra.
Adoquines del callejón Capuchinos.
La siguiente carta fue publicada también por el "El Mercurio", el sábado 30 de agosto de 2008, con el título "Adoquines". Confirma nuestras sospechas sobre el negocio que existe detrás del desmantelamiento de los históricos adoquines de la ciudad de Santiago:
Señor Director:
Cuando se repavimentó la avenida Irarrázaval de esta ciudad, alguien me comentó que todos los adoquines de esta avenida se vendieron a Francia.
Consulté en esa época a un amigo que trabajaba en la Municipalidad de Ñuñoa y me dijo que era verdad, pero que el municipio no tenía responsabilidad, pues la repavimentación la había hecho Vialidad. Consulté a otro amigo que trabajaba en ese servicio y me explicó que era cierto, que el contratista que hizo los trabajos se quedó con los adoquines que retiró como desechos y los vendió a Francia.
Me imagino que los adoquines que se han retirado desde otras calles están en París, Londres o Bruselas, ya que en Europa ellos son apreciados.
BERNARDO OJEDA OJEDA
Abogado
Adoquines de calle Raulí, en el barrio Santa Victoria, cerca de Lira.

1 comentario:

SamurayaCanela dijo...

Y el dinero de la venta estará engordando el bolsillo de esos empresarios chilenos de poca monta.

Publicar un comentario

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook