lunes, 11 de agosto de 2008

LOS MARAVILLOSOS CITÉS CENTENARIOS DE ESTACION CENTRAL

Coordenadas: sector 33°27'5.48"S 70°41'4.71"W hasta 33°27'5.02"S 70°40'56.09"W
En la punta de diamante que se arma en la Alameda Bernardo O’Higgins con la calle Ecuador, cerca de la entrada principal de la Universidad de Santiago y hacia el poniente del frontis de la Estación Central, se encuentra una secuencia de extraordinarios cités que, según investigadores Marcela Pizzi Kirschbaum y María Paz Valenzuela, ambas del Departamento de Historia y Teoría de la Arquitectura de Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Chile, se encontrarían entre los conjuntos de este tipo más antiguos que sobreviven en la capital, remontándose a inicios del siglo XX.
La historia de estos rincones de la ex Alameda de las Delicias es notable, aunque acá sólo intentaré dejar registro de apenas una parte de la misma.
Aunque algunas casas de los cités podrían pertenecer a distintas etapas y años (fuera de las remodelaciones), según sospecho, Nano Núñez, el gran folclorista y maestro cuequero nacional, había vivido en sus primeros años de vida en uno de estos siete pasajes, por ahí por 1915, en el sexto de ellos según sus confesiones autobiográficas, aunque desconozco si todas las actuales viviendas efectivamente se remontan a esos períodos, pues algunas parecen intervenidas con el tiempo y otras, evidentemente lo están, perdiéndose sus rasgos más originales.
Por nuestra parte, y siguiendo las notas de pie de página en una edición de 1968 del libro "El Roto", de Joaquín Edwards Bello, descubrimos que los edificios que se extendían en este sector de la Alameda desde el frente de San Borja hasta Pajaritos y Ecuador, en el antiguo Camino de Chuchunco, pertenecían antaño al Arzobispado de Santiago, como gran parte del casco histórico de este sector.
Paradójicamente, sin embargo, en algunas de sus residencias y a pesar del santísimo propietario, hacia la década de 1920 ó 1930, funcionaban casas de remolienda y las notas aseguran que en los números 3405 y 3406 oficiaban como pensiones con piezas "por ratos". Sin embargo, no tenemos noticias de tales actividades dentro de los cités que observamos.
Con distintos nombres cada uno, los pasajes están en la cuadra que se señala entre la indicada punta de diamante hasta la calle transversal Wenceslao Sánchez, y se distribuyen desde la Alameda (a la altura numeral del 3500, aproximadamente), atravesando todo el interior de la cuadra hasta conectarse con Ecuador por la salida Norte de cada uno.
De acuerdo al trabajo “La vivienda obrera asociada al Patrimonio Arquitectónico Industrial en torno al ex FFCC de Circunvalación de Santiago, oportunidad de recuperación”, que las citadas autoras Pizzi y Valenzuela presentaron en octubre de 2007 ante la V Jornada Internacional de Vivienda Social realizada en Valparaíso, estos cités en total suman unas 100 viviendas con una densidad de 565 habitantes por hectárea.
Pude observar residentes de todas las edades aquel día en que fui a tomar algunas de estas fotografías, antes de conocer el trabajo de las autoras; incluso varias niñitas que había encontrado antes en un local cercano y que llenaban de vida un pasaje que hubiese esperado ver más bien quieto y detenido en la senilidad.
Escriben Pizzi y Valenzuela, al respecto:
“La tipología se reduce a una expresión mínima que en su fachada ubica sólo un acceso y una ventana. Generalmente son unidades que cuentan con una habitación, sin adecuadas instalaciones de cocina y baño, no disponen asimismo de patio interior, y el espacio es dividido a distinta altura para proveer de dormitorios a los hijos y de este modo el espacio inferior al dormitorio de los padres, el comedor y la cocina. Las unidades se organizan en torno a calles estrechas y su construcción era de adobe con cubiertas de planchas metálicas y puertas y ventanas de madera”.
Lo primero que uno encuentra en estos cités, al pasar las entradas, son los viejos medidores de corriente que se encuentran casi invariablemente junto a los accesos y sobre los restos de sistemas eléctricos aún más antiguos. Tengo la costumbre de verificar la antigüedad de estas construcciones inspeccionando este detalle en particular. Al interior, se encuentra la colorida identidad individual de cada vivienda, en algunos casos con tonalidades bastante cálidas y poco corrientes en nuestra urbanística.

 
Uno de los cités, el señalado con el número 3457 de la Alameda y al que trataré de dedicar un artículo propio a futuro, tiene una entrada distinta al resto de sus hermanos: con un portal de arco casi Tudor y de evocación casi árabe o india en su simplicidad, pintado de azul. Sustenta una belleza sencilla pero casi mágica, como si un pasaje de “Las Mil y Una Noches” tuviese lugar detrás de ese arco misterioso. Es el más hermoso de todos los pasajes, para mi gusto.
Siendo el más corto, este pasaje tiene, sin embargo, una atractiva vuelta o curva interior, que le da un aspecto casi alquímico, como si protegiera secretos impensables entre sus estrechas casas. También es uno de los más coloridos de todos. Un pequeño local de ventas señala exactamente el punto donde se quiebra el ángulo de su curvo caminito interior.
Tengo entendido que, actualmente, existirían planes de la Ilustre Municipalidad de Estación Central para reparar y rehabilitar los cités de la comuna. De ser así, es de esperar que estas perlas de la arquitectura popular capitalina queden en la mirada preventiva de la conservación y del mantenimiento digno de lo que aún sobrevive en la historia urbana de Santiago.

3 comentarios:

Gerifeeer dijo...

tengo una duda, las primeras fotografías corresponden al cite centenarios y las fotografías del marco de color azul que es la entrada pertenece a otro cite cierto ?? es que estoy realizando una ruta urbana con respecto a cites de estación central, me interesa su respuesta agracias :D

Criss Salazar dijo...

Es la entrada de uno de los cites, el principal, si recuerdo bien.

Pamela Catalán dijo...

El de acceso azul es el Cité Corazón :)

Publicar un comentario

Gracias por dejar su opinión en nuestro blog de URBATORIVM. La parte final de todas estas historias las completan personas como Ud.

Residentes de Blogger:

Residentes de Facebook